¿Alguna vez nos quedaremos sin música nueva?

5 Flares Twitter 0 Facebook 2 Google+ 3 Pin It Share 0 Email -- 5 Flares ×

Por experiencia sabemos que cuando se mezclan las matemáticas y la música en una misma oración, es porque se viene una de esas cachetadas de sabiduría al cerebro. En el video que realizó Michael de Vsauce (un canal de YouTube dedicado a divulgación científica en general), se puede ver la recopilación de información y el análisis acerca de si alguna vez nos quedaremos sin música original. Tomando en cuenta ciertas definiciones, el youtuber se pregunta si existe la posibilidad de que habiendo tanta música en el mundo, ya hayamos agotado nuestra creatividad y que la infinitud de la imaginación tenga que chocar contra la finitud de recursos técnicos.

Como si fuera una pregunta existencial para cada generación que hecha raíces en Tierra desde que surgió la civilización, la finitud de la música es recurrente y preocupante. El transporte automático a lugares de comodidad, relax o excitación que generan las canciones nuevas y originales quiere ser preservado, y por ello muchas generaciones, al creer estar escuchando una decadencia musical, se han preguntado si alguna vez nos quedaremos sin música nueva ni original. La pregunta, que seguramente te has hecho alguna vez en algún sentido parecido al escuchar canciones “nuevas” y llevarte la mano a la frente es si estaremos viviendo el final de la originalidad en la música, y por eso un youtuber famoso ha decidido recopilar algunas estimaciones matemáticas sobre la cantidad de canciones posibles. Con él, nos preguntamos, ¿Alguna vez nos quedaremos sin música nueva?

La pregunta surge del conocimiento de al menos dos premisas que están a la vista (o al oído). La primera indica que existe un número finito de tonos que pueden ser percibidos por nuestros oídos. La otra indica, menos fácticamente, que sólo hacen falta algunas notas en común para que dos canciones suenen iguales, por lo que tendemos a identificar canciones a través de patrones. Todo esto junto logra que la idea de que nos estamos quedando sin música original se refuerce y de ahí surgen varias preguntas y varias formas de entender lo que se puede hacer con aquello que compone a la música.

Primero hay que preguntarse cuánta música hay actualmente en nuestro planeta, y para responder eso tenemos que entender que no todo sonido aleatorio y accidental es interpretado como música por los humanos (bueno, hay algunos fans que…). Además, no todo sonido es percibido por los humanos, pues la frecuencia más alta que nuestros oídos pueden percibir es 20kHz y el rango dinámico máximo llega hasta los 130 dB antes de que nos empiecen a sangrar los oídos por el dolor. De esta manera, el número de “canciones” posibles se reduce considerablemente. Pero obviamente tenemos que seguir menguando la cifra, y por eso es bueno decir que la cantidad de melodías reproducibles durante un tiempo dado también es finita, porque el oído humano sólo puede distinguir 200 notas por octava, a razón de 50 octavas por segundo. Con esto ya empezamos a ver las limitaciones que tiene la estructura musical en tanto capacidad de su receptor y principal proveedor de sentido y significado. Pero hay más.

Las melodías posibles, dentro de la música digital, se pueden convertir a bits para hacer más fácil el cálculo de su finitud. Por ejemplo, cada canción tiene determinada cantidad de bits, y estos pueden contener dos tipos de información: unos y ceros. Para entender el concepto, tomemos un CD de música sampleado a 44.1kHz, que para cada 5 minutos de música almacenada usará una cantidad de bits equivalente a 211.000.000. Como dijimos que los bits pueden estar en dos estados, uno o cero, las posibilidades de organización de esos unos y ceros será de 2 elevado a la 211.000.000 potencia. Tal y como se dice en el video, ese número representa la cantidad máxima de posibilidades para cada una de las canciones de 5 minuto existentes y por existir. Es finito, pero estamos hablando de un número compuesto por 63 millones de cifras. Si tomamos en cuenta que el Universo conocido está formado por una cantidad de átomos de hidrógeno representada por un número de 80 dígitos, imagina entonces cuánta música posible existe.

Respondida la limitación finita pero extensamente inalcanzable de lo que puede contener una canción, ahora surge la pregunta sobre cuántas canciones originales se pueden escribir. Un estudio llevado a cabo por Everything2 indicó que el número total de melodías que se pueden escribir en una octava conteniendo todos los intervalos en la que la podemos dividir en un compás es de aproximadamente 123.500.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000. A medida que vamos creando nuevas formas de recortar el número, como cuando sólo tomamos en cuenta las canciones que se escriben con las 8 notas convencionales sobre 12 intervalos, las posibilidades se reducen considerablemente a 78 mil millones de posibilidades, lo que es un número más manejable por nuestras mentes.

La diferente definición de melodía es la dueña de estos resultados tan extensos e inabarcables, pero de todas maneras finitos. Entonces. Hay un número finito de melodías posibles? Sí. ¿Nos vamos a quedar sin música nueva? No, porque la cantidad es inabarcable por el humano. Sin embargo, ¿qué es lo que hace que existan tantas canciones que suenen tan parecidas? Eso también tiene una explicación.


Avatar de Nico Varonas
Autor: Nico Varonas
  • Yo

    Un violin puede hacer mas de 12 sonidos distintos desde do a #si, no esta limitado por teclas como un violin o por trastes como una guitarra. A si que no son solo 12 diferentes sonidos por octava. Las partituras son una forma de abstraccion de la musica, pero no lo es todo, es como el simbolo de la cara feliz :), si cualquiera puede saber que es una cara sonriendo, pero es una abstraccion no lo es todo, asi como en una partitura no se puede contener toda la belleza de una cancion, solo lo suficiente para que sea reconocible. Dos personas pueden tocar la misma cancion, pero sonar totalmente diferente al utlizar diferentes tecnicas, estilos, instrumentos etc. Utilizar la ciencia para saber algo sobre arte, es como utlizar la fisica para demostrar algo de teologia. No hay limites para la creatividad ,ni para el arte. Un ejemplo, solo tenemos en nuestro idioma solo tenemos 27 letras y vean la infinidad de libros, escritos, poemas que hay. Y siguen saliendo mas y mas historias, cuentos, relatos etc… Si la humanidad lleva milenios haciendo arte con tan pocos simbolos en cada idioma, no creo que la musica con un repertorio mucho mas grande de sonidos se quede sin musica nueva.

    • andres

      #1 no hay si sostenido…el violin no tiene teclas…si son 12 sonidos…otro problema es que el cerebro asocia mejor intervalos a notas, si una canción usa los mismos intervalos, aunque esté en diferentes notas, sonara muy similar al oido promedio…igual que tampoco se deben hacer ciertas combinaciones de intervalos porque sonaría disonante..por lo que creo que la posibilidad de combinaciones es menor…

    • Otro YO

      #1 Un error, queria decir "y no esta limitado por teclas como un piano"

      • Otro YO

        #8 Demonios otro error, olviden lo del #si

    • Zeigest

      #1 Hay un número finito que es más grande de lo que cualquiera pueda aspirar a imaginar.
      Jamás nos quedaremos sin música nueva, simplemente por el hecho de que jamás podremos escuchar toda.

  • tu

    Él ?

  • Nosotros

    Vosotros

  • Ellos ?

    ….

  • betho

    La música terminara cuando la imaginación del ser humano termine.

  • Alonso del fierro

    Ellos

  • Diego

    lo de los 12 tonos solo es una forma de organizar las cosas en la música occidental, pero en otras culturas las afinaciones son diferentes y realizan una división de las frecuencias de los sonidos distinta a la nuestra, para nuestros cerebros sonara desafinada por la costumbre y para ellos la nuestra sonara desafinada por lo mismo. En realidad las posibilidades para la música son mucho mayores que 78*10^9

  • BestmanPi

    ¿Para qué quiero un número infinito de variantes musicales si no tengo un número infinito de tiempo para escucharla?. Pienso que lo único que pide la gente es música de calidad y con buena relación calidad/precio y hoy en día se nos quiere meter a rosca mucha "música" mala y a precios nada ajustados a la realidad. Recordemos que la música es un artículo superfluo y por tanto, como artículo secundario que es, no se le debe dar tanta importancia como en algunos casos se le da.

  • jack

    vsauce????? vamos neoteo , es cierto que dicho canal de youtube es muy bueno exponiendo echos cientificos de la vida cotidiana, pero no me puedo creer que hayan utilizado eso como su fuente de informacion.

    es como tener de fuente a taringa , por ejemplo lo cual por ahi ya algun periodico lo hizo.

  • kryzt

    Creo que no se toman en cuenta muchas variables, como la combinación y cantidad de instrumentos musicales que se usan en una composición, y los decibeles emitidos por cada uno, los micrófonos, efectos especiales. También se toma en cuenta el tempo: presto, presitissimo, vivace, lento, crescendo, rallentando, y un largo etc…
    Además, se olvidan de los semitonos, cuartos de tonos, etc. que no estamos acostumbrados a oirlos en la música occidental pero no por eso van a ser "disonantes" existe un "occidentecentralismo" en el artículo.
    También se olvidan de las voces humanas, que existen infinitos tipos de voces, matices, tonalidades, timbres, canto lírico, opera, popular, growl…etc.. y combinaciones de voces; coros, cuartetos, etc. por cada segundo, o milésima, se iría entonando diferentes tonos, etc.
    y por último, se olvidan de la innovación y evolución que se va dando con los instrumentos musicales como; cambios en su estructura, composición , adaptación, digitalización, etc…..
    por tanto, creo que las posibilidades son infinitas.
    incluso un cover pasa a ser una nueva canción..

  • kryzt

    Creo que no se toman en cuenta muchas variables, como la combinación y cantidad de instrumentos musicales que se usan en una composición, y los decibeles emitidos por cada uno, los micrófonos, efectos especiales. También se toma en cuenta el tempo: presto, presitissimo, vivace, lento, crescendo, rallentando, y un largo etc…
    Además, se olvidan de los semitonos, cuartos de tonos, etc. que no estamos acostumbrados a oirlos en la música occidental pero no por eso van a ser "disonantes" existe un "occidentecentralismo" en el artículo.
    También se olvidan de las voces humanas, que existen infinitos tipos de voces, matices, tonalidades, timbres, canto lírico, opera, popular, growl…etc.. y combinaciones de voces; coros, cuartetos, etc. por cada segundo, o milésima, se iría entonando diferentes tonos, etc.
    y por último, se olvidan de la innovación y evolución que se va dando con los instrumentos musicales como; cambios en su estructura, composición , adaptación, digitalización, etc…..
    por tanto, creo que las posibilidades son infinitas.
    incluso un cover pasa a ser una nueva canción..

  • Demian

    Sin música nueva ya nos hemos quedado, sólo basta con escuchar en las estaciones de radio los "éxitos del momento", todos suenan a lo mismo pero revolcado y si no les convence, vean a los artistas, pocos son verdaderamente originales, la mayoría son artistas de estudio, porque en vivo son un asco!

    Bien lo dicen "The Cranberries" en su canción "Copycat".

  • CapitánTroner

    La música es infinita, así como sus estilos… Hay infinidad de instrumentos y voces e infinidad de combinaciones entre esos instrumentos y esas voces y esos estilos. Infinidad de ritmos distintos (ritmos por descubrir), tonos que no se usan en la música occidental, escalas infinitas en infinitos instrumentos. Melodías tan infinitas como infinitos cerebros que imaginan esas melodías. Individuos que imaginan música y tocan música que se mezclan con otros individuos que tocan música que se mezclan con infinitos músicos que van naciendo todos los días en este planeta. LA MÚSICA NO TIENE FIN Y RECUERDEN…LA MÚSICA SÓLO EXISTE EN EL INTERIOR DE VUESTROS CEREBROS!!!!

  • Camilo

    Pucha amigo, es un desafortunado análisis el que haces. Hay muchas cosas que dejastes fuera y es debido a que tratas de estudiar el arte como si fuera algo que se pudiera razonar, contabilizar. Lamentablemente para los matemáticos y científicos, hay cosas como el arte que no se pueden contar y deben resignarse ante ello.