30 años de Commodore 64

Iba a comenzar diciendo que esta celebración podría ser para los niños de los 80, pero la verdad es que yo mismo fui un niño de los 80 y no vi (o no recuerdo haber visto) una Commodore hasta que tuve 6 años, en 1992. 10 años habían pasado desde que su lanzamiento había generado el furor por las consolas y ordenadores personales en los 80. Así que retornando a la primera línea;  niños de los 60, niños de los 70, niños de los 80 y otros tantos de la retro fest del 2000 en adelante, están todos invitados al cumpleaños número 30 de Commodore 64, donde repasamos algunos hitos que su existencia generó y sigue generando.

Un éxito justificado

Si bien siempre hay necios e ignorantes, la Evolución en la informática no tiene discusión alguna. En cuanto a la informática, no hay Estados ni instituciones trogloditas mintiéndoles a los jóvenes y diciéndoles que la capacidad tecnológica actual y su extenso desarrollo salieron de la punta del dedo de un magnate celestial. Luego de mucho andar entre laboratorios llenos de nerds y científicos trasnochados, lo que logró la C64 en 1982 fue un salto de calidad que se correspondió con la aceptación y adquisición por parte de millones. Es que a pesar de estar hablando de un ordenador de 30 años de antigüedad en un contexto histórico donde el consumo era impresionante, pero definitivamente inferior al actual. Y si hablamos de la tecnofilia, esta era ridículamente ínfima en relación a hoy, donde hay Twitter hasta en la puerta de las heladeras.  Sin embargo, para sorpresa de cualquier mercader actual y para terror de los que estaban encargados de la Apple II en ese momento, la Commodore 64 se vendió a 595 dólares y es, hasta ahora, el ordenador personal más vendido de la historia.  

Dándole más mordiscos a la manzana

Con especificaciones tan relevantes como la que le daban nombre: 64K de RAM. Los gráficos de 16 colores le pegaban una paliza a todo lo conocido, y las vistas isonométricas empezaron a tener un poco más de vida en esta consola y en las pantallas de televisión en donde se conectaba la C64 a través de la salida de video. Ahí vimos parpadear juegos que dejaron mella como The Last Ninja, Maniac Mansion, WWF Wrestlemania, F1 race y cientos más. Siguiendo con los gráficos, la versión NTSC se vino con un procesador 6510 funcionando a 1.023 MHz con 8-bits MOS. Trato aparte merece el sonido, que fue tan impresionante para la época, que muchos aprovecharon el ordenador para cumplir algunos pequeños sueños de músicos amateurs y componían en la C64 como si estuviera creada para ello. Además, hay que hablar de periféricos, expansiones de hardware, la disquetera, la cassetera, la tecla con función especial; que inspiró a la de Windows y Mac y muchos otros logros de este ordenador central en la historia de la informática.

La presencia de la Commodore 64 se volvía hito, y su diversidad en las tareas y la capacidad de expansión que podía realizar le hacían un favor a la integración al centro de atención familiar y ser tomada como una inversión larga en el tiempo. La combinación ordenador personal/consola pudo con lo que quedaba de la Apple II y hasta hoy se recuerdan los comerciales en donde la referencias no se disimulaban en absoluto. En esos tiempos no había actitudes políticamente correctas ni eufemismos, cuando alguien quería decir que su producto era mejor que otro, lo decía y ya. Con la expansiones que llegarían durante toda la década de 1980 hasta la discontinuación de Commodore, las versiones se volvían más específicas pero también más potentes. Asimismo, los clones e imitaciones surgían por doquier, pero ninguna la igualaba.

Loading…

Introducías el cassete y luego mirabas  a la pantalla:

READY .
LOAD ****

PRESS PLAY ON TAPE

PROGRAM LOADING
PLEASE WAIT.

Así se cargaban juegos en los 80. Y mientras lo hacías, tenías que ir a hacer alguna otra cosa o a terminar las tareas porque los juegos podían demorar decenas de minutos en terminar de cargarse por completo para recién poder jugarlos. ¿Estabas apurado y querías poder poner el cassete y jugar una partida rápida? Olvídalo. Commodore 64 hacía que valorásemos toda la sesión de juegos, como si fuera un ritual místico en el cual entramos primero en sintonía y luego podemos disfrutar. Algunos juegos eran tan demandantes en la carga, que para no aburrir a quienes esperaban, tenían minijuegos para matar el tiempo mientras que en segundo plano la carga continuaba, lenta y valiosa. Todo un disciplinamiento de la ansiedad era jugar a la Commodore 64. Y si la paciencia no es una virtud en tu personalidad luego de dedicarle años a la consola, es que no aprendiste nada. 

A continuación te proponemos vivir la carga de Robocop, que nos mostraba de a poco la imagen del héroe y nos ponía en sintonía con una música muy adrenalínica. Hay quienes lo van a renegar, pero yo creo que estas pantallas de presentación aumentaban la expectación, la excitación y entrabas al juego con una sensación de inmersión única e inigualable.

¿Y qué piensan de esto los más jóvenes de nuestra época?

Actualmente, si una página nos tarda más de 5 segundos en cargar nos volvemos locos. Y no soportamos las publicidades en los videos gratuitos de Youtube, ni las cinemáticas publicitarias de los juegos, que nos imponen el logo de las compañías envueltas en el desarrollo hasta que nos los aprendemos de memoria. Las pantallas de carga de los juegos nos parecen eternas (yo confieso que la primera vez que jugué Dead Space, lo dejé por esta razón) e injustificadas. ¿Alguien recuerda haber querido patear algo mientras jugaba Final Fantasy o Metal Gear Solid en Playstation y el disco no para de girar mostrando un Loading infinito? Uff. Entonces, ¿qué opinarán las generaciones aún más recientes sobre la tecnología de la Commodore 64? ¿Sabrán lo que es un cassete? ¿Tendrán idea de cómo manipular un joystick de antaño? ¿Les parecerán divertidos los juegos? La respuesta no es nada misteriosa, pero en el video que hicieron los de la BBC lo podemos cotejar con imagen y sonido.

30 años no son nada

En los 30 años de Commodore 64, apenas un poco más jóven que sus usuarios más leales, el ordenador no está ni relativamente cerca de ser olvidado. Al contrario. La fiesta de lo retro de la cuál ha sido testigo la humanidad desde el 2000 en adelante -especialmente en el último lustro- ha revitalizado y ha hecho conocer el ordenador y sus cualidades a quiene permanecían en las sombras de este conocimiento ineludible. Es que comprender lo que generó la Commodore 64 hace 30 años es tener una perspectiva más profunda sobre cómo se construyó ese gaming más hardcore. Ése que habita en las tinieblas de un dormitorio juvenil (o no tanto) a altas horas de la noche ó, como me gusta llamarle, en las primeras horas del día, rompiendo records, avanzando más lejos, descubriendo bugs, glitches, huevos de pascua y nuevas sensaciones aún cuando el juego ya se acabó hace horas. También es comprender cómo una tecnología totalmente obsoleta para cualquiera hoy día, podía generar incluso más diversión y adicción que el empacho de bits de hoy, con sus gigas y gigas de texturas en HD sin argumentos que aspiren a la diversión de quien lo juega y no a la autosatisfacción del dibujante. Imbatible en la combinación ordenador y consola, las reversiones que hoy mismo se están haciendo de Commodore demuestran que 30 años no son nada para algo tan, pero tan grande para todo esto que nos gusta.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

  • Pipo

    Creo que los alumnos del final fueron politicamente correctos XD. Entre el tiempo de carga, la dificultad mas elevada que el estandar actual, los gráficos ochobiteros y las vidas limitadas definitivamente sólo "los niños de los 80" (por no decir jovatos) podemos valorar en todo su esplendor un microsistema como el C64.

  • pablo

    Mi hijo de 9 años, ha dejado de lado Batman, COD, BF3 y todos los juegos hiperrealista de la XBOX para engancharse a minecraft con lo cutre que es para los standares de hoy.

    Como bien dices, una tecnología obsoleta puede generar aún mucha diversión.

  • Cyberjavo

    Muy buen informe…!!!!
    La carga de los programas en aquel entonces resultaban muy cyberpunk, recuerdo que uno podia saber si estaba cargado bien en software con solo escuchar el ruido de la carga o mirando las lineas…. Una Lokura!!! jaja. Nunca lo pensé, pero ahora entiendo lo de mi paciencia..!!!!
    SALUD..!!!!

  • francisco Barrera

    tengo un monton de software para Comodore 64, hace ya varios años se me daño pero conservo los disquetes de 5 1/4 con muchos juegos !!!

  • Carlos

    Yo fui un niño de los 80, y yo creo que gracias a la Commodore 64, soy una persona de gran paciencia, jejeje, de verdad cargar un juego por casette era un gran reto, a veces no cargaba, yo que medio sabía, movía un tornillo, para calibrar, y en muchas oportunidades me funcionaba. Luego con la unidad de diskette era mas sencillo, aunque se me daño, y tuve que volver al casette por un tiempo, pero la recompensa era satisfactoria, juegos como California Games, todos los juegos de Olimpiadas de la Epix, Impossible Mision, Staff Of Karnath, o el Racing Destruction Set, de la hoy famosa EA, wow, que juegos!!! Yo todavía tengo la commodore guardada en caja, como una reliquia. A veces me pongo a jugarlos vía emuladores. La commodore 64, era muy avanzada, gráficos de 16 colores, la tarjeta de sonido que incorporaba, o el simple hecho de poder conectar Joystick. Ademas para el sepa algo mas, la Commodore, contaba con un sistema operativo llamado CPM, que era practicamente como el MS-Dos, quien se copio de quien? bueno no se… aunque MS se lo compro a un programador local. En fin, Feliz Cumpleaños Commodore 64, hiciste que me infancia fuera mas feliz… jejeje!!!

  • Mosky2k

    Que recuerdos, el C64 junto a los Amstrad CPC, MSX y Spectrum, fueron mi locura de joven, y sobre todo el BASIC de estas maquinas, que no era dificil de aprender.
    Lo que más me gustaba de estas maquinas era la posibilidad de conectarlos a al tv.
    A todos los que tuvieron uno de estos no se les va olvidar en la vida, viviamos sobre los pañales de la era de la informatica.

  • Germán

    Gran artículo y grandes comentarios, casi se me escapa una lagrimilla al leerlos, que puedo decir de los tiempos que nos tocaron vivir…

    Yo no tenía ninguno de los grandes ordenadores de antaño ya que, por aquel entonces, mis padres no disponían de muchos pudientes para poder comprarlos, pero siempre tuve buenos amigos 😉 recuerdo perfectamente el comodeore c64, spectrum 48 y 128, Amstrad CPC, sistema CBS, MSX (de esta máquina recuerdo en especial al Némesis que juegazo) etc.. menos mal, que muchos de mis amigos disponían de uno o varios de estos increíbles ordenadores y sobretodo, como ya comente, eran buenos amigos 😉 En muchas ocasiones nos juntábamos muchos en casa de uno de ellos para hacer largas sesiones de juegos y programación, aun recuerdo como las madres nos preparaban la merienda y todo jajajja que paciencia tenían ellas también.
    Grandes charlas y bromas entre carga y carga de los grandes juegos del C64… que jugabilidad, que juegos más adictivos, creo que ninguno, de los muchos que he jugado hoy en dia, aun siendo grandes titulos, no han generado en mí un recuerdo tan profundo, que aun hoy, después de tantos años recuerdo y siempre que puedo juego…
    Creo que hoy en dia se ha sacrificado la creatividad en pos de la espectacularidad grafista…

    Que razón tienes Cyberjavo con lo de saber cuando un juego iba a cargar bien, al final desarrollabas esta habilidad bien curiosa…

    Con todo esto quiero decir que además de ser una gran gran máquina, la C64, al menos en mi caso y se de muchos más, fomentaba lo social entre los chavales de mi barrio, un valor añadido más!