AirPod: Concepto de coche a aire comprimido

53 Flares Twitter 52 Facebook 0 Google+ 1 Pin It Share 0 Email -- 53 Flares ×

Utilizar aire comprimido para propulsar un vehículo es un concepto muy antiguo, pero aún con todos los avances que se han registrado, no hay ni una sola opción comercial. Los más críticos del concepto se enfocan sobre la baja eficiencia, la pobre densidad energética del aire comprimido, y la imposibilidad tecnológica general de desarrollar un coche así. Sin embargo, allí está el AirPod. El AirPod es un coche de tres ruedas desarrollado por MDI desde el año 2000, lo cual demuestra la complejidad detrás del concepto. La gente de Tata Motors, en convenio con MDI, ha anunciado el inicio de la “fase 2” de su desarrollo de vehículos basados en propulsión a aire comprimido, por lo que el producto final bien podría ser algo como el AirPod.

El mundo automotriz es lo suficientemente variado como para iniciar y alimentar una enorme cantidad de discusiones. Tomemos por ejemplo la idea de “coche sin emisiones”. Un coche puede utilizar baterías para desplazarse, pero la energía almacenada en esas baterías debió salir de alguna fuente, y si esa fuente no es renovable, estaría generando emisiones. Otra discusión que no es reciente, pero que tiene la costumbre de brotar ocasionalmente es la del coche a aire comprimido. Los primeros experimentos nos llevan a mediados del Siglo XIX. Obviamente, la aparición del petróleo como fuente de energía revolucionaria lo cambió todo, y el concepto del aire comprimido quedó guardado en un rincón oscuro, pero no desapareció. La empresa MDI ha estado trabajando en el desarrollo de motores a aire comprimido durante años, y prometiendo coches listos para entrar en fase de producción… pero eso nunca sucedió. Lo más tangible que hemos visto sobre esta tecnología es el AirPod, otro proyecto que lleva algunos años entre nosotros, como lo demuestra el siguiente vídeo de CNN cargado en octubre de 2010:

Espacio para tres personas, 80 kilómetros por hora de máxima velocidad, autonomía que varía entre 150 y 200 kilómetros, y un costo de apenas 50 centavos de euro cada 100 kilómetros son algunos de los datos que se han publicado sobre el AirPod. Ni siquiera tiene un volante, y utiliza un joystick como sistema de control. Tal y como lo muestra el vídeo, sus prototipos ya han rodado por las calles francesas, pero es la gente de Tata Motors, más conocida por el ultra-económico Nano, quien parece estar avanzando en la comercialización del AirPod, o una variante basada en el mismo. Tata ha declarado que el proyecto entró en la llamada “fase 2”, o sea, explorar detalles en el desarrollo del motor a aire comprimido para su aplicación tanto en vehículos específicos como en sistemas estacionarios.

Mientras tanto, hay muestras de apoyo y críticas por igual. Aún si la autonomía del AirPod resulta ser menor, es cierto que si el aire es comprimido utilizando energía renovable, las emisiones del coche serían realmente cero. Por otro lado, los detractores creen que los valores anunciados son en realidad mucho más bajos, con una autonomía que llegaría a los 46 kilómetros, sin mencionar el detalle que el aire comprimido tiene apenas el uno por ciento de la energía del combustible convencional. Básicamente, lo único que tienen que hacer MDI y Tata es lanzar al AirPod, o algo parecido, de una buena vez. Más de una década de desarrollo para un mercado tan demandante es demasiado tiempo.