Algas marinas contra la obesidad

Algas marinas contra la obesidad

1 Flares Twitter 1 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Email -- 1 Flares ×

Un producto elaborado con algas marinas podría ser la clave para combatir la obesidad. Según Iain Brownlee, un investigador de la Universidad de Newcastle (Inglaterra), que encabezó el equipo de cientificos que realizaron las pruebas, el material fibroso conocido como alginato previene la absorción de grasas mejor que la mayoría de los tratamientos que se compran para ayudar a bajar de peso. Las pruebas indican que si se incorporase alginato al pan, galletas o yogures que consumimos a diario, las tres cuartas partes de la grasa contenida en las comida serían eliminadas por el organismo. ¿Estamos ante el fin de la obesidad?

La clave para terminar con el problema de obesidad que aqueja a una buena parte de la población mundial podría encontrarse en los océanos. Un trabajo realizado en la Universidad de Newcastle, Inglaterra, por un equipo de científicos encabezados por el doctor Iain Brownlee, ha demostrado que un material compuesto por fibras de algas -llamado alginato- tiene una mejor respuesta a la hora de eliminar grasas que cualquier mejunje disponible de forma comercial y anunciado con bombos y platillos por la TV. En efecto, el alginato puede reducir la absorción de grasas en un 75% cuando es incorporado en comidas tradicionales, como el pan, las galletas o los yogures. Según los especialistas, hasta las tres cuartas partes de las grasas que de otra forma quedarían fijadas en nuestros ya rellenos cuerpecitos son eliminadas gracias a las buenas artes del alginato. "Hemos añadido el alginato al pan de mesa común y las pruebas preliminares han sido extremadamente alentadoras. El próximo paso es diseñar y llevar a cabo las pruebas clínicas necesarias para establecer qué tan efectivo puede ser si se consume como parte de una dieta normal", dice Brownlee.

Algas marinas contra la obesidad

Pero, ¿cómo pueden saber que es tan efectivo si aún no se han hecho las pruebas clínicas? Es muy simple: Brownlee y su equipo utilizaron un "intestino artificial" para probar la efectividad de sesenta fibras naturales diferentes a fin de establecer cómo afecta la asimilación de grasas, y el alginato resultó ser la más efectiva. Los resultados de su investigación fueron presentados en la  American Chemical Society Spring meeting (la reunión de primavera de la Sociedad Química Americana) que se celebró en San Francisco (EEUU). "Nuestras conclusiones iniciales indican que el alginato reduce significativamente la digestión de grasas", explica Brownlee. "La obesidad es un problema cada vez mayor y a mucha gente le resulta difícil seguir una dieta o un plan de ejercicios que les permita perder peso", continúa. Pero si se pudiesen incorporar estas fibras a los alimentos comunes, tal como se los adiciona con hierro, minerales o algunas vitaminas, sencillamente no engordaríamos -o al menos no tanto como ahora- al consumirlos. En otras palabras, se haría realidad la fantasía ofrecida por muchos complementos dietarios que prometen “ayudar a perder peso mientras comes.

Algas marinas contra la obesidad

La investigación es parte de un proyecto trienal financiado por el Biotechnology and Biological Sciences Research Council (BBSRC, o Consejo de Investigación de Ciencias Biológicas y Biotecnología) y cumple con las nuevas regulaciones establecidas por la Autoridad Europea de Seguridad de que cualquier indicativo de “propiedades saludables” que se incluya en la etiqueta de los alimentos deben basarse en pruebas científicas. "Las supuestas curas milagrosas para el problema del sobrepeso se cuentan por cientos, pero sólo unas pocas ofrecen evidencias científicas aunque sea remotamente sólidas que apoyen su efectividad” explica Brownlee. El doctor David Haslam, director del Foro Nacional para la Obesidad, también carga contra esos productos: "algunos se venden como remedios a enormes precios, pero simplemente no funcionan.

En realidad, muchos comemos cada día pequeñas cantidades de alginatos sin saberlo, ya que se suele utilizar -en pequeñas cantidades- como espesantes y estabilizadores. "Los alginatos no sólo tienen un gran potencial para el control de peso – añadiéndolos a los alimentos también tiene la ventaja adicional de incrementar el contenido de fibra en general", dice  Brownlee. La fibra dietética está compuesta por un grupo de hidratos de carbono de origen vegetal que ayuda a la digestión del intestino humano. Si los ensayos clínicos confirman los resultados preliminares, las algas pasarán a formar parte de nuestra dieta, manteniéndonos saludables.


  • NO SE

    Según he leido en otro lado el alginato para uso alimentario es bastante caro, una alternativa más económica es el agar agar y supongo que tendrá un efecto similar.

    • luis robert.

      #1 esa es una accion importante de buscar otro sub producto de las algas sabiendo que no todos los paises cuentan con la misma variedad de algas marinas ahora te pregunto como bajas costos e incrementas tu produccion sin afectar tu proceso

  • el fede

    si observaramos mas la naturaleza de lo q la dañamos, tal vez aprenderiamos un par de cosas para mejorar nuestra calidad de vida y tecnlogia….

  • FJS

    La solucion a la obesidad es saber cuando parar de comer.

  • elprofe

    creo que debemos esperar a que terminen de efectuar las pruebas clinicas para ver si los resulatados son positivos y sin efectos secundarios.Entre engordar y adelgazar me parece que sale mas caro engordar.

  • Dahaka

    Ahora si a comer lo que quieran, siempre y cuando que el cuerpo lo pida y no por gula…
    Tampoco los remedios hacen milagros, aunque este pareciera a hacerlo…
    Excelente nota.

  • keroki

    sa

  • keroki

    no es por nada pero "comer mas grasas " no es igual a tener mas grasa en nuestro cuerpo
    mas bien tiene que ver con los hidratos de carbono

    • ana

      Creo que lo mas prudente es esperar a ver los resultados, dieta equilibrada y ejercicio no falla

  • neogalenos

    He publicado el articulo en mi blog.

  • Alcyone Abaira

    Mi enhorabuena a estos científicos por su labor, y suerte en el laberinto burocratico que les supondrá llevar al mercado su investigacion. Registrar un producto asi y obtener la autorización para su comercialización no será sencillo.