Anti-Hacker 12.0: Tu ordenador a prueba de hackers

Bueno, supongo que «a prueba de hackers» tal vez suene un poco exagerado, pero así se presenta al mundo el pequeño programa Anti-Hacker, que acaba de alcanzar su versión 12.0. ¿Qué es lo que hace con exactitud? Aplicar en forma automática ajustes al Control de Cuentas de Usuario, analizar rastros en carpetas temporales que puedan perjudicar nuestra privacidad, estudiar las conexiones salientes junto a excepciones en el firewall, y ofrecer un «anti-keylogger» en caso de que debamos ingresar información en un sistema comprometido.

Lo hemos dicho en varias ocasiones, y creo que es un buen momento para repetirlo: El malware sólo necesita tener suerte una vez. También me gusta añadir otra clásica expresión, «la paranoia funciona», ya que algunas historias de horror son demasiado importantes como para ignorarlas. El usuario es la primera y la última línea de defensa en la seguridad de un ordenador, pero lamentablemente es quien suele fallar más seguido. En este punto es cuando los veteranos jinetes de Linux recomiendan adoptar al pingüino y obtener así parámetros de seguridad superiores, sin embargo, más allá de sus sólidos argumentos (un alto porcentaje del malware «no» afecta a Linux por cuestiones de diseño), no es un compromiso que la mayoría de los usuarios estén dispuestos a aceptar, y prefieren seguir en el camino de «asegurar a Windows» de la mejor forma posible.

Anti-Hacker
Algún que otro temporal suelto, pero nada grave

Ese camino lleva a herramientas como Anti-Hacker, que por un lado realizan ajustes en la configuración de fábrica que trae Windows, y por el otro, sugieren soluciones de seguridad más robustas. En el caso específico de Anti-Hacker, su recomendación inicial es la de reemplazar el firewall integrado con PrivateFirewall, pero eso no es todo. También eleva la función del Control de Cuentas de Usuario a su parámetro máximo, analiza las conexiones activas con la ayuda de TCPView (que forma parte del famoso paquete Windows Sysinternals), limpia aquellos archivos temporales que puedan comprometer la privacidad del usuario (cookies en su mayoría), y entrega un anti-keylogger, muy útil para llevar en un pendrive y utilizar cuando existe la sospecha de que el teclado «podría» estar siendo monitoreado por un proceso en segundo plano.

Anti-Hacker
El anti-keylogger integrado. No es mucho, pero podría sacar del apuro a alguien…

La versión 12.0 de Anti-Hacker se distribuye en un archivo comprimido cuya contraseña es simplemente «password», y esto se debe a que su ejecutable suele caer en el territorio de los falsos positivos. El distribuidor principal en la Web es el reconocido portal Majorgeeks (enlace más abajo), y no carga con ninguna clase de adware, o petición de donaciones. Tal vez Anti-Hacker no sea el super-escudo que dice ser, pero cumple con sus funciones básicas sin inconvenientes.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%