Apple versus Samsung: ¿Quién robó primero?

Apple versus Samsung: ¿Quién robó primero?

75 Flares Twitter 73 Facebook 0 Google+ 2 Pin It Share 0 Email -- 75 Flares ×

La titánica batalla legal que están llevando a cabo Apple y Samsung se acerca a su momento de mayor tensión. Hasta aquí, la situación parece estar favoreciendo a la gente de Cupertino, luego de que aparecieran varios detalles indicando que el gigante coreano copió varios aspectos del iPhone para desarrollar a su línea Galaxy de móviles. Pero en vez de enredarse y consumir recursos negando la evidencia que Apple tiene a su favor, Samsung ha comenzado un nuevo ataque desde otro ángulo: Probar que Apple robó tecnología primero. ¿Cuál es el objeto de la discordia? El sistema DiamondTouch desarrollado por Mitsubishien el año 2001.

Uno podría pensar que las grandes empresas del mercado, con su enorme cantidad de recursos y la amplia base de consumidores que poseen, se concentrarían en brindar mejores productos y servicios, minimizando cualquier conflicto para no perder eficiencia. Pero la realidad arroja un balde de agua fría. Los gigantes de la informática, la electrónica de consumo y las telecomunicaciones se están matando entre sí. Puede haber “alianzas” y “acuerdos” siempre y cuando las condiciones de patentes y licencias estén en orden. Y cuando no lo están, los silos nucleares tardan pocos segundos en abrirse. Quien vigile de cerca el aspecto legal de estos gigantes sabe que el choque que se está robando todos los títulos es el de Apple y Samsung. Hablamos de “choque” porque ya hemos llegado a un punto en que es imposible utilizar la palabra “demandas” para describir esta carnicería. Apple y Samsung han estado intercambiando munición pesada alrededor del mundo (con más de 50 causas abiertas), pero Cupertino no se ha concentrado exclusivamente en el gigante coreano. Prácticamente todo lo que esté relacionado al sistema operativo Android ha sentido, de una forma u otra, la fuerza del brazo legal de la manzana.

En eventos recientes, Samsung había mejorado su posición en lo referente al “diseño físico” de sus móviles y tablets, otro punto que está siendo estudiado de cerca. Pero la aparición de un documento interno de 132 páginas dejó muy expuesto a Samsung. Dicho documento hace referencias muy específicas al diseño de la interfaz del iPhone, y cómo Samsung debería adaptar sus productos para ofrecer una experiencia similar. A simple vista puede considerarse como un golpe válido para cada uno, pero el documento ha causado mucho más ruido del esperado. Sin embargo, en vez de introducirse en esa sartén y lidiar con la alta temperatura, Samsung adoptó otra estrategia, que es la de cuestionar la validez de las patentes de Apple. En esencia, las patentes de Apple no tendrían sustancia alguna, porque según Samsung, estarían basadas en tecnología robada. La carta principal de Samsung es el sistema DiamondTouch, desarrollado por Mitsubishi en el año 2001.

Adam Bogue, ingeniero de Mitsubishi, se presentó como testigo y declaró que había enseñado el DiamondTouch a representantes de Apple en el año 2003. El sistema DiamondTouch, básicamente una mesa con capacidad táctil, posee una función que claramente puede identificarse como el “pinch-to-zoom” que Apple está reclamando como propio. La patente del “pinch-to-zoom” sería apenas una de tantas que Cupertino está defendiendo en la corte, pero si una de ellas tiene una base cuestionable, podría generar cierta reacción en cadena. De todos modos, el combate legal se está llevando a cabo en California, por lo que Apple técnicamente estaría jugando de local aquí. Mientras tanto, la guerra de patentes continúa. Solamente en el mes de julio, Apple, Google, Microsoft, RIM, Motorola y Nokia han tenido algún roce legal, y no hay ninguna señal de que esto vaya a terminar, sino todo lo contrario.