Banda «ultra ancha»: Anuncian la primera transmisión multiplexada con ondas de terahercios

¡50 gigabits por segundo! ¿Dónde firmamos?

Lo hemos repetido hasta el cansancio: La cantidad de usuarios conectados a la red es cada vez mayor, la demanda de enlaces más veloces no cesa, y la infraestructura existente ya se encuentra bajo mucha presión. La situación del 5G aún es complicada, pero lo cierto es que hay mucha gente allá afuera buscando la forma de mejorar nuestra conectividad. Las últimas novedades llegan gracias a un equipo en la Universidad Brown, que realizó la primera transmisión multiplexada con ondas de terahercios. Su demo alcanzó los 50 gigabits por segundo, y honestamente no podemos esperar.

El famoso «enlace gigabit» sigue siendo un sueño para la mayoría. Imagino que tarde o temprano todos vamos a alcanzar esa velocidad, pero no será nada sencillo. Cuando Google Fiber anunció una pausa indefinida en el despliegue de su red óptica y el despido de empleados, nuestras esperanzas estallaron como vidrio templado. El objetivo de Alphabet es eliminar el factor «Fiber» de la ecuación, lo que equivale a acelerar la adopción de tecnología inalámbrica. Si tenemos en cuenta el estado general de las redes actuales, es evidente que necesitaremos algo completamente nuevo… y pronto. Por suerte, el trabajo ya comenzó.

Un grupo de investigadores en la Universidad Brown anunció la semana pasada la primera transmisión multiplexada de datos transportada en ondas de terahercios. Haciendo un breve repaso, la multiplexación habilita el envío de varios canales en simultáneo a través de un único medio, y la creación de un método viable para su aplicación en ondas de terahercios es crítica si queremos aprovechar las ventajas que nos entregan esas frecuencias tan altas. De acuerdo al profesor Daniel Mittleman, él y su equipo lograron transmitir dos señales de vídeo en tiempo real a una velocidad combinada de 50 gigabits por segundo (25 gbps cada canal), con una tasa de error aceptable.

Ahora, ¿cómo lo hicieron exactamente? En términos sencillos, su proceso de multiplexación y demultiplexación («mux-demux») adopta dos placas instaladas en paralelo, cuyo rol es el de guía para las ondas. Una de las placas posee una pequeña ranura, y cuando las ondas de terahercios viajan en la guía, una parte de la radiación se filtra por dicha ranura. El ángulo en el que los rayos escapan depende de la frecuencia de la onda. Si se colocan varias ondas a diferentes frecuencias (evitando así interferencias) en la misma guía, pero cada frecuencia escapa por la ranura a un ángulo distinto separando el stream de datos, el mux-demux se completa. Aún quedan muchos aspectos por pulir de la tecnología, y tampoco debemos olvidar la pesadilla de la regulación, sin embargo, nos alegra saber que hay proyectos en el camino correcto.

Deja tu voto

7 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 7

Upvotes: 7

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%