Cómo funciona el reconocimiento de rostros del iPhone X (vídeo)

El iPhone X coloca sobre la mesa muchas razones para justificar su escalofriante precio, pero una que se ubica por arriba del resto es Face ID, el nuevo sistema de seguridad basado en reconocimiento facial. Los representantes de Apple aseguran que Face ID sólo puede fallar una vez por cada millón de intentos, sin embargo, la gente de iFixit ha decidido ponerlo a prueba, mientras explican cómo funciona exactamente.

Apple indicó que la información asociada al reconocimiento facial en el sistema Face ID es guardada dentro de un chip especial (el llamado Secure Enclave), y que nunca se transmite a la nube. Face ID es uno de los ejemplos más importantes de seguridad biométrica del mercado, y es lógico que sea sometido a un análisis profundo. Muchos usuarios preocupados por la privacidad ven varias señales de alarma en una solución al nivel de Face ID, pero lo más probable es que otros fabricantes sigan una ruta similar en el futuro, tal y como está sucediendo con el retiro del conector de 3.5 milímetros. El próximo paso es colocar a Face ID en la sartén para observar su resistencia, pero antes de eso, necesitamos entender su funcionamiento.

La gente de iFixit lo explica en este vídeo. Face ID depende de la plataforma TrueDepth, que combina un total de seis elementos: Cámara frontal, cámara infrarroja, proyector de puntos, iluminador infrarrojo, sensor de luz ambiental, y sensor de proximidad. Esos dos últimos sensores son los que en esencia marcan el ritmo del resto. El iluminador detecta el rostro del usuario y compensa cualquier déficit de luz ambiental con luz infrarroja. La cámara IR captura una imagen infrarroja, y como lo indica su nombre, el proyector genera un total de 30 mil puntos sobre el rostro. Esto habilita la creación de un modelo matemático del usuario que recibe actualizaciones con el uso avanzado y se adapta a diferentes características, incluyendo gafas, cabello y barba.

Ahora, la gran pregunta es: ¿Se lo puede engañar? En el vídeo prueban un diseño bidimensional colocado en un rostro real, y el resultado fue negativo. Es evidente que el modelo matemático incluye información sobre profundidad, lo que llevó al segundo intento: Un modelo 3D del rostro. La diferencia de tamaño es notable, y creo que eso alcanzó para que Face ID no libere al dispositivo. Siendo sincero, las pruebas de iFixit fueron bastante débiles, pero nos dan una idea de los desafíos que Face ID deberá enfrentar en el futuro. Sabemos que no funciona con fotos ni modelos 3D parciales, y también requiere ojos abiertos (eso impide desbloqueos no autorizados con gente dormida). Su talón de Aquiles hasta aquí, son los gemelos.

Deja tu voto

2 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 4

Upvotes: 3

Upvotes percentage: 75.000000%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 25.000000%