Cómo funciona la música: Patrones en 1300 canciones populares

La música tiene esa sensación de infinitud en su creación que la ha llevado a ser arte trascendental, más allá de las virtudes y miserias humanas de sus intérpretes y creadores. Asociada con la matemática más racional y con las musas más incorpóreas, la música popular, esa que escuchamos en la radio, tiene su pie terrenal y cultural en la forma en la que está compuesta, y por eso un músico realizó una investigación sobre los patrones en las música popular. Es decir, con qué escalas y qué acordes se suelen componer aquellas canciones más famosas. ¿Es una razón de éxito la composición usando estas claves? ¿Consecuencias de la educación? ¿Comodidad? ¿Algún mandato biológico? La primera parte de las respuestas a continuación en: Cómo funciona la música: Patrones en las canciones populares

Patrones en las canciones populares

En este artículo original de http://blog.hooktheory.com, vamos a ver las estadísticas recogidas a partir de 1300 estribillos, versos, etc. de canciones populares para descubrir la respuesta a algunas preguntas básicas. En primer lugar vamos a ver la popularidad relativa de diferentes acordes basa en la frecuencia en que aparecen en las progresiones de acordes de la música popular. Entonces vamos a empezar a ver la relación que tiene con diferentes acordes entre sí. Por ejemplo, si un acorde se encuentra en una canción, ¿qué podemos decir acerca de la probabilidad de adivinar qué acorde será el siguiente luego de terminar de escuchar uno? En Neoteo te traemos una versión en español y comentada de este artículo que dio que hablar a cientos de músicos en la blogósfera.

La base de datos

Para hacer afirmaciones cuantitativas acerca de la música es necesario datos, muchos. Lugares para conseguirlos hay a rolete, pues algunos sitios de guitarra y piano tienen toneladas de información sobre las progresiones de acordes que utilizan las canciones, aunque la calidad de esa información no es muy alta. Igual de importante, la información no se encuentra en un formato adecuado para la recopilación de estadísticas. Por lo tanto, en los últimos 2 años, el autor de este estudio, ha estado construyendo poco a poco y con mucho esfuerzo una base de datos de las canciones tomadas principalmente de la cartelera del TOP 100, y analizándolas de a una a la vez. Por el momento, la base de datos de las canciones cuenta con más de 1.300 entradas indexadas. El género y de dónde se toman es importante. Este es un análisis de la música popular, donde géneros más complejos como el jazz o clásica, por lo que los resultados no están destinados a ser tratados como universales. Las entradas sobre cada canción estudiada contienen información en bruto sobre los acordes y la melodía, mientras que también arrojan información sobre la disposición de las notas y la instrumentación. Para consultarla puedes pinchar aquí.

El autor, habiéndonos advertido sobre la base de datos y su composición, nos indica que se pueden hacer muchas preguntas y responderlas a través del análisis de estas canciones, por lo que la introducción a una serie de artículos da comienzo con la primera de ellas:

¿Hay algunas escalas y acordes más utilizados que otros?

La respuesta del investigador ha llevado a un rotundo sí, y si no miren los resultados: Las canciones están escritas en diferentes escalas, por lo que una canción escrita en C# (Do Mayor sostenido) tendrá un montón de acordes de C# en él, mientras que una canción escrita en Sol (G) probablemente tendrá un montón de Sol. Ahora, cuando a analizar nos ponemos, que los acordes G sean más populares que los acordes de C # es probablemente un reflejo del hecho de que son más fáciles de tocar en la guitarra y el piano. Por eso  mismo vamos a cambiar la pregunta para algo más informativo y menos deducible, por ejemplo; ¿Cuáles  son las escalas más populares en las canciones de esta base de datos?

La respuesta es C mayor y A menor. Después existe una tendencia general a favor de escalas con menos sostenidos y bemoles, pero esto no es universal y, como siempre a lo largo de este texto, los resultados están basados en la base de datos.

¿Cuáles son los acordes más comunes?

Sin duda, al recorrer un análisis de este tipo es mucho más interesante ver las canciones escritas en una escala determinada, común y generalmente fácil de identificar. De esta manera las comparaciones directas entre una y otra son posibles e iluminan más. Para ello, el investigador ha hecho la transposición de todas las canciones de la base de datos a la clave de C o Do mayor. De esta manera la visualización de la progresión de los acordes se vuelve más intuitiva y sin lugar a dudas reveladora. Con esto hecho, se ha trazado la frecuencia relativa entre los diferentes acordes de manera descendiente. Estos son los resultados:

Para el investigador las respuestas fueron como se las esperaba, en principio, Do mayor es un acorde muy común que las canciones escritas en C (que es el acorde de I en la notación romana o en la notación Número de Nashville). Sin embargo, FA(F) mayor y sol mayor (G), el IV y V, respectivamente, se utilizan con la misma frecuencia. Lo que no resultó tan predecible es que F y G aparezcan en más progresiones de acordes que C.

C (Do) es aquí el centro tonal y uno podría esperar a que esto fuera ubicuo, es decir, omnipresente. Curiosamente parece que la omisión de este acorde en algunas secciones de las canciones está más presente de lo esperado. Como ejemplo, el investigador nos da la canción que nos recuerda al Titanic de Di Caprio y Winslet hundiéndose en el Atlántico, My Heart Will Go On de Celine Dion. En el ejemplo analizado en la siguiente imagen, podremos ver que a pesar de su correspondencia tonal el coro y el verso, sólo contienen un acorde en DO.

4 acordes: La clave de las canciones pop

Para continuar con la escala de popularidad de los acordes, hay que hablar de La Menor (Am), pero la profundización en ella no nos va a entretener y dar tantas respuestas como hablar sobre la caída en uso que hay de los demás acordes restantes. Es decir, dm, em, E, D, B bemol y A, correlativamente ordenadores entre los más usados. Y qué es lo importante de esto? Bueno, que básicamente el mayor porcentaje de las canciones que escuchamos en la radio y que han tenido un éxito avasallante están compuestas usando 4 acordes principales: G, F, C y Am en menor grado pero notablemente diferenciado del próximo en la lista Dm. Es decir, nuestra cultura musical (más popular, más comercial, etc.) tiene un patrón reconocible de 4 acordes: Sol, Fa, Do y La menor. Interesante, ¿no? Pero veamos por qué esto puede darse así según las palabras del autor del artículo original.

Las preguntas que se hace son: “¿Hay una explicación razonable para la popularidad relativa de estos acordes? ¿Por qué son tan populares acordes de menor importancia, siendo los acordes mayores prácticamente inexistentes?” Él dice que los resultados se pueden explicar fácilmente con un poco de teoría musical básica, pero nos invita a leer los próximos artículos que lanzará al respecto. Atrevidamente me puse a pensar musicalmente, y mi teoría sobre este asunto es que este tipo de acordes son los más fáciles de combinar a la hora de utilizar instrumentos de diferentes familias, pero en donde se destacan principalmente el piano y la guitarra, instrumentos cuya pedagogía hace que esos acordes resulten los más característicos del aprendizaje y la práctica. Además de esto, la transposición a claves menores es generalmente más accesible y armónicamente más efectiva si se utilizan escalas mayores para escribirlas. Por ejemplo, de Do mayor a La menor. Eso sí es teoría básica. De todas formas, como no me considero músico ni un experto en teoría musical, prefiero que tomen esto sólo como una deducción a priori. La trascendencia de este patrón de 4 acordes y el resto de los más populares es tal, que muchos programas de composición musical los ponen en un lugar privilegiado a la hora de construir su interfaz. El ejemplo que da el autor del artículo es GarageBand, y para muestra hace falta sólo un botón (o un screenshot).

¿Qué relaciones populares hay entre los distintos acordes?

Como para comprender mejor la pregunta, lo que se trata de dilucidar es qué acorde será, generalmente, el que le seguirá a uno de los más usados en una canción escrita en determinada clave. Por ejemplo, en una canción escrita en Do (C), ¿cuáles son los acordes que se usan más para proseguir a un acorde Mi menor (Em)? Las relaciones, según el autor, pueden ser decenas basándose simplemente en las vistas en las canciones más populares, tal vez explicadas por “sonar mejor” que otras para el oído general.

En este sentido, los resultados arrojados por la investigación del autor fueron bastante determinantes, a pesar de que sólo tomó un ejemplo de los tantos que podría haber seleccionado. Es así que basándonos en el gráfico, podemos decir que tomando las canciones escritas en Do, con un Mi menor en él, el acorde que seguirá será un Fa en el 59% de las ocasiones o un La menor en el 34%, siendo el próximo más usado Re menor, con un 4%. Esto da cuenta de la popularidad de estos patrones, que son más generales de lo que uno puede pensar cuando se encuentra con toda la sensación de infinitud creativa que parece tener la música.

Hasta aquí llega la primera parte de este estudio casero sobre los patrones más populares en la música popular, pero nosotros tenemos algo para decir al respecto. Así que a continuación cerramos con una pequeña conclusión sobre este asunto.

¿Son estos resultados definitivos?

No. Como todo estudio, hecho o no en circunstancias científicas, la selección de los sujetos de prueba, del método y la forma de escoger los resultados está supeditado a la subjetividad del autor del mismo, pero esto no le quita relevancia al asunto. Por ejemplo, la regla de los 4 acordes es algo bastante conocido en la música, y básicamente se explica por reglas de harmonía clásica que están implícitas en la música popular, incluso involuntariamente por los instrumentos  que son más comunes para componer (piano y guitarra). Por ejemplo, en guitarra, una de las escalas que más prevalecen es la de Mi (E), ya que es aquella con la que generalmente muchos métodos enseñan guitarra y la más utilizada en el rock más pesado. En el piano, Do es la más utilizada para el aprendizaje también y es la escala a la que se suelen transponer composiciones para otros instrumentos. En otra familia de instrumentos, podremos ver una preponderancia de Fa o Si en bronces, por ejemplo.

A mi parecer, en el resultado final de estas canciones populares lo que más impacta es la escala en la que el rango de voz del cantante se puede mover, pues teniendo en cuenta que transponer una canción a otra escala es más simple que pedirle a Britney Spears que entone de otra manera.  Asimismo, el actual estudio toma en cuenta el número de veces en la que aparecen los acordes, pero no toma en cuenta la duración del mismo durante la canción. De todas maneras, el artículo nos parece realmente interesante en lo que propone, pues más allá de poder explicar de una u otra forma las causas, los patrones repetitivos en la música más popular es algo que todos, más o menos, conocemos de oído.

Leave your vote

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 4

Upvotes: 2

Upvotes percentage: 50.000000%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 50.000000%

  • Manuel

    Increíble!!!

    Me ha encantado y con tu permiso lo referenciaré en el blog de nuestra asociación.

    http://notasyruido.blogspot.com.es/

  • Agustin

    El analisis es muy bueno, pero relativo y un poco debil. Se olvidan de una parte importantisima; el ritmo, ese medio dinamico donde las notas se expresan.
    Lo de las 4 notas es verdad
    Soda Stereo – de Musica ligera: en su estribillo tiene 4 acordes:
    Bm – G – D – A

    Cada dia me sorprende mas NeoTeo. Excelente pagina para la curiosidad.

    • GuyBrush

      Excelente analisis!
      #2 Lo de Soda Stereo no es solo el estribillo, sino toda la canción con esos 4 acordes… Esos acordes que comentas son exactamente los mismos de los que habla la nota, si los transportas dos semitonos abajo quedan Am – F – C – G.
      Mi teoría en cuanto a la popularidad de estos acordes, la fundamental, la cuarta, la quinta (o dominante) y la relativa menor, es que, si bien no con la misma riqueza para la obra, puede reemplazar casi cualquier acorde para que la melodia suene correctamente.
      Espero que publiquen los proximos analisis!
      Saludos!

  • Comodoro

    muy bueno el articulo, aunque debo decir que academicamente no se nada de musica asi que no entiendo muchos de los terminos utilizados en el; lo que he entendido del el, es lo siguiente, se los pongo con un ejemplo.

    ejem: de las 27 letras que consta nuestro alfabeto con lo cual podemos expresanos lo mas claro posible, solo son usadas menos de la mitad…

  • Anónimo

    Acá les dejo un video que combina perfectamente con este artículo, de hace un par de añitos. En cuanto vi la entrada me acordé de él:
    http://www.youtube.com/watch?v=5pidokakU4I

  • Horacio

    Hola a todos. Me parece muy interesante la nota. Soy profesor de música de nivel universitario y tengo casi 30 años de experiencia docente. Creo acertadas las especulaciones que hiciste Nico, excepto lo que decías en relación con la asociación entre la escala elegida y el rango de voz del cantante. Al respecto te digo que diferentes melodías en la misma escala pueden contener diferentes rangos de registro de altura de notas. Es decir que un bajo, un tenor, una contralto o una soprano pueden cantar diferentes melodías en una misma tonalidad, independientemente de cuál se trate. No sé si me expliqué claramente.
    Hace poco tiempo pensaba cómo pensaría un músico que quiere vender su música y especulaba sobre cómo lo haría yo. La conclusión de esa reflexión era que me fijaría en las músicas de mayor éxito en el estilo que me guste y tomaría como patrón o modelo algunas secuencias de acordes de sus partes más emotivas. Eso si sólo buscara un rédito económico más probable.
    Un abrazo y gracias por la nota.

  • pepe

    Escuchen música clásica… música barroco donde van a encontrar obras que abarcan todas las tonalidades, todos los acordes, etc…
    En aquella época se pensaba… ahora es todo un desastre, música pobre es la que hay ahora…
    Saludos.

  • Conkering

    "Todo ocurre en Bach" Anton Webern 1933.

  • Gerrman

    ¿Necesitaban un análisis estadístico para llegar a cosas tan obvias como que en una canción en "C" lo que más abunda es C, F y G? (tónica, subdominante y dominante, vamos, ¿qué esperaban?, es lo primero que se enseña).

  • Gerrman

    ¿Necesitaban un análisis estadístico para llegar a cosas tan obvias como que en una canción en "C" lo que más abunda es C, F y G? (tónica, subdominante y dominante, vamos, ¿qué esperaban?, es lo primero que se enseña).

  • Germán

    ¿Necesitaban un análisis estadístico para llegar a cosas tan obvias como que en una canción en "C" lo que más abunda es C, F y G? (tónica, subdominante y dominante, vamos, ¿qué esperaban?, es lo primero que se enseña).

  • Germán

    ¿Necesitaban un análisis estadístico para llegar a cosas tan obvias como que en una canción en "C" lo que más abunda es C, F y G? (tónica, subdominante y dominante, vamos, ¿qué esperaban?, es lo primero que se enseña).

  • Germán

    ¿Necesitaban un análisis estadístico para llegar a cosas tan obvias como que en una canción en "C" lo que más abunda es C, F y G? (tónica, subdominante y dominante, vamos, ¿qué esperaban?, es lo primero que se enseña).

  • Germán

    ¿Necesitaban un análisis estadístico para llegar a cosas tan obvias como que en una canción en "C" lo que más abunda es C, F y G? (tónica, subdominante y dominante, vamos, ¿qué esperaban?, es lo primero que se enseña).

  • Germán

    ¿Necesitaban un análisis estadístico para llegar a cosas tan obvias como que en una canción en "C" lo que más abunda es C, F y G? (tónica, subdominante y dominante, vamos, ¿qué esperaban?, es lo primero que se enseña).

  • German

    Perdón, no sé qué pasó con los mensajes que hay tantos repetidos.

  • Anon

    Un amigo hizo ya una investigación al respecto y lamento decir que vas muy atrás. Preocúpate menos por saber porqué esos acordes y ocúpate más por avanzar. Pronto descubrirás el porqué de esos acordes. No es solo la música; todo tiene que ver.

  • www.seonsounds.com

    Tremendo artículo y grandísima aportación a este campo de investigación. Todo apuntaba hacia estos resultados, pero parece que ahora hay una base para sustentar estas teorías.

  • Chavi

    Superinteresante!! No sabía lo del circulo d quintas…mola!

  • Ismael Rinaudo

    ¡Saludos! Yo compongo, desde hace 35 años. Llevo una estadística de los acordes, que, más, uso. Un 34% del TIEMPO, suena la fundamental en I, cuyas tensiones, más, usadas, son: “I_1_sus3_5_Maj7_9_sus12_13”. Aclaro, que uso, para mí mismo, el rótulo de “sus3” o “sus10”, para referirme a una inversión con bajo en 3 o bien en 10. Dicha 10 es, en realidad, una 11, a la que la hago sonar, así: “apoggiature 11 –+ nota principal 10” . La psicoacústica es una nota intermedia entre 11 y 10, en sentido de bemol, desde 11 hacia 10, como si fuera un pitch bend o slide. Igualmente, hago percutir, así, a mi “sus3” (o “sus4”, cuando NO hay una “sus10”, junto, en el mismo acorde): “apoggiature 4 –+ nota principal 3”. Suena una nota intermedia entre 3 y 4, en sentido de bemol, desde 4 hacia 3 (¡en cambio, si fuera pitch bend o slide, sería: “3 –+ 4”!). Me queda muy musical en mis canciones y, a mi gusto, mejor, en las de otros autores, cuando vengo a arreglarlas, así. Un 14%, uso el VIm pero, siempre, suena un compás entero; nunca, un tiempo, salvo, que siga después del #VI. Un 10%, es el #II, cuyas tensiones son, un 90%, #II_1_3_#5_Maj7_b9_#11_13. ¡Sí!, por increíble, que parezca. Es mi acorde comodín pero no lo hago sonar, más de un tiempo, normalmente, mientras, al I, lo puedo dejar varios compases. Se entiende, que, la mayoría de las veces, suena como una tríada “#I_1_3_#5/#5”; el bajo de acorde, sería la #5. Me mejorado a “Greensleeves”, con este acorde “comodín”. A mi oído, suena mejor. El 9%, recurro al IIIm y al V. O sea, NO USO, CASI, COMO HACEN ALGUNOS, LAS fundamentales de V y IV. ¿Por qué? ¡Hace 35 años, que compongo canciones! ¿Cuál es la razón?: porque, curiosamente, odio tocar instrumentos. Compongo, para que, otros, las TOQUEN o CANTEN. Las canciones suenan, en mi CABEZA. Obviamente, acudo a teclados u ordenadores, sobre todo, últimamente, para que, algún software, ME LAS TOQUE o CANTE. Yo silbo mis canciones y, con mi silbido, interpreto la armonía. Es decir, por ejemplo, si fuera una tercera, silbaré un pitch bend, etcétera. Cada quien ADUZCA sus propias conclusiones de este comentario. Se dice, que, la AUDACIA o rebeldía contra las normas; la cuales están instrumentadas, para favorecer la PRÁCTICA; hace nacer ideas, más, OBJETIVAS, al menos, para el individuo; esto es, TEÓRICAMENTE. Yo, como soy AUTODIDACTA, no pose ningún PORTAESTANDARTE TEÓRICO. Es decir, tuve que REINVENTAR toda la teoría armónica, para adaptarla a mi oído … NO a mis dedos o a mis ojos. Estoy convencido, que existe una cierta OBJETIVIDAD en el “oído” musical. No hable del “dedo o mano o respiración … musical” o del “ojo musical”. Sea esto, en juego a dicha OBJETIVIDAD TEÓRICA-MUSICAL, muchos, compartimos la misma opinión, de aquello, que es una bella melodía, contra lo que no lo es. ¡Ah! Me olvidada, que, yo, compongo pensando una MAYOR CANTIDAD de notas, que las que figuran en el teclado. Además discierno, durante mis composiciones, “disminuido-aumentado”, de “diatónico-alterado”, de “3 o 13 mayor-menor. Luego trato de temperarlas o digitarlas a una percusión súper simple, generalmente, para teclado (llamada planilla de plomo). Por ejemplo, acaso piense una nota intermedia, veo, primero, que si es una disminución o aumentación. En ese caso, sonará mejor, idealmente, con un pitch bendo o slide. Me sucede, SIEMPRE, con las séptimas menores. Las pienso así: “Maj7 –+ 7”; o: “Maj7 apoggiature –+ 7 nota principal”. Luego veo, que si, lo que pergeño, es una alteración. O sea, una nota fija. Me sucede, SIEMPRE, con las trecenas mayores. Las traduzco al piano o división dodecafónica temperada, así: “13 ideal, que la calculo en unos -16 cents hacia el bemol, pero, como no existe, toco una b13, como apoggiature –+ 13 temperada, como nota principal”. Entonces volvemos a la teoría musical, que se enseñaba antes, que distingue bemoles de sostenidos: ¿no? De hecho, hay guitarristas de blues, que tocan “distintas”, a las 3. Las tocan, ligeramente, hacia la 4. Otros lo hacen, sutilmente, hacia la b3. A mí, me pasa, a menudo, que, las terceras mayores, no me suenan bien. Tengo que añadirles “apoggiatures”, SIEMPRE, en la 4. ¡Espero, de CORAZÓN, haber ayudado, siquiera a tan solo, un solo compositor!