Convierte a tu Raspberry Pi 3 en una cámara de seguridad con notificaciones

Las alertas llegan directo a tu smartphone

La seguridad de un lugar específico puede ser optimizada con algo tan sencillo como una cámara oculta. Del mismo modo en el que las dashcams ayudan a impedir fraudes de seguros, una lente bien camuflada debería ser más que suficiente para detectar si alguien decidió «entablar» una amistad con tus cosas. El proyecto que veremos a continuación involucra a un Raspberry Pi 3 y a su cámara oficial, pero también utiliza a Pushbullet en el envío de notificaciones a nuestro dispositivo móvil.

Vamos a suponer que te están faltando cosas. Ignoras el «cómo» y el «cuándo», pero después de haber hecho una búsqueda profunda llegas a la conclusión de que alguien decidió llevarse un souvenir de tu casa, oficina, taller, coche, o donde sea…. y es frecuente. El marco legal en el uso de cámaras ocultas es muy diferente dependiendo de la región, sin embargo, su adopción es cada vez mayor. Lo más perturbador es que no todos los casos están asociados a hurtos. Lamentablemente, he escuchado sobre situaciones de violencia familiar en las que una cámara oculta es la única vía que tienen las víctimas para obtener evidencia. Más allá de los detalles, lo cierto es que cualquier persona puede montar una pequeña cámara de seguridad con soporte de notificaciones, usando un Raspberry Pi 3 (también funciona un Zero W) y la segunda versión de la cámara oficial.

El usuario «Kenny» de iotbreaks.com publicó un tutorial completo en YouTube que dura poco más de 18 minutos. En esencia, el funcionamiento de la cámara se divide en tres partes: El Raspberry Pi monitorea la zona, y una vez que detecta movimiento (no en tiempo real, pero es lo suficientemente rápido) envía una notificación a través de la plataforma Pushbullet a nuestro dispositivo móvil. Con una serie de comandos especiales, el usuario puede obtener capturas, un pequeño vídeo, o verificar el estado del API. Por el lado del software, varias dependencias deben ser cubiertas y FFmpeg necesita ser compilado de su fuente, pero Kenny ofrece una imagen lista para usar (la descarga requiere suscribirse a su mailing list).

Imagino que los usuarios más avanzados del Raspberry Pi deben tener media docena de alternativas a este tutorial, y no todos simpatizan con el uso de Pushbullet, pero es uno de los métodos más simples que hemos encontrado hasta aquí. Quien haya hecho algo similar en el pasado puede compartir sus experiencias en los comentarios. ¡Queremos saber!

Deja tu voto

4 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 4

Upvotes: 4

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%