Convierte al Raspberry Pi Zero en una «memoria USB»

Bueno… no una memoria USB en el sentido tradicional de la frase, sino que nuestro deseo aquí es conectar al popular mini ordenador de un modo similar a pendrives y dongles. Uno de los varios inconvenientes que enfrenta el usuario al administrar un Raspberry Pi es la obligación de usar el combo teclado-ratón-monitor para cualquier cambio mínimo, lo que resulta muy incómodo en el Raspberry Pi Zero, pero con una leve modificación de hardware y la edición de un par de archivos en su sistema operativo, el Zero se transforma en un ordenador completamente gestionado vía USB.

¿Has logrado comprar un Raspberry Pi Zero? Si la respuesta es afirmativa, entonces tenemos algo muy interesante. El Zero podrá ser económico por sí solo, pero requiere varios accesorios adicionales para compensar su falta de puertos. Dependiendo de la región, este detalle podría convertirlo en una opción más cara que sus hermanos mayores, por más ridículo que suene. Si dejamos a un lado su costo, el gran punto a favor del Zero es su tamaño. Casi podría comportarse como un dongle si no fuera por la ausencia de un puerto USB de tamaño completo. Dicho eso… ¿por qué no añadirlo? El puerto USB puede ser recuperado de cualquier otro accesorio (un pendrive que dejó de funcionar, por ejemplo), y el resto se reduce a soldar cuatro cables, dos para los canales de datos (debajo del micro USB principal), uno para 5 voltios, y otro para tierra (tomados del otro micro USB, o a través de GPIO).

 

Antes de conectar al Zero con ese nuevo puerto, es necesario modificar dos archivos en la tarjeta microSD que contiene la imagen del sistema operativo PIXEL o Raspbian, config.txt y cmdline.txt. El vídeo explica con precisión cuáles son los comandos a ingresar, y una vez terminados los cambios, movemos la tarjeta del ordenador al Raspberry Pi, lo conectamos al USB del ordenador, y dejamos que se inicie. El acceso remoto al Zero se realiza a través de PuTTY o similar, usando como nombre de host «raspberrypi.local» en el puerto 22, nombre de usuario «pi», y contraseña «raspberry». En este punto, el Zero no tiene acceso a Internet, pero es suficiente con compartir la conexión activa desde Windows.

En lo personal, creo que el ajuste más importante es la activación del servidor VNC. Con la ayuda de esta función, tenemos la posibilidad de acceder al escritorio del Zero sin necesidad de teclados, ratones o monitores extra. En resumen, dos ordenadores en uno, Windows y Linux a la vez, sin virtualización.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%