Covert Bitops: El grupo de desarrolladores que sigue haciendo juegos para Commodore 64

Puede que el Commodore 64 haya sido descatalogado en 1994 (¡aunque todavía dé batalla!), pero sigue vivo en los corazones de todos aquellos que alguna vez lo tuvimos como amigo. Por eso, y más allá de las décadas, no resulta extraño encontrar grupos de desarrolladores que, con infinito amor y talento, siguen expandiendo la librería de juegos del memorable sistema. Tal es caso del grupo Covert Bitops, cuyo último juego para C64 data de 2016 (con otro en producción, que se podrá ver en los próximos años).

Covert Bitops es un pequeño grupo haciendo producciones para C64 (principalmente juegos y música) así como otras utilidades gratuitas relacionadas, solo por recreación”, se lee en el sitio oficial de los desarrolladores. Uno de los miembros principales del clan es Lasse Öörni (A.K.A Cadaver), de Finlandia, y quien se viene encargando de la programación, los gráficos y de la sensacional música de todos los lanzamientos. Todos los juegos de Covert Bitops se pueden jugar en el ordenador original o con un emulador como VICE, pues se ofrecen las imágenes de disco (en formato .D64) o los nativos ejecutables (.PGR).

La saga Metal Warrior

El primer juego de estos artesanos del bit es del año 1999 y se llama Metal Warrior. Es de disparos y aventuras, de desplazamiento horizontal, ambientado en un futuro violento y contaminado. Cuenta la historia de un guitarrista principiante que está dispuesto a mover cielo y tierra para averiguar la identidad del asesino de su mejor amigo. Metal Warrior fue el comienzo de una saga con tres secuelas, que culminó en 2003 con el sensacional Metal Warrior 4 – Agents of Metal.

 

Estos juegos lo tienen todo. Una excelente historia, diálogos divertidos, disparos, aventuras, punks, policías, naves espaciales y agentes especiales. Además de una jugabilidad compleja que se adapta a la perfección al simple joystick del Commodore. Porque esto es lo bueno de Covert Bitops: sus miembros no se contentaron con hacer clones de sus clásicos favoritos, sino que siguieron explorando (y explotando) las posibilidades interactivas del Commodore 64, entregando así juegos con mecánicas novedosas, resolviendo las limitaciones a pura creatividad.

Uno de los tantos comercios del juego.

Por ejemplo, un botón y una palanca direccional son suficientes para mover el personaje, disparar en ocho direcciones, saltar de un lado a otro, entrar y salir por puertas, recoger objetos y hasta para entrar y seleccionar ítems desde el inventario, sin recurrir nunca a ninguna tecla adicional. Y aunque al principio cuesta acostumbrarse al esquema de control, con el tiempo uno le toma la mano y se maravilla de las buenas decisiones tomadas.

Otro amigo caído en batalla

Los gráficos están muy muy bien, auténticos y coloridos, con la suficiente variedad como para no aburrir. La música es otro punto fuerte de la saga, pues aprovecha al 100% el chip de sonido del viejo C64, que todos sabemos fue una maravilla, componiendo melodías chiptunes a puro metal.

Los cuatro juegos de la saga Metal Warrior se siguieron mejorando por años, puliendo aquí y lustrando allá. Recién en el año 2012 los miembros del grupo se dieron por satisfechos, y allí quedaron las versiones finales, listas para descargar desde la página oficial. Además de las versiones de C64, puedes encontrar una remake de MW1 para AMIGA y de otra de MW4 para Gameboy Advance. Así, porque sí.

 

Hessian, un juego de C64 publicado en 2016

 

Kim es el guardia de seguridad del turno nocturno de un complejo científico secreto. Despierta sin saber qué está pasando. Está sobre una camilla, recién operado. El lugar es un caos. Segundos antes de morir, un científico le dice que se le inyectó unos nanobots que lo van a hacer más poderoso, que necesita que ponga fin a las maquinaciones de los inventos fuera de control. Y allí empieza una aventura llena de acción, en la que deberás luchar contra las invenciones malvadas que han copado el complejo, buscando siempre las llaves necesarias para acceder al centro neurálgico del problema.

El último juego de Covert Bitops, de 2016

Hessian es un juego que tiene mucho de Metroid, pero que conserva los innovadores controles de Metal Warrior porque, si no está roto, ¿para qué arreglarlo? Nuevamente, los gráficos son muy buenos. Es increíble la cantidad de detalles que tiene cada habitación. Se nota mucho tiempo y esfuerzo invertido en el trabajo. La música, claro, no se queda atrás y hace brillar al SID 6581 como en sus días de gloria.

 

Steel Ranger (work in progress)

Steel Ranger todavía está en desarrollo

Steel Ranger será el próximo juego del grupo, como se anunciara en el sitio oficial el pasado 27 de enero. Será un juego de disparos con una jugabilidad inspirada en Turrican (con elementos de Metroid, que nunca fallan). Una “secuela espiritual” de Hessian, pero con controles más sencillos. Estará ambientado en el futuro, en un mundo donde los humanos debemos escapar de una Tierra moribunda mientras libramos una batalla contra las máquinas asesinas del juego anterior. No hay fecha aún para el lanzamiento de este juego, pero si me entero de algo te aviso.

 

Más juegos y herramientas

La escena de disparos de tu película en Advanced Action Movie Simulator

¡Pero eso no es todo! En el sitio oficial del grupo puedes encontrar algunos juegos más, aunque mucho más simples que los anteriores. Advanced Action Movie Simulator narra la carrera de un héroe del cine en un rejunte de cuatro minijuegos: persecución, disparos, romance y pelea cuerpo a cuerpo. En BOFH:Servers Under Siege debes defender tus servers del ataque de un grupo terrorista, a puño desnudo. Finalmente, Escape From New York, que es un clon homenaje de Cobra (también de C64), malo a propósito. El sitio también ofrece alguna de las herramientas con las que trabajan sus artistas (más que nada para la edición de música) y los temas de todos sus juegos, para descargar y escuchar.

Y si no tienes un ordenador C64,  ¡no hay ningún problema! Como ya se ha dicho, solo necesitas descargar VICE (mi preferido) y los zips individuales de cada juego. Descomprime el emulador. Descomprime el juego. Abre el emulador haciendo doble clic en el archivo llamado “x64.exe”. Arrastra el archivo de juego descomprimido a la ventana abierta del emulador. Et Voilà! ¡A disfrutar como si fuera 1982 todo otra vez!

 

Deja tu voto

1 punto
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 1

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

  • Gustavo Woltmann

    Increíble pieza retro, todo un clásico de la vieja escuela, recuerdo haber pasado increíbles horas de juego con el Commodore 64.