Curta: Calculadora mecánica (1948)

Curta: Calculadora mecánica (1948)

1 Flares Twitter 1 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Email -- 1 Flares ×

La calculadora Curta, inventada por Curt Herzstark mientras se encontraba prisionero en el campo de concentración de Buchenwald, es una de las más bellas herramientas que a las que puede aspirar un amante de las matemáticas. Con un aspecto que recuerda a un molinillo de pimienta, utiliza una serie de deslizadores para introducir los números y una manivela para realizar los cálculos. Hoy día se ha convertido en un caro elemento de colección, pero durante años fue considerada una de las mejores calculadoras que se podia comprar.

En ocasiones, un artefacto diseñado para servir como una simple herramienta se convierte en un objeto que -ya sea por su aspecto, historia o diseño- supera las barreras de los simplemente funcional para convertirse en algo mucho más interesante. Ese es, sin dudas, el caso de la calculadora mecánica Curta. Este pequeño dispositivo, diseñado por Curt Herzstark mientras se encontraba prisionero de los alemanes en el campo de concentración de Buchenwald, nació como una calculadora, pero 60 años más tarde se ha convertido en un verdadero objeto de culto.

Curta: Calculadora mecánica (1948)

La historia de estas calculadoras comienza cuando su inventor, que afortunadamente pudo sobrevivir a la terrible experiencia de vivir en uno de esos campos, fue liberado y pudo ponerse a trabajar en el perfeccionamiento de los mecanismos que había concebido durante su cautiverio. En 1948, ya finalizada la Segunda Guerra Mundial, la empresa Contina AG Mauren, de Liechtenstein, comenzó a fabricar el dispositivo ideado por Herzstark. Rápidamente fue considerada una de las mejores calculadoras de mano disponibles en el mercado. Hay que recordar que en esa época una calculadora “normal” típica era un artefacto de varios kilogramos de peso, y del tamaño aproximado de una caja de zapatos. Las “Curtas”, tal como se las denominaba habitualmente, solo fueron superadas con la aparición de las calculadoras electrónicas y su popularización, allá por la década de 1970.

Desde el punto de vista físico, las “Curta” eran pequeñas, cilíndricas, con una serie de palancas (a las que se llama normalmente “deslizadores”) en sus lados y una pequeña manivela en la parte superior. Su tamaño es adecuado para operarla en cualquier sitio, ya que cabe cómodamente en la palma de una mano. Los deslizadores se utilizan para ingresar los números, y la manivela para realizar las operaciones. De acuerdo a como se opere esta manivela, la Curta puede sumar, restar, multiplicar, dividir y -con algo de trabajo extra- extraer raíces cuadradas.

Curta: Calculadora mecánica (1948)

En la parte superior (la “tapa”) se encuentran dos indicadores llamados “contador de revolución” y  “contador de resultado”, en los que se muestran la cantidad de revoluciones efectuadas por la manivela y los resultados obtenidos. Seguramente te estarás preguntando como puede ser que con una misma manivela puedan ejecutarse operaciones matemáticas diferentes. Las respuesta, por supuesto, se encuentra en el inteligente diseño de su mecanismo interno, que permite a la manivela sumar girándola una vuelta, restar cuando se desliza ligeramente hacia afuera antes de efectuar el giro, y efectuar las demás operaciones mediante trucos parecidos.

A pesar de que su aspecto exterior es sencillo -hasta “minimalista” si se quiere- las tripas de la Curta están compuestas por más de 600 piezas individuales. Curt Herzstark realizó el diseño de su calculadora basándose en un trabajo previo realizado por  Gottfried Leibniz: el “aritmómetro”. Los valores con los que opera se van almacenando en ruedas dentadas, y las sumas y demás operaciones tienen lugar sobre un mecanismo de tambor conocido como Stepped Reckoner. Al igual que ocurre con el ábaco, una Curta en manos entrenadas resulta más rápida para obtener resultados que un operador utilizando una calculadora electrónica.

No es casualidad de Herzstark haya inventado este dispositivo. Antes de ser un prisionero del régimen nazi, había heredado de su padre la Rechenmaschinefabrik der Austria Erstanden Compagnie (Compañía Austriaca de Fabricación de Máquinas Calculadoras), una empresa que había obtenido cierta fama al haber fabricado en serie la primera calculadora eléctrica. El mismo Carl trabajaba diseñando este tipo de artefactos, y en 1928 había inventado un sistema mecánico de memoria que almacenaba valores numéricos parciales en las calculadoras de la época. Cuando, en 1943, por su condición de judío es enviado a Buchenwald, los guardias descubrieron su capacidad y decidieron separarlo de los pesados trabajos que realizaba para que construya “un regalo para Hitler”. El regalo en cuestión no era otra cosa que un prototipo de esta calculadora, y su trabajo en ese proyecto mientras estuvo prisionero fue lo que lo mantuvo con vida.

Curta: Calculadora mecánica (1948)

Terminado el conflicto, Herzstark vendió el diseño perfeccionado de su dispositivo al príncipe de Liechtenstein, y una empresa de ese país -la  Contina AG  Mauren- comenzó a fabricarlo en serie. El primer modelo en fabricarse fue el denominado “Curta Modelo I”, que posee 8 deslizadores -es decir, puede trabajar con números de hasta 8 dígitos- un contador de revoluciones de 6 dígitos y puede mostrar resultados de hasta 11 dígitos. Se estima que mientras estuvo en producción se fabricaron unos 80 mil ejemplares de este modelo. Costaban el equivalente a unos 600 dólares. En 1954 la fábrica comenzó a producir un modelo ligeramente más grande, la “Curta Modelo II”, con 11 deslizadores, contador de revoluciones de 8 dígitos y resultados de hasta 15. Unas 60 mil de estas se pusieron a la venta antes de que, frente a los nuevos modelos electrónicos, la fábrica cesase su producción.

A lo largo de los años las Curta fueron utilizadas por comerciantes, matemáticos y científicos. Pero tuvo algunos usos inesperadas. Los pilotos de carreras, por ejemplo, las utilizaban para realizar los cálculos necesarios durante la competencia, y muchos pilotos de avión llevaban una para ayudarse en la navegación. Los dos modelos eran muy robustos y fiables. Solo el 3% de los compradores enviaron sus calculadoras nuevamente a fábrica para ser reparadas. Irónicamente, gran parte de ese porcentaje corresponde a usuarios que desarmaron su Curta y descubrieron con sorpresa que era casi imposible volver a montar sus 600 piezas. En esos casos, la Contina AG les cobraba un “cargo de remontaje” igual a la mitad del valor de una Curta nueva. La leyenda dice que el fabricante las enviaba nuevamente a sus dueños con una nota que rezaba: “No se sienta mal. La Curta realmente cuesta 900 dólares, ya que todo el mundo las desmonta."

Curta: Calculadora mecánica (1948)

Como sea, esta calculadora conocida -debido a su forma- como la "moledora de pimienta", se ha convertido en un escaso objeto de culto, y los coleccionistas pagan a menudo varios cientos de euros por una de ellas. ¿Las conocías?


  • MaXimO

    Una obra de arte de la Ingenieria Mecánica.

  • ayijadfreskin

    wow

  • Merlin

    Esto si esta interesante, no lo habia pensado una calcu meca chido ,…

  • Angel of Death

    varios cientos de euros???

    en ebay están arriba de 1200 USD, mas de 800 euros!!!

    Se ven muy bien esas calculadoras, me dio curiosidad de buscarlas en ebay pero tienen un precio bastante elevado

  • Ciudadano

    Tiene apariencia de granada de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, es prueba del ingenio del humano, ya hubieramos colonizado Marte con un poco de presupuesto más, Carl Sagan te extrañamos.

  • ZeK005

    Excelente articulo, no la conocia, en MercadoLibre esta a 3300 pesos argentinos.

    • Ariel Palazzesi

      1000CX

  • mdchaparror

    De acuerdo un homenaje al Ingenio humano

  • mvr1981

    Wow… quiero una… para desarmarla… XD, en serio, lindo aparato.

  • lxxl_P3T3X_lxxl

    que ingenieria tan complicada… es una joya este aparatito.. tantos pernos y engranes wow… es como musica para tus ojos.. simplemente una maravilla… no sabia de su existencia

  • juan

    Quisiera saber si todavía se fabrican estas calculadoras (aunque sean de plástico jeje), y donde se pueden comprar

  • Andres von bennewitz

    Hola Amigos le comento soy ingeniero informatico y herede de mi abuleo 2 de la famosa Curta, estan en perfectas condiciones, asi que si a alguien le interesa vendo una de ellas

    • GUSTAVO PEREZ DURAN

      #13 me interesa comprar una curta yo las utilicé en los primeros años de mi escuela de ingeniería pues un maestro tenía una.

      • luis

        #15 gustavo, si te interesa una curta en España ponte en contacto conmigo,, moncayoo@gmail.com

  • Federico

    Hola: Soy coleccionista y poseo unas diez Curtas. Si aun estas interesado en vender una, por favor mandame fotos detalladas, el precio, donde resides, i todos los detalles para la transacción.
    Muy agradecido.

    panous347@yahoo.es

    Federico

  • Rafa

    Hola.Que precio estimado tienen en españa?estaría interesado en una pero los precios varían muchísimo de un país a otro.

  • FERNANDO GALLARDO

    QUE TAL?, VIVO EN LA CIUDAD DE MEXICO, TENGO UNA CALCULADORA CURTA TYPE II, COMO NUEVA, SIN RASPADURAS, EN SU CAJA METALICA, No SERIAL 503111
    TE INTERESA ADQUIRIRLA Y QUE PRECIO ES EL QUE OFRECES??

    SALUDOS.

  • lorena

    esta de lujo pero gracias a dios que hemos podido avanzar en la tecnología y no tenemos que hacer nuestras operaciones con esa calculadora