Desechos humanos como combustible de robot

Como una bofetada de realidad inesperada, el futuro nos muestra que está avanzando sobre nosotros y la robótica es uno de sus intereses recurrentes. Un nuevo dispositivo imita el funcionamiento del corazón humano para utilizar nuestros desechos humanos como combustible de robot. El proyecto es responsabilidad de un grupo de investigadores de Bristol y aquí dentro desenmarañamos lo extraño de esta idea.

La naturaleza propone ciclos de reciclado que son inherentes a la vida. Cuando un organismo muere, otros lo aprovechan. Incluso cuando no mueren, sus deshechos biológicos pueden ser reutilizados como alimento o material de refugio y construcción para otras especies. El papel de los deshechos humanos en plena era de la industria no tiene un fin determinado, aunque muchos países los tratan con bacterias y encimas para ser reconvertidos en compost o relleno para terrenos. ¿Pero qué tal si pudiéramos usar nuestros desechos para darle energía a robots? Sobre esto están trabajando en la Universidad de Bristol y en comunión con la de West England, donde el Laboratorio de Robótica ha probado los resultados de un combustible humano para robots y  lo ha publicado en la revista Bioinspiración y Biométricas.

 

 

Estos dos equipos de trabajo han creado cuatro generaciones de EcoBots en los últimos 10 años, cada uno de los cuales es alimentado por la electricidad que generan las células de combustible microbianas que emplean microorganismos vivos para digerir la materia orgánica de residuos y generar energía de bajo nivel. Los estudios realizados recientemente y la experimentación que ya vienen teniendo estos robots han demostrado que debido a su eventual operación en zonas de alta peligrosidad para los humanos (por polución, radioactividad o contaminación bacteriana), se ha logrado alcanzar un punto en el desarrollo que le permite a los robots generar su propia energía utilizando frutas y vegetales podridos, moscas muertas, aguas servidas o estancadas, lodo y hasta residuos humanos, como lo es la orina.

Desechos humanos como combustible de robot
Desechos humanos como combustible de robot

 

Actualmente se usan bombas de motor que tienen varios problemas a la hora de alimentar a los EcoBots, pero ahora se podrá usar lo que se denominó como un nuevo dispositivo que tiene un volumen interno de 24,5 ml y funciona de una manera similar a la del corazón humano, mediante la compresión del cuerpo de la bomba y forzando el líquido hacia fuera. Esto se logró mediante “músculos artificiales” hechos de aleaciones con memoria de forma -un grupo de materiales inteligentes que son capaces de “recordar” su forma original-.

Al calentarlos, los músculos se comprimen y el fluido es expulsado a través de una toma hacia el EcoBot. Luego los músculos se relajan y la bomba vuelve a su estado pasivo, donde se renueva el ciclo. Una pila de 24 células de combustible microbiano basado en orina fue capaz de generar suficiente electricidad para cargar un condensador. La energía almacenada en el condensador, se utiliza para iniciar otro ciclo de bombeo del corazón artificial.  El grupo busca optimizar el dispositivo y luego ponerlo en práctica de forma masiva, pero todavía hay mucho en lo que trabajar.

Deja tu voto

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

2 Comments

Deja una respuesta
  1. Jajajaja, me imagino un futuro como el de Matrix, donde la humanidad entera vive en baños, con tubos conectados a sus respectivos desagües. Un futuro muy bizarro, sin dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *