Efecto Kaye: Un experimento sencillo

El Efecto Kaye es una propiedad que poseen los líquidos complejos, que puede desconcertar la primera vez que la notas. Este efecto, que puede convertir un chorro de líquido que cae en otro que sube a su encuentro, fue descrito por primera vez en 1963 por el británico Arthur Kaye. Muchos líquidos que tenemos en casa, como los jabones de mano, champús y pintura líquida poseen esta propiedad.

Los líquidos, que a menudo nos parecen tan sencillos y conocidos, poseen propiedades que resultan extraordinarias. Hemos hablado de los ferrofluidos y de cómo la maicena permite cosas tan extrañas como caminar por encima sin hundirte. Pero hay más, mucho más. Algunos líquidos comunes, como el champú o la pintura, tienen todas las características necesarias como para dejarte con la boca abierta.

En efecto, la mayoría de los líquidos viscosos -una categoría bastante amplia que tiene lugar para cosas tan dispares como la miel, la sangre y los aceites minerales- “sufren” del llamado Efecto Kaye.  Arthur Kaye descubrió en 1963 que, cuando una de estas sustancias cae sobre un recipiente, tiende a formar una especie de columna debido a que la velocidad con la que se aporta líquido es mayor a la velocidad con la que se desparrama por el fondo del contenedor debido a su alta viscosidad. En algún momento, y durante periodos de tiempo muy cortos (menores a una tercera parte de un segundo) dentro de esa columna se forman concavidades que hacen que el chorro de líquido que cae se desvíe nuevamente hacia arriba.

A medida que se sigue vertiendo más liquido, este chorro ascendente se hace cada vez más vertical hasta que -inevitablemente- choca con el que cae. En ese momento, todo vuelve a la “normalidad” y el ciclo comienza a empezar. Lo corto de la duración de este fenómeno hace que muchas veces pase desapercibido, pero filmando el evento con una cámara de alta velocidad -los vídeos que te mostramos tienen unos 1000 frames por segundo- puede apreciarse la belleza detrás del caos.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

11 Comments

Deja una respuesta
  1. Jaja.. Siempre habia visto al shampoo hacer unos giros raros al caer, pero te juero que nunca vi el efecto en tal forma. Muy buenos videos. Bien recopilado Ariel!

    "Existen dos clases de tontos: los que prestan libros, y los que los devuelven"

  2. Yo tambien he reproducido ese efecto, y adivinen donde… en la ducha. Ya cuando estoy completamente limpio y enjuagado, solo me voy a lavar el cabello, me echo champú en la mano, y derrepente salta, y yo D:!, y me mancha todo.

    Yo lo descubri antes que Kaye, xd.

  3. Gracias a ustedes es la primera vez que toco un frasco de shampoo…….. y hasta que no vea una buena razon para tocar un jabon tampoco lo pienso hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *