El viaje ácido de Google DeepDream

La semana pasada, Google liberó una parte del código de su red neural bajo el proyecto DeepDream. Desde entonces, expertos y entusiastas por igual se enfocaron sobre ese código, creando toda clase de imágenes, que además pueden ser visualizadas gracias a un bot en Twitter. Pero el punto aquí es que alguien decidió insertar en DeepDream pasajes de Fear and Loathing in Las Vegas, o mejor dicho, su adaptación al cine con Depp y Del Toro. ¿El resultado? Digamos «perturbador».

Una de las grandes sugerencias a la hora de hacer un viaje asistido por alguna clase de «elemento recreativo» es tratar de estar en buena compañía. Todos cargamos con nuestra cuota de pequeños demonios, pero si además nos encontramos acompañados por personas potencialmente tóxicas, eso definitivamente no ayuda. Si hay un trabajo que explora esto con cierto lujo de detalles es Fear and Loathing in Las Vegas, novela de Hunter S. Thompson que fue adaptada al cine por Terry Gilliam, con Johnny Depp y Benicio del Toro como Duke y Gonzo. Básicamente, los personajes prueban todo lo que se encuentran, desde peyote y cannabis hasta LSD y cocaína. La crítica la masacró, pero con el tiempo se volvió una película de culto… y alguien no tuvo mejor idea que pasar un fragmento de ella a través de DeepDream.

 

Al parecer, un tal Roelof Pieters, conocido como graphific en GitHub, comenzó a desarrollar un proyecto llamado DeepDreamVideo. Tal y como lo indica su nombre, este código permite alimentar a DeepDream con vídeo en vez de imágenes, y el corto de Fear and Loathing fue su prueba de concepto. A simple vista podemos llegar a la conclusión de que DeepDream tiene una obsesión con los animales, especialmente perros, burros, pájaros… y más perros. Pieters explica en los comentarios del vídeo que esto se debe al dataset utilizado en el entrenamiento de la red. En el artículo original sobre DeepDream mencionamos que es posible conectar a otras redes pre-entrenadas, lo que llevaría a resultados muy diferentes reemplazando perros y burros con «vaya a saber uno qué cosas».

Ahora, todos están recomendando no ver el vídeo bajo la influencia de ciertas sustancias, y definitivamente estoy de acuerdo con eso. El corto dura casi dos minutos, por lo que se termina bastante rápido.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

One Comment

Deja una respuesta
  1. Coincido en que sería potencialmente peligroso ver el vídeo bajo los efectos de tripis y/o chuflas. Ataque de pánico en 3, 2, 1…

    El vídeo es una de las cosas más alucinantes que he visto desde Kung Fury.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *