Experimentos de ciencia fáciles

Experimentos de ciencia fáciles

13 Flares Twitter 10 Facebook 0 Google+ 3 Pin It Share 0 Email -- 13 Flares ×

Hoy te proponemos cinco experimentos de ciencia fáciles que podrás realizar en tu en casa sin ningún peligro. Se trata de experiencias simples que funcionan sin problemas y que puedes concretar en muy poco tiempo, ideales para despertar el científico que tienes dentro.

Las ciencias suelen ser, para muchos de nuestros lectores, un misterio. Seguramente disfrutan leyendo sobre los logros obtenidos por los científicos “profesionales”, pero muy probablemente rara vez hayan intentado hacer algunos experimentos fáciles en casa. Sin embargo, existe un buen número de experiencias sencillas, seguras y rápidas que si bien no son comparables con el LHC o la sonda Phoenix, bien pueden servir para pasar un buen rato y aprender un par de cosas interesantes. ¿Comenzamos?

Experimentos de ciencia fáciles

1 – El vaso de agua mágico
Es muy posible que hayas visto alguna vez a un mago o profesor de ciencias efectuar este truco. El experimento consiste en conseguir que un simple naipe sirva de tapón mágico y soporte sin ayuda de ninguna clase el peso del agua contenida en un vaso colocado boca abajo. Lo único que necesitas es un naipe (que no esté roto) , un vaso de vidrio cuya boca tenga un diámetro menor que el ancho del naipe y, por supuesto, un poco de agua.

El experimento consiste en llenar el vaso con agua (debe estar completamente lleno, o te fallará el truco) y luego colocar el naipe sobre su boca con cuidado de que cubra toda la abertura del vaso. Cuando esté listo, ponemos una mano sobre el naipe y con cuidado damos vuelta todo el conjunto hasta que el vaso quede boca abajo. En ese momento, lentamente retiramos la mano que sostiene el naipe y veremos como sostiene el agua sin que se derrame. ¿Cómo puede ser?

La explicación es muy sencilla. Sobre el naipe actúan dos fuerzas opuestas. La más evidente es el peso del agua, que dependiendo del tamaño del vaso puede ser de unos 200 o 300 gramos. Y por el otro, absolutamente invisible, la presión atmosférica que ejerce el aire sobre la otra cara del naipe. Aunque suene extraño, la presión del aire alcanza para sostener el peso del agua. De hecho, mientras que el papel no se humedezca y no haya aire en el vaso, el naipe se mantendrá en su lugar.


  • fiorella

    MUY MALOS PARA LOS NINOS POR FAVOR CON FUEGO Y QUE NOMBRECITOS ME OYERON SOY REINA DE ASIA

  • LUPITHA

    U.u eso no me ayuda en nada pero gracias por subirlo jijij xD :)