iModela: Imprime tus propias figuras en 3D

33 Flares Twitter 32 Facebook 0 Google+ 1 Pin It Share 0 Email -- 33 Flares ×

La idea de una impresora 3D personal está dejando de ser una idea loca para convertirse en una realidad. Si bien aún son costosas en comparación con sus hermanas de tóner y cartuchos de tinta, lentamente los fabricantes están explorando formas de convertir a la impresora 3D en un accesorio más para cualquier usuario. Así es como encontramos a la llamativa iModela, con la cual podrás imprimir diferentes tipos de figuras recurriendo a una interesante gama de materiales.

Las impresoras 3D suelen ser invocadas en proyectos extraños o tal vez demasiado complejos para que el usuario promedio pueda reproducirlos. Más allá de cualquier cuestión técnica, una de las primeras barreras sigue siendo el acceso mismo a la impresora 3D. De momento, lo más común es mandar a hacer el trabajo requerido, por lo que ya ingresas en un costo considerable. Sin embargo, la época en la que una impresora 3D sea más accesible para el usuario parece estar acercándose, abriendo así la posibilidad de imprimir casi cualquier cosa directamente en tu hogar. Podríamos considerar a la iModela como una especie de “pionera”, ya que no requiere gran espacio o varios motores sincronizados, sino que se instala casi de la misma forma que una impresora convencional.

Con la iModela un usuario podrá imprimir una gran variedad de figuras, utilizando materiales al estilo de espuma, madera balsa, plástico o también cera. El software de la impresora ofrece varios modelos predefinidos que permiten verla en acción rápidamente, pero aquellos con un buen pulso y algo de imaginación serán capaces de crear sus propias figuras a través del programa incluido. El vídeo está completamente en japonés, sin embargo, se puede llegar a la conclusión de que la instalación y preparación de la impresora requiere un mínimo de trabajo manual. Lo mismo sucede con la figura una vez terminada. El color es el mismo que el del material, y para esos detalles finales puede ser necesario pintar o incluso lijar.

Si estás preguntándote para qué puedes llegar a necesitar una impresora 3D, en realidad deberías invertir eso, preguntando para qué “no” puedes necesitarla. Con la precisión suficiente, podrás hacer piezas que resulten muy complicadas de reemplazar. A modo de ejempo: ¿Tu mando a distancia es una desgracia por los golpes? Eventualmente, será posible hacer una carcasa nueva para él gracias a una impresora 3D, en vez de salir a comprar un reemplazo. La iModela tal vez no pueda cumplir con un requerimiento así, y su precio de 700 euros asustará a más de uno, pero no debemos olvidar que lo mismo sucedió con las impresoras láser al principio.