Intel: La octava generación de procesadores será «un 30 por ciento más rápida»

A pesar de su permanencia en 14 nanómetros

Intel nos dio una gran sacudida con el anuncio de sus nuevos chips Core X y la intención de colocar un máximo de 18 núcleos en el escritorio, pero por más impresionantes que sean sus especificaciones, esos productos son técnicamente Skylake y Kaby Lake. ¿Qué pasa con el futuro de los procesadores? En febrero último trascendió que la arquitectura Coffee Lake estará basada en otra optimización de 14 nanómetros, la cuarta sobre ese nodo. Intel había dicho que la mejora del rendimiento sería de un 15 por ciento, pero en Computex 2017 se atrevió a duplicar ese número…

Un detalle recurrente entre las últimas arquitecturas de Intel ha sido el decepcionante salto de rendimiento al pasar de una a otra. Muchos usuarios aún se niegan a retirar sus procesadores Sandy Bridge y Ivy Bridge, muy robustos siempre y cuando las placas base se mantengan en buen estado (se está haciendo difícil obtener placas LGA 1155). Aquellos interesados en un upgrade están viendo de cerca cómo se desarrolla la situación con Ryzen, cuál es la reacción de Intel, y qué ofrecerá AMD al low-end. Si bien nos encanta que Santa Clara y Sunnyvale hayan entrado en una carrera de núcleos, sería una locura descuidar a las próximas generaciones de procesadores, e Intel aprovechó su presencia en la edición 2017 de Computex para hablar un poco sobre Coffee Lake.

Los datos no cambiaron: Coffee Lake, antes de fin de año

La compañía dijo que Coffee Lake será un 30 por ciento más rápido en comparación con la arquitectura anterior. Tenemos que pisar con mucho cuidado aquí, porque Intel indicó en febrero que Coffee Lake superaría al rendimiento de Kaby Lake «en más de un 15 por ciento». ¿De dónde sale ese 30 por ciento? De una simple sesión en SysMark 2014 V1.5, que enfrentó a un chip móvil Core i7-7500U (2C/4T, 3.5 GHz de Turbo) con una muestra de ingeniería que posee cuatro núcleos, ocho hilos de procesamiento, y un modo Turbo de 4 GHz. No importa cómo lo quiera presentar Intel, lo más impresionante aquí no es la pelea núcleo por núcleo (el prototipo obviamente tiene la ventaja), sino haber duplicado los recursos de hardware manteniendo el mismo TDP.

Si tratamos de obtener más detalles sobre Coffee Lake, la postura de Intel es «silenzio stampa». Sabemos que estarán disponibles antes de fin de año, y que el TDP máximo no irá más allá de los 95 vatios, pero eso es todo. En teoría, los procesadores Coffee Lake que sean lanzados en 2018 tendrán soporte Thunderbolt 3 integrado, a menos que Intel cambie de opinión…

Deja tu voto

3 points
Upvote Downvote

Total votes: 11

Upvotes: 7

Upvotes percentage: 63.636364%

Downvotes: 4

Downvotes percentage: 36.363636%

One Comment

Deja una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *