Kaspersky denuncia a Microsoft en Europa por Windows Defender

Su presencia en Windows 10 es una acción «monopolizadora y anticompetitiva»

Windows 10 es un producto controvertido por varios motivos, pero uno de los más importantes es el foco constante de conflicto legal que ha creado para Microsoft. En esta oportunidad las quejas no vienen de los usuarios finales, sino de Kaspersky. La compañía rusa presentó dos denuncias formales frente a la Comisión Europea y la Bundeskartellamt de Alemania por la preinstalación de Windows Defender en el sistema operativo. Desde el punto de vista de Kaspersky, Microsoft usa su posición dominante para introducir una solución propia, afectando la libre competencia. ¿Por qué esto nos suena familiar…?

En los últimos días de mayo, la gente de AV-TEST publicó los resultados de su evaluación general para las soluciones de seguridad compatibles con Windows 10 más importantes del mercado, y con un porcentaje mínimo de diferencia, Kaspersky se quedó con el podio. Esta clase de pruebas son muy útiles para comprobar la evolución de los antivirus frente a amenazas nuevas y clásicas por igual, y como es de esperarse, muchos usuarios allá afuera las usan de referencia a la hora de escoger protección. Sin embargo, en la práctica descubrimos que un alto porcentaje de ordenadores con Windows 10 utiliza Windows Defender. El punto crítico es que Microsoft entrega a su antivirus sin cargo, lo que sumado a su preinstalación de fábrica puede ser interpretado con facilidad como una acción monopolística, y esa es la esencia de las últimas dos denuncias presentadas por Kaspersky.

Después de denunciar a Microsoft en Rusia, Kaspersky continúa su pelea en Europa

La compañía rusa se presentó ante la Comisión Europea y la Oficina Federal de Carteles (Bundeskartellamt) en Alemania para que las autoridades correspondientes investiguen e inicien nuevas acciones contra el gigante de Redmond. A través de una larga entrada en el blog oficial, Eugene Kaspersky acusa abiertamente a Microsoft de engañar y desinformar a los usuarios, abusando de su posición dominante para promocionar y posicionar a un producto que los estudios independientes (como el de AV-TEST) declararon inferior. Otras dos acusaciones de alto nivel son que Windows 10 desinstala a Kaspersky cuando el usuario se actualiza a ese sistema operativo (hablamos sobre incidentes similares en noviembre de 2015), y que Microsoft no da a los desarrolladores el tiempo suficiente para verificar que las últimas versiones de sus productos sean compatibles.

Windows Defender viene preinstalado con Windows 10, y es gratuito

Esta no es la primera vez que Kaspersky y Microsoft tienen un cruce legal. En noviembre del año pasado, Kaspersky hizo una denuncia frente al Servicio Federal Antimonopolio de Rusia, y aunque Microsoft realizó ajustes en Defender, Kaspersky los considera insuficientes. Obviamente, Microsoft activó su modo de control de daños, y sus voceros indicaron que «el objetivo principal es mantener a sus clientes protegidos». También expresaron confianza en que «las funciones de seguridad en Windows 10 cumplen con las leyes de la competencia», y que «responderán a cualquier pregunta» de las autoridades. Finalmente, dijeron que Microsoft y Kaspersky iban a organizar una reunión privada entre sus ejecutivos para resolver dudas, pero «no se llevó a cabo aún». El conflicto entero nos recuerda mucho al histórico caso «Estados Unidos v. Microsoft» que tuvo como pieza central al navegador Netscape, y del cual Microsoft salió caminando sin golpes. En las cortes europeas, tal vez la historia sea diferente.

Deja tu voto

2 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 6

Upvotes: 4

Upvotes percentage: 66.666667%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 33.333333%

  • Troll Sarcastico

    Y?… es SU sistema operativo.

  • onvre

    kaspersky se enojó porque sus virus ya no penetran tan facilmente windows y ya nadie compra sus antídotos.