Koenigsegg Regera: Un coche de lujo… y de 2 millones de dólares

Si decidimos observar a un coche de lujo por la suma de sus partes, lo cierto es que nos vamos a perder mucho. Cada nuevo vehículo es una expresión artística de su fabricante, y otro escalón extra conquistado por la ingeniería. Tomemos el caso del Koenigsegg Regera. Hasta hace pocos años se pensaba que nunca íbamos a ver un supercoche híbrido, pero el Regera no sólo termina de pulverizar esa idea, sino que en el proceso justifica su precio hasta el último centavo.

La historia nos dice que el Koenigsegg Regera fue presentado oficialmente durante la edición 2015 del Geneva Motor Show, junto a una amplia variedad de vehículos creados con el simple objetivo de seducir a sus futuros dueños, y desafiar los límites de la industria automotriz. Podemos discutir hasta el aburrimiento si es un supercoche o un hipercoche, pero no hay dudas de que el Regera es diferente. Técnicamente estamos ante un vehículo de producción, ya que Koenigsegg confirmó que fabricará 80 unidades, y por primera vez en la historia de la compañía se ofrecerán dos modelos, el otro siendo nada menos que el Agera RS. Es lógico asumir que esos 80 privilegiados saben muy bien lo que están comprando, no sólo en lo que se refiere a especificaciones, sino también en la experiencia que disfrutarán a través de semejante vehículo. El resto de los mortales, nos tenemos que conformar con imágenes y datos.

Regera
80 unidades, ni una más

 

El corazón del Koenigsegg Regera está formado por un motor V8 twin-turbo de cinco litros con cuatro válvulas por cilindro, capaz de desarrollar 1.100 caballos a 7.800 revoluciones. La parte eléctrica de la ecuación se soluciona con tres motores YASA que suman 520 kilovatios de potencia, acompañados por una batería de iones de litio con refrigeración líquida y 9.27 kilovatios-hora de energía. Koenigsegg indica que el rendimiento combinado supera los 1.500 caballos, aunque el mérito no es todo de los motores. Un detalle muy importante es que el Regera no posee una transmisión tradicional, sino que está equipado con el sistema Koenigsegg Direct Drive, inventado por el propio Christian von Koenigsegg para arrancar de raíz varias de las limitaciones que sufren los híbridos plug-in. Además de reducir las pérdidas de potencia en una transmisión normal (que bajo ciertas configuraciones asciende al 50 por ciento), la suma del KDD, el sistema eléctrico, la batería y la robotización completa del vehículo solamente añaden 88 kilogramos extra de peso frente a lo que sería una transmisión de siete velocidades.

Regera
Tal vez no sea el más rápido, pero sí es diferente al resto

 

Para rematar: 410 kilómetros por hora de velocidad máxima, un «0 a 100» de apenas 2.8 segundos, y un rango de 50 kilómetros (reportes previos indican unos 35 kilómetros) en modo EV puro. Ahora, vamos con la parte más difícil: 1.890.000 dólares, antes de que cualquier impuesto o tasa adicional, diferencia que lo ubicará cómodamente por arriba de los dos millones de dólares.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

  • menxo

    ni aunque tuviera el dinero de bill gates compraria un auto a ese precio sabiendo que en la calle le puede pasar cualquier cosa.

    • Alcahez

      Hasta andando a pie le puede pasar a uno cualquier cosa.

      • menxo

        uno se rasguña y se cura a los dias. al carro le pasan una llave por la puerta y no duermes unos dias………jajaja

        • Alcahez

          jajaja tienes razón, no había pensado de esa manera… me rayan un carro así y me tiro de un puente.

  • Alcahez

    Ta’ lindo.