La adopción de Windows 8, por debajo de la de Vista

La adopción de Windows 8, por debajo de la de Vista

80 Flares Twitter 63 Facebook 0 Google+ 17 Pin It Share 0 Email -- 80 Flares ×

Aquellos con una posición más ácida frente a Windows 8 no dudaron en comparar al nuevo sistema operativo de Microsoft con el fracaso de Windows Vista. Los números reportados hasta ahora hacían creer que Windows 8 no tendría el mismo destino, pero de acuerdo a la gente de Net Applications, el ritmo de crecimiento del sistema operativo es más bajo de lo que aparenta. Aunque la adopción de Windows 8 creció en relación al mes anterior, sigue siendo más baja que la adopción de Windows Vista en el mismo margen de dos meses a partir de su lanzamiento.

En estos casos no hay mejor cosa que salir a recorrer algunas tiendas y “espiar” el tipo de ordenadores que se están ofreciendo para esta temporada. Aunque encontré varias estanterías dedicadas a Windows 8, en general, la mayoría de la oferta estaba concentrada sobre Windows 7. Otro detalle importante es la aparente falta de interés entre los consumidores por Windows 8. Varias de las consultas fueron sobre el tipo de hardware (me alegra ver que esa clase de preguntas se sigan haciendo), mientras que otros directamente preguntaban por tablets. Microsoft ha desplegado una amplia campaña publicitaria para promocionar a su sistema operativo, pero su efecto parece ser limitado.

Esto se ve respaldado por los últimos números que Net Applications ha publicado en relación a Windows 8. Su margen en el mercado pasó de 1,2 por ciento en noviembre a 1,6 por ciento durante lo que va de diciembre, lo que indica un leve incremento en la adopción. Sin embargo, el número pierde fuerza cuando es comparado con Windows Vista. En sus primeros dos meses, y a pesar de sus problemas técnicos (sin mencionar la crítica generalizada), la adopción de Vista era del 2,2 por ciento. Un aspecto preocupante del nuevo sistema operativo es que no generó el esperado “cambio de rumbo” en las ventas de ordenadores. A modo de comparación, el volumen de ventas de portátiles y sistemas de escritorio al otro lado del charco registró una caída del 21 por ciento durante noviembre, comparado con el mismo mes del año anterior.

El dilema detrás de la nueva interfaz de Windows 8 es apenas una de las razones asociadas a la pobre recepción que ha tenido hasta aquí el sistema operativo. También se mencionan una situación económica delicada (los programas de descuento, al fin y al cabo, no tuvieron un alcance tan amplio), el considerable avance de las tablets (cada vez más gente parece llegar a la conclusión de que no necesita un ordenador en su hogar) y la siempre presente reticencia en el entorno empresarial (algunas compañías todavía están implementando Windows 7). Esto presenta cierto cuadro "injusto" para Windows 8, ya que sus predecesores no tenían el camino tan “cuesta arriba”. Aún así, insisto en que ciertas “decisiones políticas” provenientes de Redmond podrían haber sido muy diferentes, para dar a Windows 8 un comienzo más firme.