La ciencia detrás de los juegos de feria (y cómo ganar algunos)

Reconociendo y evitando las trampas más comunes

Tal y como sucede dentro del casino promedio, los juegos de feria quieren quitarte todo tu dinero, y sus dueños no dudan al aplicar trucos que esencialmente convierten en una estafa a esas atracciones. Sin embargo, con un estudio preciso (y la ocasional cámara escondida) es posible determinar cuáles son los juegos que ofrecen mayores probabilidades de entregar premios. El canal de Mark Rober nos presenta un excelente resumen que divide a los juegos en tres categorías, y comparte algunos detalles para abandonar el parque con varios peluches, o como alternativa, no perder tanto dinero en el intento.

Juegos de feria. Pocas cosas son tan atractivas y frustrantes a la vez. Los osos de peluche gigantes, las camisetas, los balones… todos esos premios son muy tentadores, y si estamos en muy buena compañía siempre existe el deseo de demostrar un poco de habilidad para impresionar. El problema es que los dueños de los juegos saben eso, y aplican trucos que nos llevan a sobreestimar nuestras posibilidades. El primer fallo lleva a un segundo intento, y tal vez un tercero… que multiplicados por decenas de miles de visitantes, equivalen a una suma muy importante de dinero. De acuerdo a la reciente investigación publicada por Mark Rober en su canal, dicha suma asciende a unos nada despreciables 20 mil dólares diarios para una feria con 24 juegos.

Pero Rober no se limitó a estudiar la recaudación. Con la ayuda de sus amigos logró recolectar una amplia cantidad de datos, incluyendo la cantidad de participantes en un juego, y algo crítico como el número de victorias. Los juegos fueron divididos en tres categorías. La primera de ellas reúne a los juegos de azar, que no requieren ninguna habilidad especial. Un buen ejemplo es el de la mesa repleta con vasos. 1.600 en total, con apenas 160 «ganadores» establecen una probabilidad del 10 por ciento, pero el jugador está obligado a usar bolas muy livianas que rebotan mucho, y eso disminuye aún más sus posibilidades. La segunda categoría incluye a los juegos de habilidad. En este caso el jugador puede entrenar para mejorar, o adoptar una estrategia específica. Por lejos, el más popular es el baloncesto: Un balón, un aro, y lanzamientos de tres puntos… con un plus. Las distancias oficiales al aro en NBA son de 7.3 por 3 metros, pero en la feria usan 8.5 por 3.3 metros. Esa diferencia suele ser suficiente para interferir con la memoria muscular. En otras palabras: Al momento de practicar, da dos pasos atrás y sube el aro.

Finalmente están los juegos que son casi imposibles de ganar. Rober y sus amigos los observaron durante un día entero, y nadie ganó en ellos. Uno de los más buscados es arrancar la estrella de un trozo de papel usando un rifle de aire comprimido. Al principio parece que el jugador lo logrará, pero con cada disparo el papel pierde fuerza, y las municiones pasan de largo sin efecto. Aún peor es el juego de la escalera. Lo primero que se nos cruza en la mente es «puedo hacerlo», sin embargo, mantener el equilibrio requiere que nuestro centro de masa se mantenga en una línea, y no en el ancho de la escalera. La más mínima diferencia hará que la escalera gire y nos haga caer. En resumen: Ignora los juegos con premios enormes, y entrena para las atracciones que demandan destreza, pero al igual que en WarGames, la única movida ganadora es no jugar. ¿Por qué? Porque el costo de cada juego supera al valor del premio si lo compramos en línea.

Deja tu voto

4 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 4

Upvotes: 4

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%