La muerte de Windows Phone

Punto final para una de las decepciones más grandes de Redmond

Todos los usuarios de Windows Phone y Windows 10 Mobile lo sabían. Lo único que faltaba era el anuncio oficial, pero por algún extraño motivo los voceros preferían evitar el tema por completo, o utilizar frases muy vagas e imprecisas. Sin embargo, un par de tweets publicados por Joe Belfiore, uno de los rostros principales de Windows Phone en estos últimos tiempos, terminaron de confirmarlo: Los dispositivos actuales seguirán recibiendo correcciones y parches de seguridad, pero no habrá nuevas funciones ni hardware actualizado. Windows Phone como plataforma, ha muerto.

Si una persona ingresa en cualquier foro dedicado a Windows Phone notará algo muy particular, y es cierta hostilidad por parte de sus usuarios. Ahora, esa hostilidad no está dirigida a gente nueva. Todo lo contrario: Cada vez que surge un problema técnico hacen lo posible para ayudar. El blanco de ese enfado no es otro más que Microsoft. Se supone que una compañía compitiendo en el espacio móvil debe hacer lo posible para ganarse la lealtad de los consumidores, pero Redmond logró ir exactamente en la dirección contraria, con una facilidad que da escalofríos. Algunos usuarios todavía creen que Microsoft dará un giro. Windows en ARM, Andrómeda y el mítico Surface Phone son las razones más citadas. En el corto plazo, sólo podemos decir esto: Windows Phone ha muerto.

El Lumia 520 arrasó con el espacio low-end en su momento… y Microsoft se encargó de arrojarlo a los leones

La confirmación (si es que en verdad podemos llamarla así) llegó a través del mismísimo Joe Belfiore, vicepresidente del grupo «Windows y Dispositivos», quien compartió con el público varios mensajes en su cuenta de Twitter. Dicho de todo modo, tuvo la valentía de anunciar lo que Microsoft jamás dijo en eventos oficiales y encuentros directos con la prensa. Windows 10 Mobile seguirá recibiendo updates de seguridad y correcciones mayores para sus bugs, pero el lanzamiento de funciones adicionales o nuevos dispositivos «no son el foco» de la compañía. Esto básicamente equivale al clásico «soporte extendido», por lo tanto, el resto dependerá de aquellas compañías que sigan interesadas en mantener apps dentro de la plataforma (que son contadas con los dedos de una mano).

Belfiore también dijo que trataron «muy duro» de incentivar y estimular el lanzamiento de aplicaciones. Se crearon herramientas especiales e incluso se pagaron diferentes sumas de dinero a los desarrolladores, pero el volumen de usuarios nunca fue lo suficientemente alto como para garantizar compromisos a largo plazo. Dicho volumen jamás alcanzó niveles críticos debido a algunas decisiones desastrosas provenientes de Redmond. El paso traumático de Windows Phone 7 a Windows Phone 8, la adquisición y posterior descarte de Nokia, la falta de una alta gama sólida y el debut de Windows 10 Mobile en un estado calamitoso sellaron el destino del sistema operativo. Es una verdadera pena. Windows Phone llegó a ser muy popular en Europa y América Latina. En vez de ganar fuerza allí, algunas mentes de Microsoft juzgaron a todo el proyecto por su rendimiento en los Estados Unidos, donde jamás superó el 5 por ciento de adopción. Hoy, los usuarios de dispositivos móviles estamos atrapados en el duopolio Apple-Google. ¿Acaso hay lugar para un tercer jugador?

Deja tu voto

5 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 13

Upvotes: 9

Upvotes percentage: 69.230769%

Downvotes: 4

Downvotes percentage: 30.769231%