Los ordenadores de la Unión Soviética

El desarrollo de la informática en Occidente es bien conocido, pero al otro lado del muro también había ordenadores. Sin embargo, su existencia dependía de factores como la reproducción no sancionada y el espionaje, con un Bloque Oriental haciendo lo imposible para mantenerse a la par de sus rivales capitalistas en el oeste. En esencia, esto provocó que los ordenadores de la Unión Sovíética más importantes, salvo algunas excepciones, nunca dejaran de ser clones de sistemas creados en Occidente. En esta ocasión, te presentamos a algunos de ellos.

¿Por qué hacer un artículo como este en el día de hoy? Quienes sepan un poco de historia comprenderán la relación rápidamente, pero aquellos quienes tal vez sean demasiado jóvenes deben saber que un día como hoy en el año 1991, Mikhail Sergeyevich Gorbachev renunciaba al Partido Comunista, luego de sufrir un intento de golpe de estado a manos de su vicepresidente, el primer ministro, el ministro de defensa, el jefe de la KGB, y otros oficiales de alto rango. Fue todo un “momento bisagra” para ese país. Cuatro meses después, la Unión Soviética dejaba de existir, al igual que muchos de sus mecanismos de funcionamento. Obviamente no fue el fin del comunismo, pero la Rusia Roja fue su defensora más imponente.

A pesar de las diferencias ideológicas, Occidente tuvo un rol fundamental en el desarrollo informático soviético. El embargo establecido por el CoCom (algo así como Comité Coordinador para el Control de Exportaciones Multilaterales) impedía que los países del Bloque Oriental obtuvieran ordenadores de forma legal, por lo cual fue crítica la clonación ilegal de sistemas. Dicho en otras palabras, espionaje. Aunque es poco probable imaginar a un agente de la KGB cruzando la frontera al trote con un ordenador bajo del brazo, la idea no es del todo descabellada. IBM, Intel, AMD, DEC y Motorola fueron algunas de las empresas que vieron sus procesadores clonados al otro lado del muro. Ordenadores enteros fueron sometidos al mismo proceso, mientras que el software era también un blanco muy deseado por las autoridades soviéticas. De hecho, una de las mejores maniobras que realizó Occidente no fue precisamente bloquear estos robos, sino usarlos a su favor. Además de los clásicos arrestos de posibles agentes ocultos de la KGB, Estados Unidos dejó que la agencia rusa robara lo que quisiera… luego de realizar algunas modificaciones. Estos “Caballos de Troya” reinventados a nivel hardware y software hicieron estragos al otro lado del muro.

Y al final, esta política de copiar y no desarrollar tuvo sus consecuencias. La Unión Soviética jamás pudo igualar el ritmo de los Estados Unidos. A finales de la década de los ‘80, la diferencia en existencias de ordenadores personales estaba a favor de los estadounidenses con una relación de 250 a 1. Además de haber pocos sistemas, eran extremadamente caros de producir en la Unión Soviética. Al mismo tiempo, las clonaciones trajeron algunos problemas de compatibilidad que obligaban a los ingenieros a “improvisar”, si así se lo quiere llamar. Alemania del Este fue particularmente importante a la hora de crear procesadores equivalentes, especialmente las creaciones de Zilog. Y la ironía es que esta falta brutal de recursos dio espacio a una nueva generación de programadores y desarrolladores que, una vez caída la cortina de hierro, lograron exportar sus ideas a Occidente, en donde fueron bien recibidas. El campo de entrenamiento para ellos fueron esos clones ilegales e imperfectos que debian ser de uso compartido para aumentar su eficiencia. Hoy, te presentaremos a algunos de esos ordenadores.

MESM

Para muchos, el MESM (Malaya Elektronno-Schetnaya Mashina), fue el que inició todo. El MESM fue el primer ordenador programable creado en la Europa continental, en el Instituto Kiev de Electrotecnología. Comenzó sus operaciones en 1950, podía lidiar con unas tres mil operaciones por minuto, y necesitaba unas seis mil válvulas para funcionar. El MESM daría paso a sistemas más poderosos, utilizados en el desarrollo de armas atómicas.

ES EVM

Estados Unidos colocó a un hombre en la Luna, y uno de los sistemas utilizados fue el IBM System/360. La Unión Soviética tenía un proyecto de desarrollo complejo pero muy interesante, sin embargo, decisiones políticas y la necesidad de un estándar común llevaron a la idea de que era mejor copiar lo que tenia Occidente. Así fue como la serie ES EVM se convirtió en la primera clonación soviética del System/360. En su momento IBM demostró interés en desarrollar el ES EVM, pero la política metió la cola otra vez: La Unión Soviética invadió Afganistán, y el contacto se interrumpió de inmediato.

ES PEVM

El juego de robar y copiar diseños de ordenadores estaba en su punto más alto. Los clones del famoso IBM System/360 fueron apenas la punta del iceberg. Eventualmente, haría acto de presencia sistema ES PEVM, un clon casi perfecto de la IBM PC. Además de ejecutar de DOS, el ES PEVM podía incluso cargar las primeras versiones de Windows.

Agat

La serie de ordenadores Agat fue nada menos que el clon soviético del Apple II, a un nivel tal que el nombre de Steve Wozniak podía encontrarse en la memoria. Presentado oficialmente en la Feria de Moscú en 1983, el primer modelo Agat-4 se convirtió en uno de los sistemas más populares a través del Bloque Oriental, y fueron ampliamente usados en educación. Aún así, aunque su costo era mucho más bajo en comparación con otros ordenadores, seguía siendo prohibitivo para el salario promedio.

Elektronika 60

A simple vista no hay mucho para decir sobre el sistema Elektronika 60. Un clon del DEC PDP-11 con 8 KB de RAM y 81 instrucciones, el Elektronika 60 pasó a la historia en 1985 gracias a cierto programador ruso, que sin imaginarlo, creó a uno de los juegos más espectaculares de la historia. El programador era Alexey Pajitnov, y por supuesto, el juego era el Tetris.

Vector-06C

El sistema Vector-06C probablemente haya sido uno de los primeros que sufrió el impacto de la popularidad de los clones basados en el IBM PC. Tenía 64 KB de RAM y utilizaba el chip KR580VM80A, un clon del Intel 8080. Incluso iba a tener una “versión Turbo” basada en el Z80, que elevaría su velocidad a 12 Mhz, pero nunca vio la luz por razones económicas.

Pentagon

El ZX Spectrum fue también un blanco muy apreciado para la clonación, y existieron muchas versiones al otro lado del muro. El ordenador Pentagon, que originalmente apareció en 1989, tiene mucho de “DIY” ya que era ensamblado por entusiastas, e incluso hoy pueden encontrarse algunas variantes modernas con cosas como lector de tarjetas SD y puertos Ethernet. Su circuito era relativamente fácil de copiar, y para muchos, fue el primer ordenador a su alcance.

Iskra-1030

Finalmente llegamos a lo que se podría considerar como “fase de clones modernos”, con el ordenador Iskra-1030, lanzado en 1989. Este ordenador utilizaba el chip KP1810BM86, un clon del Intel 8086 con una velocidad de reloj de 4.77 Mhz. 640 Kilobytes de RAM, vídeo CGA, y un disco duro de 20 MB le daban forma a este ordenador que llegaba seis años después del lanzamiento de su contraparte en Occidente.

Y la historia sigue… pero no tanto para la Unión Soviética, ya que dos años después sería poco más que un recuerdo. Hoy en día existe cierta “melancolía” por el viejo estado, y los "recuerdos" se venden como pan caliente. Sin embargo, al estudiar de cerca a estos modelos comprendemos rápidamente que la relación entre la informática y el estado comunista no fue del todo buena, debido principalmente a las reiteradas ocasiones en las que la política se colocaba por encima del desarrollo. Esto ha sido apenas un vistazo diferente a algo a lo que ya damos por hecho en estos días. Esperamos que te haya gustado. ¡Buena suerte!

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%