Los tardígrados serán las últimas criaturas sobre la Tierra

Las cucarachas no tienen nada frente a ellos

En más de una oportunidad los medios especializados han hablado sobre la resistencia de los tardígrados a condiciones extremas como el vacío del espacio, temperaturas cercanas al cero absoluto, y una escasez crítica de agua y alimento. Pero un reciente estudio publicado por investigadores de las universidades de Oxford y Harvard indica que también sobrevivirán a diferentes eventos de esterilización a escala global, resistiendo incluso hasta convertirse en la última forma de vida del planeta. Lo único que podrá aniquilarlos por completo, es la furia de nuestro Sol agonizante.

La especie humana es muy frágil. Cualquier cambio brusco de temperatura, falta de agua o alimento, enfermedad, exceso o déficit de presión, y la presencia de altos niveles de radiación podrían terminar nuestra historia de forma prematura. Una vieja frase dice que la necesidad es la madre de toda invención, y con cada nuevo desafío, la humanidad ha encontrado la manera de adaptarse, pero hay ciertas condiciones que demandarán mucho más que una solución tecnológica. Un reciente estudio publicado en el PNAS sugiere que la llamada «sexta extinción» ya comenzó, sin embargo, existe un animal que podría sacudirse ese evento como si fuera polvo: El tardígrado.

¿Supervivencia? Debemos aprender de ellos entonces

De acuerdo al trabajo surgido de la más reciente colaboración entre la Universidad de Harvard y la Universidad de Oxford, los tardígrados evitarán con facilidad no sólo las extinciones «locales», sino también a catástrofes astrofísicas como el impacto de un asteroide, una supernova, o un brote de rayos gamma. La clave para destruir a los tardígrados es la desaparición absoluta de los océanos, y lo único que podría desarrollar semejante evento dentro de algunos miles de millones de años es nuestro Sol.

Solamente se conocen dos asteroides en nuestro sistema solar, Vesta y Pallas, con la masa suficiente para evaporar toda el agua de la Tierra a través de un impacto. Una supernova debería ocurrir a menos de 0.13 años luz para lograr lo mismo (recordemos que Próxima Centauri se encuentra a 4.22 años luz de distancia), y los brotes de rayos gamma, más allá de su potencial letal, son muy raros y están demasiado lejos: Se necesitaría uno a 45 años luz. En resumen, las probabilidades de que un evento catastrófico acabe con la vida en la Tierra incluyendo a los tardígrados antes de que el Sol evapore a los océanos es de un millón a uno. Eso indicaría que una vez instalada, la vida en general sería muy difícil de eliminar por completo.

Deja tu voto

3 points
Upvote Downvote

Total votes: 7

Upvotes: 5

Upvotes percentage: 71.428571%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 28.571429%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *