Museo Nacional de Japón publica anime de comienzos del siglo XX

El anime es mucho más de lo que ofrece el mercado hoy. Para conocerlo a la perfección es necesario viajar en el tiempo, estudiar trabajos previos, asimilar las limitaciones que enfrentaban los animadores de la época, y rastrear sus primeros pasos como medio experimental. El anime está cumpliendo un siglo de vida, y a modo de celebración, el Museo Nacional de Arte de Japón publicó en línea un total de 64 cortos creados entre 1917 y 1941. Algunos de ellos recibieron una restauración digital completa, y otros fueron descubiertos bajo circunstancias muy curiosas.

Mi retiro del anime sigue intacto, y una de las razones es que los nuevos trabajos no son tan atractivos. El contenido original no cuenta con la sustancia necesaria para convertirse en «clásico», y el factor nostálgico (digamos, los regresos de Dragon Ball, Sailor Moon, Cardcaptor Sakura, y el «retcon número 63» de Evangelion) tiene sus límites a pesar de las ventajas comerciales iniciales. Personalmente, lo siento un poco vacío al anime actual, y después de leer algunos comentarios en la Web, es evidente que hay muchos fans allá afuera con el mismo sentimiento. Tal vez estamos ante una etapa de transición para el anime, lo cual no suena tan descabellado si consideramos que está cumpliendo cien años. ¿De dónde sale esa edad? Al igual que sucede con el cine tradicional, el anime tiene varios «cortos perdidos», pero los historiadores coinciden en que el medio «explotó» durante el año 1917, y el filme más antiguo en existencia, Namakura Gatana, pertenece a ese año. ¿Quieres verlo?

Namakura Gatana cuenta la historia de un samurai que comete el error de comprar una espada sin filo…

Si la respuesta es afirmativa, entonces debes saber que el Museo Nacional de Arte de Japón publicó en línea un total de 64 cortos de anime, y todas las personas interesadas podrán acceder a ellos sin cargo alguno hasta fin de año. Namakura Gatana (traducido «The Dull Sword», algo así como «La Espada Sin Filo») aparece al tope de la lista junto a Urashima Taro del año 1918. Lo más llamativo de estos cortos es que ambos fueron redescubiertos en marzo de 2008, dentro de una tienda de antigüedades en la ciudad de Osaka. Ambos recibieron la restauración digital correspondiente, y también encontramos subtítulos en inglés.

Definitivamente celebramos esta decisión de publicar el material, ya que nos permite entender la evolución que experimentó el anime en apenas 24 años. Para ver los vídeos no necesitas nada en especial. Haz clic en el corto que deseas abrir, y junto a su descripción encontrarás un gran botón que dice «Watch». Eso es todo.

Deja tu voto

2 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 38

Upvotes: 20

Upvotes percentage: 52.631579%

Downvotes: 18

Downvotes percentage: 47.368421%