Oldweb.today: Explora el pasado de la Web

Numerosas torres color beige dominaban el panorama. Los módems telefónicos se elevaban en un coro de horror antes de otorgar acceso a cuentagotas. Las páginas en aquellos años habían desarrollado una perversa adicción por el elemento «blink», y cada visita se transformaba en una especie de carnaval digital. Así era la Web en los ‘90, y si quieres llevar a cabo una expedición arqueológica, todo lo que debes hacer es visitar el portal llamado Oldweb.today.

Servicios gratuitos, aplicaciones de todo tipo, juegos, herramientas colaborativas, plataformas de noticias, redes sociales, mensajería instantánea, intercambio de archivos… la Web ha avanzado mucho, pero no tenemos dudas de que lo mejor está por venir. Lo mismo pensábamos en plena década de los ‘90, cuando Microsoft gobernaba el mundo y tener una casilla de correo electrónico era tan raro que alguien hizo una película basada en esa herramienta. La Web de los ‘90 era más sencilla e inocente, pero no necesariamente menos caótica. Debíamos trabajar en espacios de tiempo muy limitados (de hecho, hice volar por los aires los recibos de un par de líneas telefónicas), y hacíamos promesas imposibles a dioses oscuros con el deseo de obtener 500 bytes por segundo extra para hacer más rápidas nuestras descargas.

Oldweb.today
Yahoo! era un monstruo en 1996…

¿Interesado en conocer «esa» Web? El portal llamado Oldweb.today tiene todo lo que necesitas. En esencia, el portal ejecuta a un navegador antiguo y toma un enlace almacenado en múltiples archivos Web, de modo tal que es posible visualizar el diseño original de muchas páginas sin hacer maniobras extrañas sobre nuestro ordenador. El aspecto técnico es mucho más complejo de lo que aparenta. Oldweb.today utiliza contenedores Docker para administrar las sesiones de los usuarios, un tridente de emuladores (Wine, Basilisk y Sheepshaver) se encarga de ejecutar los navegadores, Python WayBack trabaja como proxy, noVNC añade soporte VNC en HTML a través de WebSockets, y dos APIs (Memento Web y MemGator) mantienen la comunicación con los archivos web (más de una docena, para ser precisos).

Sin lugar a dudas estamos ante un trabajo de software muy avanzado, pero hay un problema: No logré hacerlo funcionar. Después de tres navegadores y dos ordenadores diferentes, me vi obligado a tirar la toalla, imaginando que tal vez existan demasiadas solicitudes en espera. Aún así, creo que deberías hacer la prueba. Si no sabes con exactitud qué página visitar, el botón «I’m feeling Random» se encargará de presentar un enlace adecuado para que inicies tu exploración. Compara lo que aparece en tu pantalla con la Web que puedes disfrutar hoy: Algunas cosas podrían ser mucho más sencillas, pero hay otras a las que bajo ninguna circunstancia deberíamos volver (incendia un CD-ROM de America On-Line…)

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%