RoboBee: El insecto robótico de la Universidad de Harvard

27 Flares Twitter 23 Facebook 0 Google+ 4 Pin It Share 0 Email -- 27 Flares ×

¿Qué tan pequeño puede ser un robot? Los expertos en nanorobótica están trabajando muy duro para averiguarlo. Por otro lado, los insectos sirven como extraordinaria fuente de inspiración, especialmente aquellos que tienen la capacidad de volar. Desarrollar un robot a escala humana es posible, ¿pero qué sucede cuando se quiere hacer un robot volador del tamaño de una mosca o una abeja? La respuesta llega a través de la Universidad de Harvard y su RoboBee. Pesa solamente ochenta miligramos, y no es más grande que un clip de oficina.

A pesar de que siempre tratamos de alejarlas/aniquilarlas de alguna forma, las moscas no dejan de ser algo sorprendente. La velocidad a la que se mueven y su impresionante capacidad de maniobra hace que nos preguntemos cómo es que no se deshacen en el aire. Lo mismo se puede extender a otros insectos voladores como abejas o avispas, aunque observarlas de cerca requiere un poco más de audacia. Si la naturaleza nos brinda ejemplos tan contundentes, es casi inevitable para la ciencia tratar de imitarla. Claro que, es más fácil decirlo que hacerlo. Limitaciones en aspectos mecánicos y de fuentes de energía presentan desafíos muy grandes.

Como pueden observar en el vídeo, el aspecto energético no ha sido resuelto, pero el resto parece estar en muy buen camino. El robot se llama RoboBee, y es una creación provenientes de la Universidad de Harvard. Es el primer vuelo controlado de un insecto robótico, y representa más de diez años de investigación y desarrollo. ¿Por qué tanto tiempo? Porque sólo los más recientes descubrimientos en manufactura, diseño y creación de materiales súper livianos han permitido que se materialice. El movimiento de las alas, que puede ser independiente, depende de dos actuadores piezoeléctricos, que se expanden y contraen a alta velocidad cuando se les aplica un campo eléctrico. De hecho, el RoboBee mueve sus alas 120 veces por segundo, por lo que frente a la lente de algunas cámaras se hacen prácticamente invisibles.

El peso total del RoboBee asciende a 80 miligramos, y su envergadura no supera los tres centímetros. De acuerdo a Robert J. Wood, profesor en la escuela SEAS de la Universidad de Harvard, debieron desarrollar sus propias soluciones para cada uno de los problemas que afectaban al diseño. Los nuevos métodos de fabricación de SEAS han llevado a la creación de una importante cantidad de prototipos, unos veinte en los últimos seis meses. Aunque existen varios destinos teóricos para algo como el RoboBee (desde monitoreo ambiental hasta operaciones de búsqueda y rescate) probablemente su contribución más importante esté en los flamantes mecanismos de fabricación y aplicación de materiales.


  • Yomero

    El problema con todos los objetos en miniatura es el mismo: la fuente de energía. Pero el día que se pueda tener una batería de alto rendimiento en miniatura, ese día veremos objetos que actualmente están en el campo de la ficción.

  • Anónimo

    Es u verdadero MILAGRO que DARPA no esté detrás de este proyecto…
    Aunque…
    Espero ver en la siguiente publicación de NeoTeo el artículo "AlphaDog: siguiendo al líder volando como mosquito"

  • rafa

    ahi lo teneis,colocando una micro camara y la mosca robotica ya permitira a los gobiernos meterse hasta la cocina de la intimidad de los ciudadanos……

    • Hacx

      #3 Por lo menos en Argentina no,si el gobierno no pone plata ni para comprarse un rollo higienico…Con lo ratas que son,ni uno de carton compran :P.

  • Ramón Güerri

    Tenía uno de esos cuchillos del milenio pasado, que bien afilados podían usarse para afeifar (navajas les llamaban)y como cada día enfrente del espejo multipantalla se miraba con la boca abierta mientras se rasuraba debajo de la nariz.
    El ruido del insecto y su rápido vuelo en la pantalla de la izquierda no inducían a sospechar nada.Con la ventana abierta el antisistema quería demostrar que el climatizador no era necesario aunque tuviera que sufrir la molestia de algún pequeño insecto, valía la pena. Ahora intentaba averiguar como se creaba un espejo, le habian dicho que se usaba la plata, y lo iba a hacer él mismo.
    Aunque lo sabía, no le dió tiempo a pensarlo, el insecto era un kildronbot y se introdujo en su boca, si llegaba al estómago liberaría su carga de veneno asesino, por lo que aspiró con fuerza para inhalarlo. El ataque de tos, fue violento, pues las minúsculas alas dieron el cosquilleo necesario, y sus pulmones expulsaron al intruso que impactó contra la pantalla-espejo, haciéndose mil pedazos y esparciendo pequeñas microgotitas del veneno que le hubiera costado la vida. Inhaló, acto seguido algo de colutorio, con el fin de provocarse mas tos, y asegurarse de que ni una pequeña porción del veneno había quedado dentro de si.
    Y mientras gruesos lagrimones, provocados por la tos, caían por sus mejillas, llegó a la conclusión de que el gobierno lo había intentado de nuevo.

    • Cristobal Ochoa

      #4

      De donde sacaste ese texto?

      • Ramón Güerri

        #5
        Es creación mía.
        de hecho está un poco resumido. el original también comentaba sobre los robots polinizadores que sustituian a las abejas exterminadas por los pesticidas nicotinoides.
        Lo hize especialmente para este tema como un relato corto.