Skylys: Concepto de coche volador híbrido

A pesar de las constantes demoras, los problemas de diseño y las trampas burocráticas, el sueño del coche volador está muy lejos de desaparecer. En esta oportunidad, nos encontramos con el concepto Skylys, desarrollado por Mix Aerospace. Se trata de un híbrido entre coche eléctrico y una especie de helicóptero, que puede dejar atrás a su módulo de vuelo una vez que se encuentra en tierra.

¿Has visto un coche volador en estos días? No te preocupes, yo tampoco. Algunos lo consideran el ejemplo definitivo de vaporware. Otros, una idea inalcanzable, estimulada principalmente por la ciencia ficción. El mundo real demostró ser extremadamente duro con el coche volador. Aquellas compañías que han alcanzado un diseño relativamente seguro y estable, luchan diariamente con permisos y certificaciones para establecer bajo qué categorías legales cae el vehículo. Y después están los desarrollos que ni siquiera lograron abandonar el tablero de dibujo. Mientras tanto, sólo podemos explorar ideas y soñar un rato. Uno de los conceptos más recientes es Skylys, que además de ser un coche volador, también es eléctrico.

Skylys

 

Un aspecto que separa a Skylys del resto es su configuración modular. En la calle se comporta como cualquier otro coche eléctrico de tres ruedas que podamos imaginar, pero al momento de despegar, se acopla a un módulo especial de vuelo, transformándose en la cabina de un vehículo aéreo, y funcionando en gran medida como si fuera un helicóptero. La compañía creadora, Mix Aerospace, visualiza aplicaciones de protección civil para el Skylys. Policía, bomberos, ambulancias y unidades de rescate forman parte de la lista, pero con una licencia para volar helicópteros, su uso privado para desplazarse dentro de una misma ciudad no debería generar inconvenientes. Todo lo que tenemos del Skylys hasta ahora son impresiones artísticas, y a decir verdad, son varios los diseños que están en consideración.

La gente de Mix Aerospace decidió colocar a Skylys en una campaña de Indiegogo. La diferencia es que no están buscando vender prototipos aún, sino que necesitan una cantidad significativa de efectivo para financiar el resto del proceso, y establecerse en Silicon Valley. Cuando digo “significativa”, no es broma: 2.25 millones de euros. Más allá de del atractivo que tiene el concepto, no deja de ser una idea extremadamente complicada de vender, y el hecho de haber obtenido 140 euros en 15 días es una clara prueba de ello. Aún así, consideremos el potencial por un momento. Eléctrico, sin emisiones, seguro, y además volador. Apenas el mundo esté listo, tanto el Skylys como otros proyectos similares deberían convertirse en mucho más que ideas.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%