Smart City: La ciudad del futuro, según Nissan

Soñar con la ciudad del futuro no es muy difícil. A decir verdad, hemos estado haciendo eso durante los últimos cincuenta años, pero a pesar de los avances tecnológicos, son detalles políticos y económicos los que nos mantienen alejados de ese ideal. Cualquier ciudad a la que imaginemos como inteligente también debe tener un transporte inteligente, pero la gente de Nissan va mucho más allá, visualizando una relación estrecha y eficiente entre ciudad, hogares, oficinas, y coches eléctricos.

Todos sabemos que la transición hacia las fuentes renovables de energía ya se ha iniciado. Por supuesto, la industria del petróleo no va a desaparecer de la noche a la mañana, y lo lógico es asumir que dará pelea durante años, ya que todavía mueve cientos de miles de millones de dólares. Cuando Tesla liberó todas sus patentes en junio 2014, su CEO Elon Musk dijo que la verdadera competencia para los vehículos eléctricos estaba en los coches convencionales. Su existencia también afecta a otros desarrollos, por ejemplo, las mismas ciudades en las que vivimos. Una buena parte de su infraestructura está pensada para hacer lugar (mucho lugar) al coche que consume combustible normal. Ahora… ¿y si esto no fuera así? ¿Qué tal sería una mayor integración entre coche y ciudad, en la que un vehículo no sólo es un medio de transporte, sino también una fuente de energía para el hogar y la oficina? (Nota: Subtítulos en español disponibles)

 

Ese es el concepto que la gente de Nissan exploró junto a Foster + Partners, en un vídeo llamado «La gasolinera del futuro». El punto es que… no hay gasolinera en el sentido tradicional de la palabra. La ciudad entera es una gasolinera, con puestos de recarga inalámbrica libres y gratuitos que pueden ser ocupados de modo autónomo durante la noche gracias a la conducción independiente de los coches. Durante el día, y de ser necesario, los coches cambian su rol para transformarse en fuentes de energía que alimentan tanto a hogares y oficinas como a la red en general. Las baterías LEAF recicladas que ya no tienen uso en sus vehículos se convierten en un sistema de almacenamiento hogareño, reduciendo el desperdicio energético y extendiendo su vida útil. De más está decirlo, esta nueva automatización de los coches trae a la mesa una ronda adicional de beneficios, como el que propone MIT en este pequeño corto:

 

En resumen, al ceder de manera efectiva el control de la conducción, los coches interconectados ganan la capacidad de alterar su velocidad y dirección dinámicamente, arrancando de raíz viejas ideas como las intersecciones y las luces de tránsito. Lamentablemente, la constante defensa del statu quo por parte de políticos ineptos y empresarios ahogados en la codicia nos hace pensar que la visión de Nissan necesitará décadas enteras para convertirse en realidad, o mejor dicho, un cambio generacional completo. Espero que podamos verlo.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%