Sony patentó la transferencia inalámbrica de energía entre dispositivos

De un smartphone a otro, sin enlaces físicos

En las últimas horas hemos recibido varias noticias provenientes de Sony. Una de ellas nos lleva directamente al territorio de las patentes, y aunque siempre es necesario tomar su contenido con pinzas, lo que propone el gigante japonés es muy interesante: Que un smartphone pueda transferir energía a otro de forma inalámbrica, u obtenerla de dispositivos cercanos. Esto podría sacar de un apuro a millones de usuarios que luchan con los límites de sus baterías siempre y cuando llegue al mercado, y no se trate de una solución demasiado «exclusiva» por así decirlo…

Llevar cables y baterías a todas partes, pelear por un tomacorriente disponible en un Starbucks, depender (y desconfiar) de los cargadores públicos… los dispositivos móviles simplificaron muchos aspectos de nuestras vidas, pero mantenerlos encendidos es un desafío enorme. Ya hemos desinstalado Facebook e Instagram, reducido el brillo de la pantalla, interrumpido la sincronización en segundo plano, desactivado el WiFi cuando no lo necesitamos, y mucho más. Sin embargo, el smartphone promedio nos recuerda a esas crías que gritan en los nidos pidiendo comida. Se han explorado muchas soluciones, y una que está ganando tracción de a poco es la recarga inalámbrica. Hace poco vimos el experimento de Disney que convirtió a una habitación entera en un supercargador con paredes de aluminio, pero la idea de Sony es mucho más sutil.

Como siempre, los dibujos de las patentes son básicos

De acuerdo a la patente 20170063431, que fue aprobada el pasado 2 de marzo, Sony ha imaginado un método para «configurar» energía y datos en forma inalámbrica. En otras palabras, un análogo al NFC que también recarga baterías. El punto más llamativo de esta patente es que nos enseña a dos smartphones «compartiendo» energía sin la intervención de cables, pero eso no es todo. El resto de los dibujos sugieren un comportamiento similar entre electrodomésticos de mayor tamaño, como televisores y reproductores de vídeo, transformando a todos ellos en «estaciones» equipadas con antenas que recargan a nuestro smartphone.

Por supuesto, esto genera algunas dudas, comenzando por los niveles de eficiencia, la distancia mínima a la que deberían ubicarse los dispositivos, y la durabilidad de las baterías de litio, que ya tienen suficiente con los ciclos normales de carga y descarga. El texto de la patente describe la posibilidad de impedir la transferencia de energía si el dispositivo que actúa como fuente se encuentra funcionando con baterías. ¿Está el mundo listo para ver a smartphones convertidos en pequeños vampiros, o mejor seguimos con baterías de emergencia y cargadores?

Leave your vote

11 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 11

Upvotes: 11

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

  • Enrique Gabriel Ojeda

    No se puede patentar eso. Ya existe desde hace mucho