Splashtop 2: Acceso y control remoto en tu ordenador

62 Flares Twitter 60 Facebook 0 Google+ 2 Pin It Share 0 Email -- 62 Flares ×

Hay veces en las que ni siquiera la sincronización de archivos nos puede sacar de un apuro. Puede que el archivo que necesitemos sea demasiado grande para sincronizarlo, o tal vez debemos ejecutar un programa en el sistema de escritorio, que no está instalado en nuestra portátil. Más allá de la situación, acceder y controlar en forma remota (además de privada) a nuestro ordenador puede ser extremadamente útil. Hay varias herramientas que nos permiten hacer esto, pero una relativamente reciente es la versión 2 de Splashtop, gratuita para uso personal.

Desde hace un tiempo he estado utilizando TeamViewer para aquellos casos en los que debo acceder a mi ordenador cuando sé que no voy a poder estar frente a él. También me ha servido para “rescatar” a algún amigo que se encuentra con un problema extraño en su sistema. Y aunque no siento la necesidad inmediata de reemplazarlo, siempre hay que estar listo para probar otras alternativas. Splashtop lleva un par de años entre nosotros. Incluso fue posible verlo en acción en una conferencia de Nvidia, enviando un streaming de Skyrim a una tablet. Esa es una de las características más importantes de Splashtop: Su soporte para dispositivos móviles basados en iOS y Android.

La versión 2 de Splashtop fue presentada a finales del año pasado, y recientemente ha recibido actualizaciones para los builds de iOS y Android. Lo único que necesitas es descargar Splashtop 2 en el ordenador que recibirá el acceso remoto, mientras que en el otro sistema debes descargar, instalar y ejecutar el “Streamer”. Splashtop 2 requiere de una cuenta de usuario, la cual puedes obtener en un par de minutos como mucho. Una vez que el Streamer queda residente en el sistema remoto, podrás cambiar sus propiedades, que a decir verdad no son muchas (la resolución, por ejemplo). Una vez iniciada la sesión, podrás encontrar algunos comandos extra en la parte superior de la ventana, que entre otras cosas permiten entrar en modo de pantalla completa, cambiar la escala, ver el cursor remoto, e insertar un “Ctrl+Alt+Del”.

De momento sólo he podido evaluar a Splashtop 2 a través de una red local híbrida, pero aún con una buena dosis de congestión (para que las condiciones no sean tan ideales), debo reconocer que su rendimiento fue más que aceptable. La representación del escritorio remoto fue completa, sin cambios en los colores, y más allá de un leve retraso en el vídeo, la reproducción Flash en YouTube llegó sin inconvenientes. Splashtop 2 es gratuito siempre y cuando sea utilizado en forma personal, de lo contrario, su utilización en entornos comerciales requiere de una suscripción de cien dólares anuales. Si la administración remota te interesa, deberías probar a Splashtop 2 en algún momento.