SteadXP: Estabilizador de cámaras que se adapta a cualquier modelo

De nada sirve bajar una colina a toda velocidad en bicicleta o subir a la montaña rusa más exigente con una cámara en la mano si todo lo que vamos a obtener es vídeo irregular, repleto de saltos, temblores y otros movimientos espontáneos. Las plataformas de edición más importantes poseen funciones internas o plugins compatibles que permiten estabilizar el vídeo hasta cierto punto, pero la gente detrás del SteadXP promete una solución más avanzada con un módulo de hardware dedicado, que se puede conectar a cualquier modelo de cámara.

Si la industria del cine invierte cientos de miles de dólares por proyecto para estabilizar sus cámaras, la razón es obvia: No es sencillo. Con el paso de los años, han surgido diferentes alternativas en software y proyectos DIY que habilitan a los entusiastas a reproducir con una calidad bastante buena los resultados profesionales. Sin embargo, elementos como la filmación casual, la popularidad de las cámaras GoPro y el avance de los drones demandan que la estabilización de imágenes y vídeo baje aún más sus costos. Alguno tal vez esté pensando «para eso existe el Warp Stabilizer en After Effects y Premiere Pro», pero es necesario reconocer que el trabajo final de esa función no siempre cumple con las expectativas del usuario.

Hagamos un poco de lugar para SteadXP. La idea de sus desarrolladores es combinar el vídeo original con datos adicionales de movimiento registrados por un pequeño módulo dedicado. Luego del post-procesamiento con el software que acompaña al accesorio, el vídeo que parecía extraído de una zona de terremoto estará completamente estabilizado, sin necesidad de soportes adicionales. SteadXP tiene dos versiones. La primera ha sido especialmente diseñada para las cámaras GoPro Hero2, 3 y 4, de modo tal que se acopla a la perfección en la parte posterior. Y la segunda es aún más flexible, debido a que se conecta en la llamada zapata, con la ayuda de dos cables extra (RCA de vídeo y micrófono).

SteadXP comenzó sus rondas en Kickstarter el pasado 10 de septiembre, y en apenas cuatro días logró reunir los 150 mil euros que necesitaba. Las opciones más económicas en ambos modelos se encuentran completamente agotadas, por lo tanto, cualquier potencial comprador deberá pagar un mínimo de 140 euros a cambio de la versión compatible con GoPro, o 230 euros en el caso de la versión universal. Si no hay ningún incidente, las primeras entregas se harán efectivas en marzo del año que viene.

Leave your vote

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%