The Bottlenecker: Cómo saber si el hardware de tu PC tendrá un cuello de botella

Más allá de la potencia, lo ideal es lograr un buen equilibrio

Una pregunta bastante frecuente en los foros y portales dedicados al hardware es si la combinación entre una tarjeta gráfica y un procesador formarán un cuello de botella. Básicamente, el objetivo es evitar que un componente «estrangule» al otro y perjudique el rendimiento del ordenador. El portal The Bottlenecker presenta una calculadora que nos permite determinar (hasta cierto punto) si existirá un cuello de botella en la relación CPU-GPU antes de invertir nuestro dinero.

Una de las razones por las que cualquier sesión de benchmarking necesita llevarse a cabo con mucho cuidado es la existencia de los cuellos de botella. En ciertas ocasiones, lo que se busca es crearlos a propósito para detectar los límites de un componente, pero en términos generales, el usuario debe escapar de ellos como sea. Tratar de adquirir la tarjeta gráfica más poderosa que nuestro presupuesto permita es muy tentador, sin embargo, si el procesador no se encuentra a la altura de las circunstancias, lo único que lograremos es encadenar al GPU. Por supuesto, lo mismo puede suceder en sentido contrario, con un procesador anclado a la «anemia» del chip gráfico. Acumular información es vital a la hora de encontrar el balance exacto para nuestro hardware. La Web está repleta de benchmarks y experiencias personales que nos ayudan mucho a establecer el vínculo entre CPU y GPU, pero el portal The Bottlenecker ofrece algo aún mejor: Una calculadora.

El análisis comienza aquí, ingresando la configuración

Todo lo que debemos hacer es ingresar parámetros esenciales del ordenador (sea real o teórico), comenzando por el procesador y la tarjeta gráfica, los módulos de memoria RAM, y finalmente el tipo de almacenamiento. Si el porcentaje queda por debajo del 10 por ciento, The Bottlenecker dirá que se trata de una combinación apropiada. De lo contrario, indicará cuál es la pieza que está actuando como límite, y compartirá una lista de reemplazos. La página no cuenta con ninguna restricción en la cantidad de cálculos que podemos realizar, y el historial completo con los resultados aparece en la parte inferior.

Mala combinación: El APU le impide a la GTX 1080 desarrollar todo su potencial

The Bottlenecker es un trabajo en progreso, y esto se nota principalmente a través de las opciones disponibles. El ojo entrenado detectará que faltan varios modelos de procesadores Kaby Lake en el listado de Intel, mientras que en el caso de AMD aún no se incorporó a los Ryzen 3. Es probable que algunas de las sugerencias tomen por sorpresa al usuario, pero es crítico recordar que no existe ninguna clase de sinergia dentro de las marcas. Dicho de otro modo, usar un CPU y un GPU AMD juntos no hará al ordenador más rápido. De hecho, una recomendación muy común es la de emparejar a un APU AMD con vídeo Nvidia. Al final del día, The Bottlenecker es una referencia más, y no debe ser interpretada como «última palabra». Su información es útil, sin embargo, necesita complementos.

Deja tu voto

13 points
Upvote Downvote

Total votes: 13

Upvotes: 13

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *