To bit or not to bit: ¡Calculan el precio de la felicidad!

No es broma. Por medio de sencillos cálculos, científicos del London School of Economics & Political Science calcularon la relación real entre el ingreso monetario y la felicidad. Y la buena noticia es que la gran parte de los elementos que aportan a nuestro bienestar general no tienen que ver con dinero. ¿Quieres ser feliz gastando poco? ¡Lee esta nota!

En uno de los To bit de principio de este año hablábamos de cómo está fehacientemente demostrado que, a partir de un valor específico de ingreso de dinero, los valores de felicidad percibida se estabilizan. Vale decir que, a partir de cierta cantidad, más dinero no hace la felicidad. Uno de los gráficos que publicamos resumía la idea:

 

Ingresos vs. felicidad percibida.

Pues bien, si nos movemos hacia la parte izquierda del gráfico, ¿qué elementos no relacionados con la plata hacen que los valores de felicidad no disminuyan, a medida que disminuye el ingreso? ¿Qué es lo que lo compensa?

Nattavudh Powdthavee es un especialista en el área, e investiga en el Centro Londinense de Estudios Científicos Económicos y Políticos. Publicó un estudio con un título muy llamativo: Putting a Price Tag on Friends, Relatives, and Neighbours (Poniéndole precio a los amigos, parientes y vecinos). El estudio explora la vieja pregunta: ¿qué es lo que más aporta a nuestra felicidad, el dinero o las relaciones sociales?

Con un análisis exhaustivo, en el estudio se encontró una muy fuerte correlación directa entre el nivel de relaciones sociales y el estado de felicidad o bienestar percibido por cada individuo. Dicho de otra manera, Powdthavee (¡menos mal que existe el copy-paste para escribir el nombre del científico!), encontró los valores monetarios que compensan la falta de relaciones entre las personas.

El universo estudiado fue de 18.547 individuos, con un total de 54.421 preguntas. Además de consultarles sobre qué tan satisfechos están con su vida actual, a los participantes se les realizaron preguntas referidas a su vida social, como “¿Con qué frecuencia te encuentras con amigos o familiares que no viven contigo?” o “¿Con qué frecuencia conversas con tus vecinos?”

 

Dinero y depresión
A partir de cierta cantidad, el dinero ya no aporta a nuestra felicidad.

 

Citando al estudio, la persona que solo ve a sus seres queridos una vez al mes o menos, requiere alrededor de unos 85.000 dólares adicionales al año para estar tan satisfecho con la vida como lo está quien se relaciona con ellos casi todos los días.

Por otra parte, hablar con los vecinos casi todos los días es aproximadamente 27.000 dólares al año más barato que hacerlo una vez al mes o menos.

Esta diferencia es aún más dramática si se considera que en el universo estudiado el ingreso promedio anual es de alrededor de ¡13.000 dólares anuales!

 

Mapa de la felicidad mundial
Mapa de la felicidad mundial (Adrián White, Universidad de Leicester)

 

Parecería que nunca terminamos del todo de entender la importancia de generar vínculos sociales reales (no de mentirita, como los “amigos” de Facebook). Y esto no es casual, ya que los estamentos del poder nos enseñan a concebir los vínculos con los demás como objetos desechables. Ya lo decíamos citando a Zygmunt Bauman en un To bit anterior:

“No es casual que el mundo de hoy promueva las actitudes que tiendan a dividir y premie las actividades competitivas. Al mismo tiempo, degrada los valores de colaboración y el trabajo en equipo al rango de estratagemas temporales que deben abandonarse o eliminarse una vez que se hayan agotado sus beneficios (…) es el resultado de la nueva técnica del poder, que emplea como principal instrumento el descompromiso. Para que el poder fluya, cualquier trama densa de nexos sociales implica un obstáculo que debe ser eliminado. Los poderes globales están abocados al desmantelamiento de esas redes, en nombre de una mayor y constante fluidez, que es la fuente principal de su fuerza y la garantía de su invencibilidad. Y el derrumbe, la fragilidad, la vulnerabilidad, la transitoriedad y la precariedad de los vínculos humanos permiten que esos poderes puedan actuar.”

Así que, amiguitos, ya lo sabemos: dejemos de una vez ese Forever Alone de lado y salgamos a encontrarnos con los demás, ¡aunque más no sea por el dinero que nos ahorraremos! 😛

 

¡Hasta el próximo To bit!

Deja tu voto

-1 points
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 100.000000%

Written by Gianni Sabbione

Gianni Sabbione es editor literario, científico y músico. Como editor trabajó y trabaja en editoriales y medios internacionales de EE.UU., España y Latinoamérica. Es asesor en reorganización y automatización de áreas de IT e investigó en IA y redes neuronales.
Es cantante de su banda, Machaca, y aprovecha su perfil en Neoteo para promocionarla (www.machacaoficial.com.ar). Al menos hasta que se de cuenta el Sr. Director del sitio.

12 Comments

Deja una respuesta
    • Es fácil sacarte de esa duda… “En el universo retorcido y maléfico que tienes en tu mente, ese, que no te deja ver la realidad, que a pezar de todos los problemas en nuestro país, somos felices” allá tú si te consideras un infeliz amargado… ¿Por lo menos leiste el artículo? trata de un estudio científico donde se demuestra, una vez mas, que el dinero no hace la felicidad…

    • Si, pero ¿cuan confiable son los datos de Wikipedia? En la misma tabla del 2006 encuentro a Venezuela también en el puesto 26 y la referencia que se cita es un vinculo roto. Sin embargo, a pesar de que las estadísticas pueden ser engañosas, lo que resalta Gianni Sabbione (ctr-c ctr-v) es que la felicidad depende directamente de nuestros vínculos sociales más que de el dinero y por ende la estabilidad económica del país donde vivimos. Pero lo que mas me llama la atención es la última parte del artículo que describe una realidad que nos afecta, aunque no nos demos cuenta, que la humanidad se esta volviendo mas egoísta y metida en sí misma, pero ¿por que? Porque los que manejan el Poder, sí, los que nos gobiernan están dirigiendo a la humanidad por este camino, sin importarles las consecuencias por sus ávidos deseos de poder y utilizan todo lo que esta a su alcance evidentemente y no se trata de se paranoico, pero como menciona el articulo de referencia: es la realidad, y está sucediendo hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *