To bit or not to bit: Ilusiones auditivas... ¡No creas todo lo que escuches!

To bit or not to bit: Ilusiones auditivas… ¡No creas todo lo que escuches!

55 Flares Twitter 52 Facebook 0 Google+ 3 Pin It Share 0 Email -- 55 Flares ×

¿Qué tienen en común la película The Dark Knight Rises y la canción Tie Your Mother Down de Queen? ¿A qué se parecen un disco de Pink Floyd y M.C. Escher? Las ilusiones auditivas son parte del funcionamiento básico de nuestros sesos y, más que ser una falla mental, son clave en nuestro proceso evolutivo. Todo es ilusión. Vivimos en un mundo de ilusiones, así que… ¡haz click y tendrás la ilusión de estar leyendo una de las mejores notas de la web!

 
Muchos se aventuraron en la investigación de cómo nuestro cerebro procesa los diferentes sentidos. Las ilusiones de todo tipo son populares en la web, y durante mucho tiempo se han considerado una irregularidad que puede jugarnos en contra. Sin embargo, esta aparente ficción que percibe nuestro cerebro no parece ser una desventaja. Actualmente, los paradigmas están dejando de considerar las ilusiones como un fallo mental, ya que en mayor o menor medida, las ilusiones conforman el funcionamiento básico de nuestros sesos y es clave para nuestra supervivencia.
 
Bueno, pero basta de charlas abstractas y vamos al tema que nos ocupa hoy: las ilusiones auditivas. Uno de los estudios sobre cómo engañar al sistema auditivo, algo que seguramente no será novedad para nuestros lectores, es el llamado Tono de Shepard (en referencia a su creador, Roger Shepard, científico del área cognitiva). Se trata de una escala, que puede ser discreta o continua, en donde el efecto es el de un sonido que parece hacerse cada vez más grave o agudo, cuando en realidad esto no es así.
 
To bit or not to bit: Ilusiones auditivas... ¡No creas todo lo que escuches!

A esta ilusión también se le ha llamado “Palo de barbería auditivo” o “Caramelo de barbería auditivo” (Barber´s Pole auditivo), ¿recuerdan? Son esos palos giratorios que hay en la entrada de algunas barberías. La escala de Shepard sería de alguna manera la transpolación auditiva de la imagen sinfín que nos transmite ese objeto. Otra asociación obvia es la relacionada con las escaleras de Penrose.

Técnicamente el efecto se consigue reproduciendo en forma simultánea varias escalas ascendentes separadas por intervalos de octavas. La más grave va aumentando su volumen a medida que sube, al tiempo que la más aguda lo va disminuyendo. Esta combinación de superposición de frecuencias y volúmenes engaña al oído haciendo virtualmente indistinguibles una de la otra, produciendo un efecto “interminable”. Pueden ver aquí un tutorial básico de una escala ascendente, hecho en Avalon.

To bit or not to bit: Ilusiones auditivas... ¡No creas todo lo que escuches!

El sonido tiene algo de perturbador. Algo que parece tocar nuestras cuerdas más íntimas… En parte, porque nuestro cerebro está creyendo escuchar una cosa cuando en realidad está escuchando otra…
 
Ya algunos músicos habían advertido su potencial. Pink Floyd lo utilizó como cierre de su canción Echoes de 1970. Queen lo incluyó en la introducción y cierre de su álbum de 1976, A Day at the Races. La técnica usada por los Queen fue ejecutar un armonio con escalas descendentes y luego reproducirlas al revés.
 
Más acá en el tiempo, el director Christopher Nolan también se dejó seducir por el loop infinito y lo utilizó como sonido del BatPod en Dark Knight Rises. ¿Qué mejor que un motor que puede sonar como que está todo el tiempo acelerando, cada vez más, ad-infinitum?
 

Cosa interesante, el sonido… Todo el tiempo estamos teniendo ilusiones, tanto sensoriales como cognitivas. Para el cerebro no hay absolutos, y la relatividad, que es su moneda corriente, tiene un valor adaptativo: las ilusiones tienen un rol clave en nuestra evolución. Sin embargo, siempre hay pícaros que se van a querer aprovechar de eso para sacar ventaja… Intentaremos desenmascararlos en futuras notas.

¡Hasta el próximo To bit!


Avatar de Gianni Sabbione
Autor: Gianni Sabbione Gianni Sabbione es editor literario, científico y músico. Como editor trabajó y trabaja en editoriales y medios internacionales de EE.UU., España y Latinoamérica. Es asesor en reorganización y automatización de áreas de IT e investigó en IA y redes neuronales. Es cantante de su banda, Machaca, y aprovecha su perfil en Neoteo para promocionarla (www.machacapoprock.com). Al menos hasta que se de cuenta el Sr. Director del sitio.