Vigilancia callejera en China: Reconocimiento automático de rostros y objetos (vídeo)

La palabra que buscas es «miedo»

Las referencias a Gran Hermano y la serie Person of Interest son inevitables. Durante años se dijo que la tecnología iba a alcanzar este punto, y todo lo que vimos fueron burlas sobre paranoia y exageración. Sin embargo, la plataforma de vigilancia «Sense» que utilizan en China es bastante real. 170 millones de cámaras, que sumarán 450 millones de unidades adicionales antes de 2020, están registrando e identificando a cada persona que pasa por sus lentes, y el gobierno no es el único que aprovecha esa información.

De acuerdo con Lin Yuanqing, director del Instituto de Aprendizaje Profundo en Baidu, existe una base de datos masiva que es mantenida por el gobierno chino. Básicamente, casi todas las personas mayores de 18 años con una identificación moderna tienen sus rostros guardados en esa base. La simple idea da escalofríos, pero ese nivel de vigilancia no sólo es tolerado, sino que se está convirtiendo en parte de la vida cotidiana. Varias compañías ya incorporaron al reconocimiento facial para controlar el ingreso a edificios, retirar dinero de cajeros automáticos, e incluso sugerir almuerzos en restaurantes de comida rápida. Si tienes dudas al respecto… observa esto:

La gente detenida o que se mueve a baja velocidad es marcada en amarillo. Aquellos que se desplazan más rápido usando una bicicleta o una moto tienen un cuadro rosa. El resto de los vehículos, en azul. Conteo en tiempo real. Miles de imágenes capturadas por minuto. La escena cambia a una escalera mecánica. «Personas de interés» identificadas con una precisión superior al 90 por ciento, y todo lo que requiere el sistema Sense es uno o dos cuadros. Algunas fuentes sugieren que Sense es un «trabajo en progreso», y que aún necesita tiempo para salir del laboratorio, pero si ya puede hacer eso, imaginen la versión completa.

Así llegamos al gran debate: Privacidad versus seguridad. Los reportes de que el gobierno chino utiliza esta tecnología para intimidar a activistas y disidentes políticos no son nuevos. El plan es convertir a la falacia del «nada que esconder» en verdad, y un paso a la vez, con la conveniencia de desbloquear smartphones y pagar combos en KFC, parecen estar teniendo éxito.

Deja tu voto

7 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 9

Upvotes: 8

Upvotes percentage: 88.888889%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 11.111111%