VRMark: ¿Tu PC está lista para la realidad virtual?

Uno de los aspectos más criticados en esta primera generación de realidad virtual es el alto nivel de requerimientos que impone al usuario. De la noche a la mañana descubrimos que muchas tarjetas gráficas con un rendimiento decente se encuentran muy por debajo de lo que necesitan los cascos virtuales, por lo tanto, cada potencial usuario deberá evaluar a su sistema antes de comprar. Tanto Oculus como Valve poseen sus propias herramientas de benchmarking, pero en junio del año pasado, Futuremark anunció a VRMark. A partir de ahora, VRMark se encuentra disponible para su descarga.

Desactivar el v-sync y aplicar un poco de overclocking en el procesador y la tarjeta gráfica fueron durante años recursos críticos para quienes buscaban exprimir un poco más de sus ordenadores. Sin embargo, esos trucos se quedaron mordiendo el polvo frente a lo que demandan algunos juegos hoy. En lo personal, varios títulos que esperaba jugar ya se ubicaron muy lejos de mi alcance, por lo menos hasta que realice una actualización de la tarjeta gráfica. El último gran update de velocidad fue una unidad de estado sólido, pero algo así sólo beneficia al funcionamiento general del sistema, a menos que instale juegos allí. Sé que muchos usuarios allá afuera se encuentran en una situación similar, y si a esta compleja situación sumamos la realidad virtual, bueno… creo que sólo podemos verla por YouTube, ¿verdad? Lo más perturbador es que algunas configuraciones de hardware muy poderosas en los papeles, caen de rodillas frente a los cascos virtuales. ¿Quieres saber con precisión qué es lo que te falta? En ese caso, tal vez desees descargar una copia de Futuremark VRMark.

 

Anunciado originalmente en junio del año pasado, VRMark tiene como objetivo llevar a cabo una evaluación intensiva de nuestro ordenador, en un intento por determinar qué tan bien se defiende frente a los parámetros actuales de realidad virtual. La primera parte de VRMark realiza una comparación entre el hardware disponible y los requerimientos mínimos del HTC Vive y el Oculus Rift, mientras que la segunda se divide en dos partes: The Orange Room equivale a «la experiencia mínima y necesaria» para que las sesiones de realidad virtual no sean un dolor de cabeza (o una montaña rusa vomitiva, eso ya depende de cada usuario), y después está el Blue Room, cuyas especificaciones máximas le permiten renderizar escenas en 5K.

Por supuesto, el plan de VRMark es informar al usuario antes de invertir dinero, o sea que la presencia del casco virtual no es obligatoria en ninguno de los benchmarks. La versión básica y gratuita de VRMark nos da acceso al Orange Room y las mediciones básicas, pero es probable que los entusiastas quieran gastar los 15 dólares que cuesta la Advanced Edition, habilitando así la posibilidad de acceder a ambos cuartos, realizar benchmarks adicionales, y guardar los resultados offline.

Leave your vote

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%