Análisis – Bionic Commando

Corría el año 1988 cuando los dueños de la Nintendo Entertainment System (NES) pudieron poner sus manos en el primer juego de Bionic Commando, un spin-off del clásico Commando. Poco tiempo después se volvió uno de los juegos más populares de la consola, no solo porque el hecho de poder usar el brazo biónico para balancearse era toda una novedad, pero también porque era tan difícil que terminarlo era todo un logro. Cerca de 14 años después estamos frente a la primera secuela oficial por parte de Capcom, ¿logrará ser tan revolucionario como fue el primero?

En 1987 Capcom lanzó para las máquinas recreativas un spin-off del popular juego de acción, Commando, llamado Bionic Commando. A diferencia del original, este era un juego de plataformas donde utilizaba el brazo biónico como base para realizar la mayoría de los saltos. Un año luego saldría para NES y se volvería uno de los juegos más populares de la consola.

Cuando Capcom le encomendó a GRIN, compañía basada en Suecia, desarrollar una secuela de dicho juego, el equipo estaba tan emocionado que, aparte de la secuela, cuyo nombre es igual al juego original, desarrollaron Bionic Commando Rearmed, una remake del primer juego utilizando el nuevo motor gráfico. Ese título sin duda fue una joya y ayudó a los fanáticos a recordar por qué era tan bueno el juego de NES. Pero ahora, que ya pasó la fascinación por los clásicos, finalmente pudimos probar con nuestras propias manos la secuela oficial al juego salido en 1987 y aquí esta nuestra opinión.

"¡Wiiiiii!"

El juego ocurre 10 años luego de que Nathan “Rad” Spencer (personaje principal) y Super Joe derrotaran a las fuerzas imperiales (nazis, pero con otro nombre) y el mundo nuevamente queda a salvo. Lamentablemente para Spencer, fue culpado por un incidente que hizo que sus viejos compañeros odien a quienes tengan implantes biónicos y el viejo héroe es sentenciado a pasar el resto de su vida en la prisión. Sin embargo, las autoridades deciden liberarlo de su condena, luego de un ataque terrorista en la ciudad. Ahora su objetivo es averiguar la razón del ataque junto a Super Joe como comandante.

La historia es bastante ridícula, los diálogos y personajes, parecen sacados directamente de una película de clase B. Es decir que sigue en pie con el nivel de ridiculez del primero, allí por 1987 (sobre todo por esa parte de resucitar a Hitler). Aunque el juego se toma un tiempo para explicar los sucesos más recientes, por la mayor parte, la historia toma un lugar secundario a la acción, que gracias al brazo biónico, es la estrella del show.

Las armas son bastante débiles y las municiones escasean.

Tal como lo hizo en su momento, el brazo biónico diferencia al juego de cualquier otro del mismo género. Podríamos compararlo con títulos como los de Spider-Man, pero la mayoría de ellos son tan malos que realmente no merece comparación. Es más, las mecánicas para columpiarse están tan bien pulidas que no solo son lo mejor del juego, sino que es casi la única razón por la que uno debería jugar este título.

Desde el principio hay un gran tutorial que te ayudará a dominar el arte de columpiarse, pero si no llegas a tomarle la mano en las primeras misiones, el resto del juego probablemente sea un sufrimiento. Esto se debe a que todos los niveles están diseñados para aprovechar al máximo la gama de posibilidades que da el brazo biónico, como colgarse de un edificio para cubrirse de los disparos y tomar cosas del piso para lanzárselas a los enemigos. Es más, mientras mejor seas con el brazo más diversión tendrás, ya que con la habilidad justa puedes hacer cosas bastante impresionantes.

Hay una buena variedad de enemigos.

Eso sí, tal como en el original, el juego no perdona muchos errores y si erras ciertos saltos caerás al abismo y tendrás que volver a empezar desde el último checkpoint. Un gran avance en cuanto a mecánicas para columpiarse en general, es el hecho de que no tienes que apuntar exactamente a donde quieres enganchar el brazo, sino que una retícula te muestra constantemente dónde se agarrarría si lanzas el brazo, evitando tener que mover la cámara constantemente.

GRIN ha hecho un gran trabajo con este aspecto ya que, una vez que le tomas la mano, es realmente divertido y no hay otro juego como este. Las animaciones también ayudan a hacer de este aspecto lo mejor del título, ya que si saltas al vacío puedes ver cómo Spencer hace una especie de salto de fe hacia la nada y justo antes de hacerse pedacitos contra el piso utiliza su brazo para salir volando miles de metros en el aire. ¡Emocionante!

Ahí viene el piso...

Aunque tienes una gran variedad de armas, la mayoría son bastante débiles y las balas escasean durante todo el juego, es por eso que también utilizarás mucho el brazo como una manera de defenderte de tus enemigos. No solo puedes tomarlos y lanzarlos por los aires o atraerlos y patearlos, sino que también puedes tomar cosas del piso y patearlas hacia ellos. Y cuando decimos cosas, decimos cualquier cosa, desde pedazos de concreto hasta coches.

Un caso contradictorio es que puedes mejorar muchas de tus habilidades cumpliendo ciertos objetivos, pero la mayoría de ellos requieren hacer cosas específicas con ciertas armas y como generalmente no tienes municiones, encontrar el momento para hacerlo puede ser realmente frustrante. Lo mismo sucede con todas las cosas que puedes coleccionar a medida que avanzas en el juego, ya que si decides jugarlo nuevamente no tienes todo lo que has coleccionado. Esto realmente afecta negativamente la rejugabilidad.

La versión estadounidense salió hace pocos días y quienes vivan en Europa tendrán que esperar solo algunos días, hasta el 22 de mayo. Podrás conseguir Bionic Commando para Xbox 360 y PlayStation 3 por €56,60. En caso de que estés esperando la versión de PC, lamentablemente tendrás que esperar hasta el 22 de julio. ¿Por qué? Nadie lo sabe, pero a Capcom le pareció una buena idea.

En definitiva, Bionic Commando tiene sus problemas, pero más allá de ellos, el resultado final es un juego extremadamente divertido gracias a un aspecto único. Aunque en juegos como los de Spider-Man ya podíamos columpiarnos, ningún juego de nuestro amigo arácnido ha llegado a igualar lo intuitivo y libre de los controles que presenta Bionic Commando.

Puntaje: 85%

Conclusión: Bionic Commando podrá tener sus problemas, pero el brazo biónico hace que cada problema valga la pena.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Tomás Garcia

5 Comments

Deja una respuesta
  1. Tiene buena pinta pero tendré que esperar a la versión de Pc y que no tengo ninguna de las nuevas consolas. 🙁

    Aún recuerdo jugar al juego original en mi NES…

    • Te refieres al "Bionic Commando: Rearmed", ¿Cierto? El Remake de la versión de NES. Yo ese no pude ni correrlo (Estúpida Laptop… Y juego poco configurable).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.