in

Astronautas descubren fisuras en el Atlantis

Houston, tenemos un problema” debe haber sido la frase que los astronautas de la misión destinada a reparar el telescopio espacial Hubble trasmitieron a la NASA cuando descubrieron una fisura de 53 centímetros que afecta a cuatro o cinco placas térmicas del lado derecho del Atlantis. El daño, que afecta la zona donde el ala se une al fuselaje, podría impedir el aterrizaje y forzaría una misión de rescate.

La NASA sabe muy bien qué puede ocurrir si se intenta reingresar a la atmósfera con alguna clase de fallo estructural en las placas cerámicas que hacen las veces de escudo térmico en el transbordador espacial. Todos tenemos presentes esas imágenes que mostraban –una y otra vez- la lluvia de chatarra al rojo vivo luego de que el transbordador Columbia se desintegrara al reingresar a la atmósfera terrestre en 2003, debido justamente al desprendimiento de algunos de los paneles de protección térmica que se encuentran cerca del tren de aterrizaje. En esa oportunidad, el daño se había producido por un impacto que recibió la nave durante el lanzamiento.

Igualmente comenzarán con el primero de los cinco paseos espaciales previstos

En esta ocasión, los informes preliminares confirman que, al menos cuatro placas térmicas de las que protegen la zona donde el ala derecha se une al fuselaje del transbordador Atlantis, resultaron dañadas durante el despegue que tuvo lugar el pasado lunes desde Cabo Cañaveral. El director de vuelo de la misión, Tony Cecacci, ha señalado que “se trata de unas pequeñas abolladuras y que el daño es muy reducido”, en un comunicado emitido desde la central terrestre de la NASA en Houston. La avería fue detectada durante una inspección de rutina realizada en el segundo día de viaje. Estas revisiones se implementaron como parte estándar del protocolo en todas las misiones luego del accidente del Columbia.

El transbordador se dirige hacia el telescopio espacial Hubble para repararlo y se prevé que el encuentro entre ambos ingenios de la NASA se produzca mañana. Mientras que el transbordador permanezca en el espacio, las fisuras no le ocasionan ninguna clase de impedimento a la hora de concretar la misión original. Según el plan de vuelo, el Atlantis llegaría al Telescopio Espacial Hubble más o menos a la hora en que estamos publicando esto, y según la NASA los astronautas comenzarán con el primero de los cinco paseos espaciales -previstos para instalar cámaras y equipamiento nuevos- normalmente.

La situación probablemente no sea tan grave.

El peor escenario que se analiza en Tierra es que la avería del transbordador sea lo suficientemente grave como para impedirles atracar en la estación espacial internacional, sitio donde podrían refugiarse durante semanas mientras esperan ser rescatados por otro transbordador. Si esto ocurriese, quedarían varados junto al Hubble, donde podrían permanecer con vida durante 25 días antes de quedarse sin aire, según los cálculos de la NASA. En este caso, se prevé que el Endeavour con otros cuatro astronautas partirían en un vuelo de rescate.

La situación probablemente no sea tan grave. Es muy posible que alguna clase de reparación efectuada en el espacio o una reorientación en el ángulo de reingreso baste para salir bien parados de esta situación (si tuvieran un algoritmo genético, tal vez resultaría aún más fácil). Pero sea cual fuese el desenlace, seguramente la NASA deberá replantearse muy seriamente la forma en que estas placas térmicas se fijan a la nave.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

4 Comments

Leave a Reply
  1. Es que los tranbordadores espaciales tienen sus años ya y sus kilometros encima, lo normal y lo mas logico es que los sustituyeran de manera escalonada, pero habra que esperar un poco todavia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Francia aprueba la ley contra el P2P

La SGAE se estrella contra la vía civil