in

Coche eléctrico libre de tierras raras


Electrobat, el primer coche eléctrico (1894)

El costo de producción de las denominadas “tierras raras” -elementos químicos del grupo de los lantánidos (del cerio al lutecio)- aumenta día a día, y China parece concentrar la mayor parte de sus reservas. Se trata de materiales que hasta hoy resultaban indispensables para la fabricación de innumerables productos, entre ellos los coches eléctricos. Pero un invento del profesor Nobukazu Hoshi de la Universidad de Tokyo puede terminar con esta dependencia, permitiendo la construcción de motores destinados a estos coches sin la necesidad de utilizar tierras raras.

Probablemente uno de los mercados que más crecerá en los próximos años es el de los motores destinados a los coches eléctricos. Nadie duda que los combustibles fósiles no durarán para siempre, y que su quema indiscriminada produce enormes daños ambientales. Los coches  constituyen uno de los principales grupos productores de dichos gases, por lo que los modelos híbridos primero y los puramente eléctricos más tarde representan el futuro. Y para que existan coches eléctricos se necesitan motores adecuados. En general, los que se emplean en los coches no difieren demasiado de los empleados en cualquier otro artefacto, pero para poder conseguir la potencia necesaria sin que su peso se vaya a las nubes requieren para su fabricación compuestos especiales. Entre los elementos más polémicos que se requieren para fabricar una batería se encuentran las denominadas “tierras raras”.

Lo de “polémico” de las tierras raras viene a cuento de lo que cuesta su producción, de lo que se contamina el ambiente durante su extracción y -sobre todo- de quien los produce. Contra lo que puede hacernos suponer su nombre, las tierras raras no son tan raras. De hecho, muchos de esos minerales son más abundantes que el plomo, y aún los más escasos se encuentran en mayor cantidad que el oro o el platino. Pero extraerlos de la corteza terrestre no siempre es fácil, y durante el proceso se suelen contaminar las fuentes de agua potable o la atmósfera. Probablemente lo que más preocupa a los fabricantes de coches eléctricos es que el 97% del total de tierras raras producidas en el mundo provienen de China, y nadie quiere basar una industria en un compuesto cuya producción no controla. Sin embargo, el panorama parece estar a punto de cambiar.

Nobukazu Hoshi, un profesor del laboratorio de ciencias de la  Tokyo University, ha desarrollado un tipo de motor que no necesita tierras raras. El prototipo, ensayado sobre un Mazda Roadster de 1999 equipado con cinco baterías de litio, cada una de ellas de 21.5 x 33.5 x 21 centímetros y 20 kilogramos de peso, demostró que el “motor de reluctancia conmutada“  (“switched reluctance motor”) libre de tierras raras podía moverlo sin problemas.  Hoshi no es el único que está trabajando en este tipo de motores. Toyota, una de las empresas más comprometidas con el negocio de los coches eléctricos, también está desarrollando uno similar. Si tienen éxito -y todo parece indicar que lo tendrán- dispondremos de coches eléctricos completamente limpios. No solo por el tipo de “combustible” que emplean, sino por los materiales utilizados en su construcción.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply
  1. Yo creo que las tierras raras no se usan para la fabricación de las baterías, sino que se usan para la fabricación de los imanes permanentes del rotor de los motores.
    Saludos!

  2. hingeniero , si señor menos mal que has aparecido para corregir que ya no saben ni lo que dicen en los blogs.
    las tierras raras se utilizan para construir los motores brushless que generan y producen la electricidad para mover los vehiculos ya que necesitan imanes como bien has dicho para poder generar los campos magneticos y con sensores hall se controla el punto neutro en todo momento para poder controlar velocidad y potencia pudiendo hacer motores variables electronicamente y que puedan generar la energia con imanes como los generadores electromagneticos y molinos de viento ,solo que en este caso con la dinamica del movimiento y regeneracion de frenada aprovechando revoluciones y calor como los kerz de f1.

  3. un vehiculo asi nunca necesitara de gasolina ni estaciones de servicio
    a ver si los producen en serie ya y se dejan de tonterias y se acaban las gerras por petroleo . mas investigacion y desarrollo en todas las ciudades. la gerra destruye y la paz construye.

    • #3
      La guerra después sería por las "tierras raras" o por cualquier otro componente. El poder, ahora está en quién tiene el petróleo pero luego estará en otro lado. La búsqueda del poder está en la naturaleza humana, así que cambiar el "objeto" de poder, no soluciona nada. Hay que cambiar la forma de pensar y de actuar.

  4. Creo que faltó indicar en el artículo donde se utilizan estas tierras raras, como ya lo mencionaron se usan para los motores eléctricos, en general, son buenas noticias para el desarrollo tecnológico de los autos eléctricos y para el medio ambiente.

  5. Haber… el articulo dice que usa tierra rara para fabricar baterias pero el articulo tambien dice que el personaje central de todo esto "Nobukazu Hoshi, un profesor del laboratorio de ciencias de la Tokyo University, ha desarrollado un tipo de motor que no necesita tierras raras. " Si revisaran su articulo se darian cuenta de que el profesor invento un tipo de motor y no una bateria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Alfa Romeo 4C: ¿La llave del regreso? (vídeo)

MS-DOS cumple 30 años