in

Despegó la Interstellar Boundary Explorer

La NASA sigue trabajando para que los científicos puedan conocer la intimidad de cada rincón del Sistema Solar. La agencia espacial norteamericana lanzó este domingo la pequeña sonda IBEX, cuya misión de dos años de duración está destinada a tomar imágenes y cartografiar los limites del Sistema Solar.

La IBEX (Interstellar Boundary EXplorer)

La humanidad siempre ha sentido curiosidad sobre lo que se encuentra más allá de las fronteras del mundo conocido. Todo territorio inexplorado supone para nosotros una aventura por vivir, y el espacio no es la excepción. Los científicos trabajan arduamente para poner a punto pequeños robots destinados a recorrer nuestro sistema o explorar sus planetas y lunas. En este caso, la IBEX (Interstellar Boundary EXplorer) se dirigirá a la zona que delimita nuestro sistema planetario con espacio exterior.

Se trata de la verdadera frontera que separa el Sistema Solar del espacio interestelar. Es, en realidad, la última frontera del hogar de la humanidad. Al atravesarla, estamos dejando atrás el sistema planetario que dio origen al hombre. Pero la verdadera importancia de ese sitio remoto, ubicado a decenas de miles de millones de kilómetros de la Tierra, es la función que cumplen sus campos magnéticos.

Uno de los sensores de la sonda

Así como el cinturón de Van Halen protege a la Tierra de las tormentas solares, en la zona de turbulencias que va a visitar la IBEX las partículas de los vientos solares colisionan con las partículas interestelares provenientes de las demás estrellas de la Vía Láctea. Como señaló días atrás David McComas, el responsable científico de la misión, “las regiones fronterizas del espacio interestelar son esenciales, porque nos protegen de la mayoría de los rayos galácticos más peligrosos.” Es decir, se trata de un sitio que si bien está muy alejado de nuestro planeta, tiene una importancia decisiva para la vida en él y, principalmente, sus alrededores

Sin esta zona, estos rayos penetrarían en la órbita terrestre haciendo los vuelos orbitales humanos mucho más peligrosos", agregó McComas. Y no tenemos demasiados datos de esta parte del Sistema Solar. Las únicas piezas que tenemos de este rompecabezas provienen de las sondas Voyager 1 y Voyager 2, que fueron enviadas al espacio en 1977.

Representación artística del lanzamiento

La sonda IBEX fue lanzada aproximadamente a las 17:45 GMT y las imágenes del despegue se transmitieron  en directo desde la NASA. Para enviar al espacio el robot de 562 Kg. de peso se utilizó un cohete Pegasus, que a su vez fue lanzado desde un avión Lockheed L-1011 volando a 12.000 metros de altura sobre las Islas Marshall, en el Océano Pacífico.

Los modernos instrumentos instalados en la sonda permitirán tomar imágenes y establecer por primera vez una cartografía precisa de esta zona del espacio. Los datos se transmitirán a la Tierra a una velocidad de 320 kbps, y los equipos de a bordo se alimentan mediante paneles solares que le proporcionan a la nave una potencia eléctrica de 116W. La NASA a puesto a disposición del público una “fact sheet” (en inglés) en formato Adobe PDF con todos los datos básicos de la sonda.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

One Comment

Leave a Reply
  1. Hola, esto me da una idea mas que interesante me parece. Lindo tema para una pelicula, en el que una sonda espacial interestelar enviada desde la tierra para explorar, entra en contacto por esas cosas del destino con otra civilizacion que ha enviado al espacio interestelar al igual que los de la tierra una sonda de exploracion. El resto se los dejo a los guionistas jejeje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Y!OS 1.0: El mundo Open Source de Yahoo!

Sky Challenge: Pilotos reales vs. virtuales