Disco portátil de 20 MB: Así lucían 20 megabytes de información en 1985

Ya saben… «portátil»

La portabilidad se había convertido en una prioridad para varias compañías a principios de los ’80, pero el factor comodidad no estaba muy pulido que digamos. Mientras que los ordenadores presentaban un peso promedio de 13 kilogramos, la gente de Maynard Electronics decidió ofrecer la posibilidad de mover sólo el contenido gracias a un disco duro lo suficientemente compacto como para llevarlo al hombro. Su capacidad ascendía a unos impresionantes 20 megabytes en el modelo más grande, y el usuario debía cumplir con varios requerimientos técnicos antes de poder utilizarlo.

Mi primer disco duro tenía una capacidad máxima de 40 megabytes, pero no era mucho más grande que las unidades actuales. Calculo que medía dos veces el alto promedio, y celebraba un verdadero carnaval a la hora de leer o escribir datos. A pesar de esas limitaciones en espacio, rendimiento y ruido, estoy convencido de que ingresé al mundo de los discos duros en uno de sus mejores momentos, que era el de una mayor disponibilidad para los usuarios hogareños. El almacenamiento magnético de alta densidad había dejado de ser un privilegio de las corporaciones, sin embargo, todavía quedaban ciertos lujos cuyo alcance se limitaba a las oficinas. Uno de ellos se llamaba Transport, disco duro portátil desarrollado por Maynard Electronics.

La actitud triunfadora de este hombre que lleva 20 megabytes al hombro me hace sentir muy incómodo e inadecuado… (¡¿?!)

Un artículo publicado por la revista InfoWorld (enlace más abajo) en mayo de 1986 nos explica que el disco duro tenía dos variantes, Transport 10 y Transport 20, ambos números indicando su capacidad. Su peso total era de 3.17 kilogramos, con medidas de 36.5 por 14.9 por 8.57 centímetros. En el caso de ordenadores PC XT, el Transport requería la instalación de una controladora dedicada (una ya estaba incluida en el paquete), mientras que en sistemas AT podía trabajar con el hardware interno disponible. Por el lado del software, las versiones 2.0 y 2.1 de MS-DOS necesitaban un parche especial que extendía su compatibilidad a discos de 20 megabytes (16 MB era el límite original), y cuando llegaba el momento de trasladar al disco, el usuario no podía olvidar la ejecución del parking o rutina de estacionamiento para los cabezales, usando el programa oficial de Maynard.

Maynard Electronics ofrecía una garantía de cinco años en el Transport 20, pero la compañía no duró tanto tiempo. Fue adquirida por Archive Corp en 1986, que a su vez pasó a las manos de Conner Peripherals en 1993, para terminar bajo el ala de Seagate en 1996. ¿Cuál era el precio de este monstruo? 1.325 dólares en 1985-86 (3.000 dólares ajustados por inflación), con un pago secundario de 355 dólares (804) por cada controladora secundaria.

Deja tu voto

5 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 7

Upvotes: 6

Upvotes percentage: 85.714286%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 14.285714%

9 Comments

Deja una respuesta
  1. Al ver esto me imagino como se nos van a cagar de la risa en 20-30 años con nuestros “portatiles”.
    Seguro para ese entonces hay un cubo del tamaño de un reloj que proyecta el teclado y la pantalla a lo Star Wars…

  2. La primera vez que vi discos duros fue de 5 y 10 MB, pero su tamaño era como una caja de zapatos, y un primo que trabajaba por aquel entonces en una compañía cuyo nombre creo recordar era Wang Electronics decía que los discos duros de sus sistemas parecían lavadoras eléctricas por su tamaño, tal cual como las lavadoras de ahora

  3. Me gustaban mucho el ruido y los pitidos que hacian los discos de las computadoras XT, perecía una turbina comenzando a girar. Aún conservo mi ruidoso Quantum Fireball de 5″ 1/4 funcional con su sorprendente modo DMA, ahh pornografia geek.

  4. Es increíble como ha avanzado la tecnología. Hace 32 años un disco duro de 20 megabytes era una caja que pesaba 13 kilogramos. Hoy, una memoria MicroSD de 16 gigabytes (16.384 megabytes) es más pequeña y liviana que la uña de un pulgar humano adulto promedio. No sólo tiene más capacidad: Consume muchísima menos energía y tiene mayor transferencia de datos.
    Ahora me pregunto algo hace mucho tiempo: Si la misión Apolo 11 alunizó gracias a un sistema informático de apoyo que estaba construído con tecnologías y programación arcaicas (El cpu de una pc actual tiene muchísima más potencia de procesamiento) ¿Por qué en el 2017 aún no hemos colonizado ningún planeta?. ¿Que es lo que impide que podamos conectar el cerebro vía hardware, podamos experimentar una conexión a internet, acceder a millones de gigabytes de información y poder memorizarlos?.
    La tecnología está ya disponible. Han podido crear un sistema para controlar artefactos mediante el pensamiento. Han podido crear un sistema para poder “ver” los pensamientos. Han conectado prótesis directamente a los nervios para poder controlarlas. Han hecho tantas cosas, pero seguimos clavados aquí en la tierra.

Responder a Ferzzola Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *