in

DroneShield: Detección de drones de código abierto


Los vehículos no tripulados están teniendo un rol cada vez más amplio en operaciones militares y otras actividades como la lucha contra el narcotráfico. Sin embargo, existen iniciativas para utilizar drones en tareas de vigilancia doméstica, y como siempre sucede en estos casos, se cuestiona el límite entre la seguridad y la violación de la privacidad de los ciudadanos. Ante la posibilidad de que pasen drones volando sobre cada patio trasero, un ingeniero aeroespacial estacionado en Washington D.C. ha presentado a DroneShield, un sistema de detección de drones de código abierto que recurre a una solución ya aplicada en tiempos de guerra: Escuchar al dron cuando se aproxima.

Aunque existen algunos drones específicamente diseñados para evitar su detección por radar (como el RQ-170 Sentinel), lo cierto es que la mayoría de ellos no tiene esa capacidad (siempre y cuando hablemos de un dron con un tamaño considerable). A modo de ejemplo, un Predator o un Reaper no pueden hacer mucho para esconderse o escapar, en especial si consideramos la velocidad máxima de ambos (217 y 482 kilómetros por hora, respectivamente). Pero en estos días, un dron puede ser algo tan sencillo como un pequeño helicóptero a radiocontrol con una cámara integrada. Los UAVs brillan en los campos de la vigilancia y el reconocimiento, sin embargo, no hacen mucho para amortiguar su propio sonido.

En eso se basa el sistema DroneShield, un proyecto de John Franklin. DroneShield está compuesto por un micrófono, un procesador de señales, un Raspberry Pi y un software específicamente preparado para analizar “firmas acústicas” de cada dron, almacenadas en una base de datos. Una vez que el sistema detecta la aproximación de un dron, envía un mensaje SMS o un correo electrónico como alerta. El hecho de que DroneShield sea open source habilita un claro vector colaborativo, a través del cual todos los interesados podrán expandir la base de datos con sonidos de otros drones, y explorar variantes de hardware que hagan a todo el sistema más accesible.

El proyecto ha sido presentado a través de IndieGoGo, y para su primera fase necesita unos 3.500 dólares, de los cuales ha reunido poco más de 500. En teoría, el costo final de un DroneShield se ubicaría en unos 60 o 70 dólares. Aún así, existen dudas razonables sobre el funcionamiento del DroneShield. En primer lugar, la detección de señales probablemente requiera mucho más que un simple micrófono, y después hay que luchar con el inevitable problema del ruido ambiental. Franklin reconoce que el sistema no será perfecto, y que está basado en una técnica muy bien documentada, pero tal vez pueda surgir algo mejor a partir de su idea. Ahora, la pregunta es: ¿Qué hacer una vez que se detecta a un dron? Aunque no es difícil imaginar a alguien en su jardín con una escopeta apuntando al cielo, tal vez eso cause más problemas que el propio dron…

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Leave a Reply
  1. Pienso que esa época en la que veremos por los cielos muchos drones voladores domésticos, se dará cuando salga la batería sucesora de iones de litio, ya que se imaginan si sacan una batería con varias veces la capacidad de las de litio, daría para un par de horas de vuelo sin tener que recargar, si a esto le añadimos vuelo controlado y vigilado mediante una red de celular, uff, las posibilidades son infinitas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

IBM crea filme stop motion con átomos

Walking With Dinosaurs 3D: Del documental al cine (trailer)