in

El día que Misisipi fue «atacada» con armas nucleares (1964)

Una prueba inusual que revolucionó a un condado entero


Misisipi

En la mañana del 22 de octubre de 1964, una bomba nuclear explotó en el estado de Misisipi. La detonación no inició una guerra ni incrementó las tensiones con la Unión Soviética, pero logró sacudir (literalmente) a los habitantes del condado de Lamar. Esta explosión fue parte de una prueba subterránea en el domo salino Tatum, a unos 820 metros de profundidad. Gracias a la magia de la Web, hoy podemos disfrutar de imágenes históricas, y del testimonio de quienes estuvieron allí.

Todo comenzó con la firma del Tratado de Prohibición Parcial de Ensayos Nucleares, ratificado por la Unión Soviética, el Reino Unido y los Estados Unidos en 1963. La palabra clave aquí es «parcial», porque en el texto final quedaron al margen las detonaciones bajo tierra. Básicamente, una serie de desacuerdos y la imposibilidad de confirmar más allá de toda duda si un país estaba realizando pruebas subterráneas o no bloquearon su inclusión. Un pequeño fast-forward a octubre de 1964, y llegamos a la primera explosión, denominada «Evento Salmon». Esta bomba de cinco kilotones (un tercio del rendimiento de Little Boy) formaría una gran cavidad en la sal, dando lugar a una segunda explosión, «Evento Sterling», más pequeña que la anterior. La idea de los científicos era que al detonar la bomba en una cavidad y no en roca sólida, se lograría amortiguar las ondas de choque y escapar al registro de los sismógrafos, o enmascarar el resultado final.



El día de la prueba, las autoridades evacuaron a la población en 2.5 kilómetros a la redonda, con un estímulo de 10 dólares por adulto (más de 80 dólares ajustados por inflación), y 5 dólares por niño. Los testimonios de los pequeños son los más ricos. Brenda Foster, que en aquel momento tenía 9 años, dijo que fue «como si la Tierra se levantara y volviera a su lugar», con ventanas temblando, y enormes rajaduras en su chimenea. Al regresar a sus hogares, los residentes descubrieron que el daño en la superficie fue más importante del que habían calculado. Horace Burge resultó ser uno de los más afectados. Encontró a su chimenea casi destruida, ladrillos sueltos en la sala de estar, la cocina cubierta con hormigón, el interior de su refrigerador arruinado debido a los estantes colapsados, y múltiples elementos de vidrio y cerámica destruidos.


«Sismógrafo - Por favor no comer»
«Sismógrafo – Por favor no comer»
Un equipo de filmación en la zona

En cuestión de días, el gobierno autorizó reembolsos y reparaciones para todos los perjudicados. A eso se sumaron pagos por 5.5 millones de dólares a quienes sufrieron problemas médicos tras su trabajo en el sitio, y otros 11.3 millones en reclamos adicionales. Desde cierto punto de vista, las autoridades mordieron más de lo que podían masticar, pero concluyeron que las explosiones podían ser detectadas a pesar de la interferencia. Tres meses después de la primera detonación, la temperatura en el agujero era de 205 grados Celsius, y con la explosión de Sterling, la aventura nuclear de Misisipi llegó a su fin.



Fuente: Flashbak


Reportar

¿Qué te pareció?

Legenda

Escrito por Lisandro Pardo

Moderador de ComunidadUsuario VerificadoVotadorAutor de contenidoCreador de GaleríasCreador de Listas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

«Integrador hidráulico»: El ordenador de 1936 que funcionaba con agua

Cómo reducir el peso de fotos por lote