in

El Homo Videns y la sociedad teledirigida


El intelectual Giovanni Sartori analizó a finales de los años noventa la influencia de la televisión en la sociedad moderna y las consecuencias que se derivan de la supremacía de la imagen sobre la palabra escrita. Diez años después, el brillante ensayo del politólogo sigue vigente y muestra signos de convertirse en una sólida llamada de atención sobre el futuro de la sociedad digital ¿En qué nos estamos convirtiendo?.

Giovanni Sartori, respetado politólogo italiano y Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales en el año 2005, escribió en 1998 un libro titulado “Homo Videns. La sociedad teledirigida”. A lo largo de las intensas 140 páginas que tiene el ensayo, este controvertido autor expuso una serie de argumentos que fueron considerados muy provocadores en aquella época. Arremetía contra la incipiente consolidación de una sociedad basada en la imagen y dominada por la cultura de lo visual  Para Sartori, la preponderancia de la imagen sobre la palabra escrita adquiere rango de catástrofe. En su opinión, la cultura audio-visual destruye la capacidad de abstracción, la crítica de las ideas y un empobrecimiento letal en el proceso de entender y conocer que posee el hombre. Divide su libro en tres apartados bien diferenciados: En primer lugar habla de la primacía de la imagen, en la que se describe el proceso por el cual se ha incorporado abiertamente la televisión en la vida diaria de ser humano, la influencia que tiene entre la niñez, una generación educada por y para la televisión, los videojuegos y finalmente Internet. En el segundo apartado, “La opinión teledirigida”, se abordan temas en torno a las repercusiones sociales que ha tenido la aceptación sin límites de lo que aparece en la televisión, la total falta de cuestionamiento de sus contenidos y el modo en que los gobiernos han utilizado los medios de comunicación para manipular a las masas. Y en último lugar diserta sobre la democracia y su desintegración paulatina frente a la ausencia de razonamiento y esfuerzo intelectual que provoca la televisión.

Sartori salta a la arena de la provocación para hacernos despertar de la somnolencia provocada por los medios de comunicación tras tantos años de anestesia. No trata de suavizar los argumentos, más bien al contrario, el autor nos abofetea con cada frase y cada idea. No se conforma con el papel de mero intelectual que disecciona la realidad y permanece en su púlpito, alejándose de las manchas que pueden provocar las ideas audaces. El italiano se atreve a proponer argumentos que sacuden las conciencias y obligan a desperezarse al músculo del pensamiento. Como apunta Concha Mateos Martín, Doctora en Ciencias de la Información en la Universidad de La Laguna, “Se ha arriesgado a que dentro de quince años se le pueda tachar de alarmista, desmesurado, exagerado, torpe, confundido y confundidor. Es decir, se ha arriesgado a que sus predicciones futuribles no se demuestren. Se ha arriesgado a que se enfaden aquellos a los que directamente interpela en su libro para que reaccionen: los padres, los educadores, los periodistas, los empresarios de la información”. O como el propio autor advierte en la página 17 de su libro “tal vez exagero un poco, pero es porque la mía quiere ser una profecía que se autodestruye, lo suficientemente pesimista como para asustar e inducir a la cautela”.

Este valiente intelectual no quiere que su mensaje se olvide enterrado en cualquier estantería, lo que pretende es agitar las mansas aguas de las conciencias adormecidas, levantar los párpados caídos de los individuos que roncan el sueño de la complacencia. Sin embargo, Sartori ejecuta su crítica sin demonizar la televisión. No desespera al lector con argumentos radicales, negativos y sin solución. El autor primero abre las heridas, pero no con intención de dejarlas que se pudran al agresivo aire del diserto sino que al final del libro, las asiste y las cierra con generosidad y positivismo.

El autor desata una crítica feroz sobre la televisión, pero sin embargo, no se considera un enemigo del progreso. Su intención real consiste en advertirnos del inmenso potencial negativo que poseen los medios visuales pero por otro lado reconoce también la parte positiva que puede aprovechar la sociedad de estos avances. Como dice Mateos “No se opone a lo que comúnmente se denomina progreso. Pero no olvida alertar sobre la necesidad de controlarlo. Frente a quienes defienden la supuesta democracia de un medio que es capaz de llegar a todos sin exigirles conocimientos extraordinarios, él recuerda que el progreso cuantitativo no es en sí progreso, pues también una epidemia o un tumor es mayor cuanto más se extiende pero no por ello es mejor”.  Sin embargo, el autor dispara sin compasión contra la pérdida de la capacidad de abstracción que está provocando la constante exposición de los niños a las imágenes que aparecen en la pantalla de televisión. La información presentada por los medios se encuentra descontextualizada, manipulada y generada en base a unos intereses propios. Se crea un ser video-dependiente que se traga las imágenes sin masticar, como sopa templada que baja por el estómago y se salta el proceso de la razón y la crítica hasta llegar directamente al sistema excretor. El niño pierde progresivamente la visión que le ofrece la lectura de la palabra escrita, se sumerge sin darse cuenta en un mar de complacencia, chapoteando entre las imágenes sin aplicar el más mínimo sentido crítico

¿Quién no ha escuchado alguna vez la frase “Una imagen vale mas que mil palabras”?. Puede que valga más, pero sólo a efectos de lo que le interesa al gobierno o las multinacionales que nos bombardean continuamente con toda tipo de estímulos anestésicos para acabar con nuestro filtro de decisión. Sartori advierte que los niños cada vez se leen menos libros y que cada vez se entregan a más horas de televisión o incluso de videojuegos o Internet.

En el libro se habla de cómo se ha impuesto la televisión sobre el resto de medios de comunicación, ofreciendo dos peligrosos tipos de información: la subinformación y la desinformación. La primera se refiere a la falta de datos suficientes para formar una opinión sólida y la segunda a la manipulación y distorsión de los mensajes por motivos interesados por parte de los emisores. A esto hay que añadirle que las noticias deben ser cada vez más sensacionalistas, más excitantes, más llamativas, para poder atraer la atención del apático “Homo Videns”. Esta guerra por captar el foco de interés del espectador degenera en una escalada de amarillismo que termina desvirtuando la información y convirtiéndola en un deshecho que nuestro cerebro admite como válido y lo acepta sin rechistar. Además, lo que no sale en televisión, no existe. Pero Sartori va aún mas allá y se hace firme en la idea de que esto acabará con la democracia pues los individuos viven alienados alrededor de la aura de veracidad que posee la televisión y degluten mansamente los contenidos políticos que quieren los dirigentes. El resultado de este proceso de idiotización masiva se traduce en una pérdida de capacidad de decisión fundamentada. “Mientras la realidad se complica, las mentes se simplifican y nosotros estamos cuidando a un video-niño que no crece, un adulto que se configura para toda la vida como un niño recurrente. Nos encontramos ante un demos debilitado, no solo en su capacidad de tener una opinión autónoma sino también en clave de pérdida de comunidad” escribe Sartori.

¿Cómo ha evolucionado el “Homo Videns” en estos 10 años? La inmensa supremacía de la imagen sobre la palabra permanece vigente hoy día, sin embargo, ha aparecido un nuevo medio de comunicación que está revolucionando la sociedad desde los cimientos: Internet. Sartori también habla de la Red como una nueva oportunidad de desarrollo para el ser humano, sin embargo, duda de que la utilidad de esta herramienta llegue más lejos que la televisión. “Como instrumento práctico, como un paseo a un mercadillo callejero o como un recorrido por nuestros más variados hobbies, Internet tiene un porvenir revolucionario. Como instrumento cultural, preveo que tiene un futuro modesto. Los verdaderos estudiosos seguirán leyendo libros, sirviéndose de Internet para completar datos, para las biografías y la información que anteriormente encontraban en diccionarios; pero dudo que se enamoren de la red”.

Se rebela contra la falta de esfuerzo mental que proviene de la televisión y que se traslada a Internet como si se tratara de un simple ejercicio de traspaso eventual. Nos dice que a pesar del universo de posibilidades que ofrece la Red, vamos a seguir siendo individuos absorbidos por el poder triturante de la imagen fácil.  “La paideia del video hará pasar a Internet a analfabetos culturales que rápidamente olvidarán lo poco que aprendieron en la escuela y, por tanto, analfabetos culturales que matarán su tiempo en Internet, en compañía de “almas gemelas” deportivas, eróticas o de pequeños hobbies. Para este tipo de usuario, Internet es sobre todo un espléndido modo de perder el tiempo, invirtiéndolo en futilidades”, escribe el italiano.

 

Y efectivamente, Internet se ha convertido en un océano de información que nos inunda cada vez que accedemos a él mediante el simple hecho de abrir el navegador. Pero ahora ya no dependemos de los intereses económicos de las empresas privadas o de los intereses políticos de los gobiernos, que con la televisión encontraron un excelente modo de manipularnos a su antojo. Cada vez que entramos en la Red se nos abre un mundo de posibilidades infinito, que se construye con porciones de múltiples realidades, creadas por numerosas personalidades. Se mezclan todo tipo de intereses, obviamente también los económicos y los políticos, pero “flotan” en igualdad de condiciones con respecto a los demás. Sartori alerta de la saturación que puede llegar a provocar Internet “Corremos el riesgo de asfixiarnos en una exageración de la que nos defendemos con el rechazo; lo que nos deja entre la exageración y la nada. El exceso de bombardeo nos lleva a la atonía, a la anomia, al rechazo de la indigestión: y de este modo, todo termina, en concreto, en una nimiedad.”

De todos modos, hoy disponemos de la posibilidad de elección. Podemos utilizar la más potente de nuestras capacidades de raciocinio en la búsqueda de información: el contraste. La Red nos permite observar, comparar, analizar y construir opiniones basadas en múltiples fuentes de información que se generan partiendo desde la mente mas privilegiada hasta el individuo que se encuentra en el polo opuesto. Si superamos el peligro del exceso de información y volvemos a la palabra escrita, tendremos el poder de ser personas con menos posibilidades de ser manipulados. Individuos con capacidad de decisión basada en la razón y no en el engaño de la visión que muestra la televisión.

Vivimos inmersos en la era de la información y estamos más dispuestos que nunca para aprovechar esa ventaja. Internet te enseña a dudar, a analizar, a buscar y, la mayoría de las veces, a encontrar. No te creas nada sin contrastarlo, ni siquiera este mismo blog. Cree a los que buscan la verdad. Huye de los que aseguran haberla encontrado. Sobre todo si te lo dicen detrás de una pantalla de televisión.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por imported_Kir

Comentarios

Leave a Reply
  1. Me ha gustado mucho el artículo. Tendré en cuenta el libro. Es un tema que me interesa bastante. Llevo alrededor de 4 años sin mirar televisión. Y sin mirar me refiero a no ver nada, ni un segundo (excepto a veces en los bares, porque está ahí a todo lo que da).
    Porque hay mucha gente que dice no ver y resulta que ve entre 1 o 2 hs por día… lo cual no me parece mal. Pero a mí, la tele (que fui un "adicto") me resulta bastante "molesta"… publicidad, etc. todo ese mundo se significaciones fosilizadas y dirigidas; creadora y delimitadora de deseos; normalizante. Recuerdo la alegría de dejar de ver publicidades de papel higiénico, dentífricos, limpia pisos, aceites… resulta tan gracioso cuando mezclan todo eso con valores, etc. La pega fue salir a la calle y encontrarme con la publicidad gráfica… igualmente no sólo veo la publicidad como negativa, en relación la televisión… el formato mismo es un problema, la actitud pasiva receptora, etc. y por supuesto la puesta en escena de valores que sirven a la clase dominante. y un excesivo y largo (pero también sumamente interesante) mucho más…
    El libro de Debord "la sociedad del espectáculo"… se relaciona con este libro que recomiendan??? (siempre lo empiezo y nunca lo termino… me quedo en el principio).
    Incluso no miro los noticieros… me da gracia cuando alguien me dice "¿cómo no mirás los noticieros?" y la respuesta es sencilla, tengo el mismo "conocimiento" de la existencia de una temática por el hecho de que "TODA" la gente repite lo mismo a cada momento, te enterás de lo que "está diciendo la tele" porque todos lo repiten. Siento que de esta manera evito bastantes agresiones que pueden suceder al mirar televisión.

    p.d.: ahora el problema… internet… me ha absorbido bastante… será algo nuevo a delimitar. (me gusta el "acceso"(supuesto) a materiales de diversas culturas (música, libro, etc… más siendo pobre y no pudiéndo adquirirlo de otra manera).

    p.d.: es gracioso el tema este de pensar en las publicidades que pasan varios minutos u horas al día cuya temática es con lo que nos limpiamos el culo, etc. (el papel higiénico me parece un ejemplo bastante palpable de las idioteces que se ven a cada momento en tv).

    p.d.: el zapping algo también interesante… pero ya alargué demasiado el comentario.

  2. Mmm!!! muy interesante… Sobre esto podemos decir que

    "¿Porqué estoy aquí?
    Tu vida sólo es la sombra del resto de una ecuación no balanceada connatural a la programación de Matrix, eres el producto eventual de una anomalía,
    Aunque sigues siendo una incomodidad que evito con frecuencia, es previsible, y no escapa a unas medidas de control que te han conducido inexorablemente hasta aquí."

    Para terminar finalmente con esto, asi decimos que en nosotros esta ser mas culto y no dejarnos atrapar por los medios masivos audio-visuales

    "Elección, ¡el problema es la elección"
    Diálogo entre El Arquitecto y Neo

  3. Buen Articulo, en mi caso la television fue en un 98% desplazada por mi laptop y una buena wifi…
    Al ratotendremos que luchar en contra de la internet jejajaja..

  4. Está muy bueno el artículo. Eso sí, me parece que Sartori subestima la Internet cuando afirma que su utilidad no superará a la de la televisión. Es innegable el impacto que ha tenido desde sus inicios la televisión y aún en la actualidad, pero Internet ha incrementado su oferta y variedad exponencialmente y aún creo que queda mucho por ver. De todas formas resalto la idea final del artículo; no creamos nada a priori, aprovechemos la avalancha de información a disposición para contrastar, analizar y crear criterios racionales, o al menos propios.

  5. la verdad yo casi ni siquiera comento, pero con este articulo se lucieron, genial, no habia escuchado de este personaje, pero por lo que veo tengo un pensamiento muy afin al del. La television, no intruye, la televicion corrompe… si la tecnologia es buena, pero todo tiene un limite y cuando pasamos la barrera de lo normal a lo anormal, de lo real a lo irreal y despertamos, nos damos cuenta como horas tras horas consumidas frente a un tv que solo nos repite las mismas bobadas una y otra ves solo que con diferente fachada… por eso si veo 30 minutos de tv la verdad es un milagro, no he durado cuatro años sin ver tv(me sorprende), pero he durado lo suficiente como para darme cuenta que no es una nesesidad… bueno con lo del internet ahi si tengo que detenerme a pensar mas, porque si paso mas de 4 horas no diarias pero si unos tres dias a la semana metido en la pantalla de la felicidad(asi he llamado a la internet jeje)… de nuevo repito y no me canso de decirlo genial articulo, se lucieron!!! …

  6. Tengo que decir que tengo 15 años y estuve desde los 10 sin ver NADA de television, llegue a una conclusion similar a la de Giovanni. Tambien tengo que decir que libros, pocos, cientificos sobre todo, pero pocos, pero donde si que leo es en internet, aqui puedes contrastar informacion de mil sitios y hacerte una idea bastante objetiva.
    Ahora que no veo television me doy cuenta de que cuando la gente la ve se queda como hipnotizado
    Sobre el articulo, genial, esta perfecto, excelente

  7. Gran artículo. Me parece una buena introducción a lo que encontraré en dicho ensayo, el cual buscaré inmediatamente ponga un pie en la facultad.
    Verán, el internet produce en mí los mismos efectos que la televisión, con la diferencia de que debo tener mi computadora encendida casi todo el día por la carrera que estudio. Cuando no puedo usarla, no sufro de ansiedad, pero sólo llego a casa y me encierro en las famosas redes sociales, y estoy atrapada por horas hasta que la noche me rescata para enfrentarme con la realidad: no aproveché el día. Estoy haciendo lo posible por concentrarme sólo en lo que debo y dejar a un lado el ocio, una de las miles de razones por las cuales se condena a la llamada "caja idiota".
    Y mientras estoy en ese proceso, trato de rescatar a mi hermano menor. Tiene diez años y sólo vive para los videojuegos y sus series de televisión, y si le cuento sobre libros o cualquier otra cosa, comienza a gritar, chillar y termino con un regaño de mis padres porque "lo molesto". Me encantaría poder encontrar una solución a esto; no quisiera que hoy fuera demasiado tarde…

  8. interesante articulo, esto es un medio preventivo para concientizarno asi como tambien a nustros niños e informar a los que no rodean del daño que no puede ocasionar el no saber administrar, supervisar y utilizar, los medios televisivos y el internet.

  9. Uf… acabo de leer el libro hace menos de una semana, y la verdad es que me encantaría que sacaran uno acerca de estos años ya que este fue escrito en 1998. Pienso que es un libro obligado a toda persona ya que abren los ojos.

    Exelente libro se los recomiendo, es muy corto, no más de 200 páginas. Ahora que en México son las elecciones presidenciales se ven las cosas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

iCloud: Sistema operativo en la nube

Misión Theia: En busca del Planeta Perdido