El teorema del perro peludo

La forma en que se desarrollan los sistemas de vientos y tornados sobre el planeta

A menudo los científicos utilizan los ejemplos más extraños para explicarnos a los pobres mortales de a pie la forma en que funciona algún fenómeno natural. Uno de los ejemplos más interesantes es el denominado “Teorema del perro peludo”, que nos ayuda a comprender la forma en que se desarrollan los sistemas de vientos y tornados sobre el planeta, utilizando como analogía un perro peludo. ¿Sientes curiosidad? ¡Pues pasa y lee!

No debe ser tarea fácil para un científico intentar explicar a una persona no versada en ciencias la forma en que funciona el mundo. Sin utilizar complejas formulas matemáticas o aburridísimos teoremas resulta casi imposible demostrar cómo o pórque ocurren determinadas cosas. Pero algunos especialistas son extremadamente imaginativos, y encuentran siempre alguna analogía que les permita ilustrarnos sobre algún fenómeno sin que necesitemos previamente estudiar durante cinco o seis años física y matemática. Uno de los ejemplos más divertidos que hemos podido encontrar es el llamado “Teorema del perro peludo”. Veamos de que se trata.

Necesitamos un perro que tenga mucho pelo.
Necesitamos un perro que tenga mucho pelo.

Imagina que tienes un perro. No un perro cualquiera, sino uno de esos que tienen largos pelos cubriendo su cuerpecito. Seguramente, como eres una persona muy limpia y ordenada, intentas mantener al animal lo más limpio y prolijo posible. Es probable que lo bañes casi a diario, y que pases largas horas peinando su pelo. Estas actividades parecen absolutamente alejadas de la ciencia, pero un científico siempre es capaz de ver un paso más allá y encontrarle a cualquier cosa una aplicación interesante.

Supongamos que tomamos al perro, lo atamos convenientemente (no queremos que a lo largo del experimento nos muerda), le cerramos de alguna manera sus fosas nasales, conductos auditivos, ojos, y cualquier otro (ejem) agujero que le encontremos. Cuando hayamos terminado, tendremos entre manos algo bastante parecido a una bola de pelos más o menos lisa (y bastante nerviosa). Si fuésemos científicos consumados, veríamos que desde el punto de vista geométrico hemos convertido a una hermosa mascota en el equivalente topológico de una esfera. Cuando un científico dice “equivalente topológico” quiere decir algo como que si el perro fuese de masilla o de goma, podríamos deformarlo hasta convertirlo en una esfera sin necesidad de cortarlo, agujerearlo o dividirlo.

Aclarado esto, volvamos a nuestro peludo amigo. Si tomamos un peine e intentamos peinarlo, veremos que por más que lo intentemos, jamás podremos emparejar todo el pelo sin que nos quede al menos un “remolino”. No importa cuántas veces lo intentemos ni lo nervioso que se ponga el perro: es imposible “peinar” una esfera sin que aparezcan sitios en los que existan remolinos. Ya puedes desatar al perro y destapar sus orificios. Es posible que quiera respirar.

Siempre en algún lugar del planeta habrá un ciclón o un tornado.
Siempre en algún lugar del planeta habrá un ciclón o un tornado.

Bien, acabamos de hacer un descubrimiento científico absolutamente trascendental y casi sin darnos cuenta. Si en lugar de un perro tienes un planeta, y en lugar de pelos tienes una atmósfera, puedes ver como siempre en algún lugar del planeta habrá un ciclón o un tornado. En efecto, y salvo que no haya absolutamente ningún viento agitando la atmósfera en algún sitio (hecho que es prácticamente imposible), el sistema de vientos creará en alguna parte -a menudo en muchas- colisiones que originaran remolinos.

Estos remolinos podrán ser más o menos intensos según sean más o menos fuertes los vientos que los originan, pero estarán allí. Obviamente, hay otros factores que intervienen en la creación de tornados o ciclones, pero son bastante complicados y mucho menos entretenidos. Como puedes ver, hasta un simple perro puede ser útil para comprender la ciencia, solo es cuestión de imaginación.

Deja tu voto

17 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 21

Upvotes: 19

Upvotes percentage: 90.476190%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 9.523810%

Ariel Palazzesi

16 Comments

Deja una respuesta
  1. Hombre pues me parece un poco rebuscado el ejemplo incluso psicótico por lo que el cienttífico ha imaginado que habría que hacerle al perro.
    A mi me resulta más sencillo imaginar una pelota de tenis con el pelo largo e intentar peinar ese pelo.

  2. Tengo entendido que el "teorema" original decía que toda persona (que no sea calva) tiene al menos un remolino en el pelo. No hay necesidad de explicar que ningún animal fue dañado durante la demostración del teorema :p

    Ademas, nunca confíen en lo que dice un topólogo, después de todo son incapaces de diferenciar una taza de café de un donut.

    • #3 Pero eso es incorrecto. La diferencia entre el perro y una persona no calva es que la cabeza de una persona tiene sectores sin pelo (la cara y el cuello) hacia donde se pueden extender los pelos para evitar la formación de remolinos. De hecho, la más somera observación nos muestra que hay muchísima gente sin remolinos en el pelo.

  3. A mi me parece que está muy rebuscado esto del perro, y creo que de imaginativos no tienen nada con el teorema. Facilmente a un -pobre mental de a pie- se le hubiera ocurrido algo más ‘divertido’ e imaginativo.

  4. "y entonces demostramos que el popo del perro sabe a ¡jugo de uvas!"
    doctor fransworth, FUTURAMA.
    La semana que viene hagan el teorema del pescado acaramelado…

  5. Holap!
    Primeramente y antes que nada, Ariel felicitaciones!
    Muy buen articulo, y pues esta bien integrar el sentido del humoR
    Pero de lo contrario que dicen los usuarios, me gusto, y tanto dan de prioridad como que son superiores, pues son puras "rebusnadas", vas bien!
    Porque asi como dice Max Ferzzola, que tanto se empeña uno en crear un articulo, para que lleguene sos y te den abajo, con su comentarios!
    Saludos de parte de DAZER

  6. Me ha parecido muy interesante, pero no he podido evitar reirme al recordarme al chiste de la vaca:

    ¿Como se calcula el volumen de una vaca?
    Un ingeniero diría: Metemos la vaca dentro de una gran cuba de agua y la diferencia de volumen de agua desalojada es el de la vaca.
    Matemático : Parametrizamos la superficie de la vaca y se calcula el volumen mediante una integral triple.
    Físico : Supongamos que la vaca es esférica…

    (Otro)
    ¿Cuánto son 2 + 2?
    Ingeniero : 3.9968743
    Físico : 4.000000004 ± 0.00000006
    Matemático : Espere, solo unos minutos más, ya he probado que la solución existe y es única, ahora la estoy acotando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.