in

Enslaved: Odyssey to the West


Enslaved: Odyssey to the West salió al mercado sin mucha publicidad, pero no solo viene de un estudio que sabe hacer juegos de gran calidad, sino que también hay varias personas de Hollywood en la producción. El resultado, es un juego que no tiene mucho de juego, sino de experiencia guiada. Tal como el Prince of Persia de 2008, muy pocas veces estarás frente a un duro desafío, pero el resto de la experiencia está dirigida con semejante atención a los detalles, que se convierte en una clase de juego que se ve muy poco en el mercado. Si te gustan las buenas historias, con personajes inolvidables, Enslaved es para ti.

En sus inicios, los videojuegos eran solo una forma de entretenimiento y, a la vez, ofrecían un buen desafío. Pero con el avance de la tecnología, se volvieron cada vez más complejos, bonitos e inmersivos. Con el tiempo, dejaron de ser simplemente una diversión o un desafío, para convertirse en una experiencia. Hoy en día los desarrolladores son capaces de construir mundos tan fantásticos y espectaculares que son capaces de atraparte y no soltarte hasta el final de la aventura y eso es exactamente lo que hace Enslaved: Odyssey to the West.

Este título fue desarrollado por Ninja Theory, quienes anteriormente hicieron Heavenly Sword, exclusivamente para PlayStation 3. La historia fue escrita por Alex Garland, el guionista de 28 Days Later y los cortes de escena fueron dirigidos por Andy Serkis (Golum en la trilogía de Lord of the Rings), quien también participó en la escritura del guión y prestó su talento como la voz y movimientos de Monkey, mediante capture motion. Esto es importante destacar, porque no hay mejor aspecto del juego que este y es muy difícil encontrar algo igual en el mercado. La historia, aunque simple es atrapante, el guión es excelente y las animaciones están a otra altura.

Enslaved tiene un elenco pequeño, pero muy carismático.

Ahora bien, la trama ocurre 150 años en el futuro, donde gran parte de la humanidad fue devastada y solo quedan pocos sobrevivientes. Algunos tienen la suerte de ser refugiados, otros son vendidos como esclavos para trabajar en una organización conocida como Pyramid y otros tienen la mala fortuna de morir asesinados por los robots que pululan la tierra. No ahondan en detalles, pero aunque los humanos han perdido casi cualquier rastro de tecnología, hay robots gigantes caminando la tierra y destruyendo cualquier forma viviente que encuentran en el camino.

Tú, ocupas el rol de Monkey, quien al inicio se encuentra en una nave de esclavos, pero un inesperado ataque produce caos en las instalaciones. Luego de salvar su propio pellejo y llegar a tierra firme, despierta para encontrarse frente a una joven adolescente llamada Trip, que básicamente le colocó un casco de esclavos, que le permite controlar sus acciones y matarlo en cualquier momento. Por supuesto, Trip no quiere matarlo, sino que lo ayude a viajar 300KM hacia el oeste, en busca de su familia. Y sin dudas será un viaje que los marcará por el resto de sus vidas.

Con enemigos como estos, el viaje no será nada fácil.

Si hubiese que comparar la experiencia de Enslaved con otra, deberíamos mencionar Prince of Persia, aquella reimaginación de la serie en 2008. Porque el título en sí no ofrece muchos desafíos, pero es una experiencia construida cuidadosamente para que el jugador esté pegado al asiento de principio a fin. Y en el caso del nuevo título de Ninja Theory, está inmersión es posible gracias a sus personajes y la increíble calidad de las expresiones faciales y las voces prestadas por los actores. Y aunque esto fácilmente puede ser un aspecto negativo, no lo es en el caso de Enslaved, porque pocas veces se ve en los videojuegos semejante calidad de entrega.

Tal como dice su nombre, Monkey tiene una gran facilidad para trepar y columpiarse, la excusa perfecta para un sinfín de secuencias de plataforma en las que no puedes morir, porque el personaje no salta al vacío. Sin embargo, las animaciones son perfectas y es un placer verlo a Monkey pasar fluidamente de un lugar al próximo. Eso sí, también tiene secuencias al límite, donde, por ejemplo, estás en una nave a punto de estrellar y, en ese caso sí, estarás luchando por tu vida. Pero por la mayor parte, simplemente estarás buscando el próximo puntito brillante para saltar sin ningún tipo de peligro.

Pocos juegos gozan de dos protagonistas tan queribles como Monkey y Trip.

Similar al resto de los aspectos, el combate también es muy simple y cuenta con dos botones esenciales. Tienes un ataque débil y uno fuerte, y puedes combinar ambos para hacer combos, que se ven muy espectaculares gracias a las animaciones y los ángulos de cámara que cambian rápidamente a medida que conectas cada golpe. Esto parece un detalle menor, pero en verdad le suma mucha dinámica a la acción. Sin embargo, el verdadero secreto de por qué funciona tan bien un combate tan simple es por la variedad de los enemigos, que te obligan a conectar distintos ataques, dependiendo sus características.

Hay una tercera parte a la jugabilidad, además del sistema de combate y las secuencias de plataforma, que es casi como una sección de vehículos. En estos momentos, Monkey utiliza un dispositivo llamado Nube, que funciona como si fuese el deslizador de Marty McFly y le permite sobrevolar agua y avanzar a mucha más velocidad. Esta herramienta se puede utilizar únicamente en ciertas secciones, pero ayudan mucho a mantener la variedad en el juego y a hacer ciertos jefes finales más interesantes.

Ah sí, además de trepar, Monkey es muy bueno destrozando robots.

Por supuesto, Trip no está de decoración y también tiene un impacto en la jugabilidad, aunque no muy grande. Como ella no sabe pelear, tendrás que defenderla, pero no te preocupes, porque muy pocas veces está al borde de la muerte. Por lo general, sabe esconderse y a lo lejos puede ayudarte, como proyectando hologramas para distraer a tus enemigos y abrir todo tipo de puertas, gracias a sus increíbles habilidades tecnológicas. Hubiera sido bueno que tenga un impacto tan grande como en la historia, pero tal vez podemos esperar más en la secuela (no diremos más al respecto).

Gráficamente, Enslaved aprueba con creces en todos los aspectos, pero es tan completo, que solo podemos mencionar aquello que hace excepcionalmente bien. En este caso es la actuación de los personajes en los cortes de escena. Esto fue hecho con capture motion, no solo en el cuerpo, sino también en el rostro, captando cada una de las expresiones. Esto se nota mucho en cada corte de escena, donde se puede ver hasta el más mínimo movimiento en la cara de cada personaje. Estamos acostumbrados a perdonar cuando los personajes se ven como muñecos, mirando al vacío, pero títulos como este demuestran que nos estamos conformando con poco. Muy poco.

Enslaved: Odyssey to the West a fin de cuentas es una hermosa experiencia. Si buscas un juego que ofrezca un duro desafío, quedarás decepcionado. Pero en caso  de que estés buscando un juego completo, que te toma de la mano de principio a fin, para mostrarte una historia decente, con un pequeño elenco de personajes que probablemente no olvides pronto, entonces este es un juego que disfrutarás en sus 12 horas de duración. Puedes conseguirlo para Xbox 360 y PlayStation 3 por 56,95€

Puntaje: 87%

Conclusión: Una gran experiencia construida con mucha atención y detalle, donde el verdadero triunfo es la química entre ambos protagonistas que mueve todo hacia adelante.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Tomás Garcia

Comentarios

Leave a Reply
  1. Pensaba en comprar una PC de la más alta gama (para usuarios partículares), pero el que digan que este tipo de juegos no salen para PC me hacen pensarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Windows Phone 7 hace su debut

Banksy: La historia de una leyenda