in

Fury y Nano: Las nuevas tarjetas gráficas de AMD

La E3 2015 ya nos ha enseñado una enorme cantidad de material relacionado a juegos, pero una de las «E» significa «entretenimiento», y eso implica que a todos estos nuevos títulos debemos jugarlos sobre algo. En el caso de AMD, ese «algo» está compuesto por dos familias de tarjetas gráficas, Fury y Nano, basadas en la flamante plataforma Fiji. Independientemente de cada modelo y sus especificaciones, los objetivos de AMD son muy claros: Videojuegos en 4K, y realidad virtual.

El entusiasta del hardware es exigente hasta la médula. La primera necesidad que debe ser respetada a rajatabla es la del rendimiento, pero hay otros parámetros que no pueden ser ignorados bajo ninguna circunstancia, como consumo de energía, ruido, soporte multimonitor, alta definición, GPGPU, y por supuesto, precio. Tanto AMD como Nvidia han creado tarjetas muy interesantes, con varios modelos adaptándose a diferentes presupuestos. Afortunadamente, la curva de rendimiento continúa subiendo, lo que le permite al usuario obtener más con menos. Sin embargo, siempre habrá lugar para la alta gama. Toda compañía se encuentra en la obligación de enseñar al público lo mejor que tiene, y el camino óptimo para hacerlo es a través de un nuevo producto.

 

Lo último proveniente de AMD se divide en varias partes. La primera es la «nueva» serie Radeon 300, y debemos colocar «nueva» entre comillas porque estamos esencialmente ante un cambio de nombre. La excepción más importante en las especificaciones es el incremento de la memoria RAM disponible. A modo de ejemplo, la Radeon R9 290X trae 4 GB de RAM, pero en el caso de la R9 390X encontramos 8 GB, y un leve incremento en la frecuencia principal. La cantidad de transistores, la interfaz, el conteo de núcleos y el ancho del bus permanecen intactos. La verdadera novedad se encuentra en las tarjetas Fury y Nano, equipadas con el nuevo chip Fiji que eleva la cantidad de transistores a 8.900 millones. En total, las tarjetas son tres: R9 Fury X, R9 Fury, y R9 Nano. De acuerdo a la presentación oficial, la Fury X ofrece 1.5 veces el rendimiento por vatio de la R9 290X, y estará equipada con un sistema de refrigeración líquida. La R9 Fury utiliza refrigeración tradicional, y se espera que sus especificaciones no se ubiquen muy lejos de la Fury X. Finalmente, la R9 Nano promete hasta dos veces el rendimiento por vatio de la 290X, aunque este es un parámetro muy vago por parte de AMD, y no se sabrá la verdad hasta que se conozcan los benchmarks. Los tres modelos basados en Fiji poseen 4 GB de RAM, pero no es cualquier RAM, sino que se trata de la nueva memoria apilada HBM que permite reducir notablemente el tamaño de la tarjeta gráfica y el consumo de energía en cada chip. El bus de la memoria HBM asciende a unos escalofriantes 4.096 bits.

 

Si nos alejamos un poco de las tarjetas gráficas, otra novedad de AMD es Project Quantum, un formato para ordenadores compactos. El prototipo Quantum tenía en su interior una tarjeta gráfica experimental con dos chips Fiji, lo que nos hace pensar en la aparición de una Fury X2 muy pronto, pero el dato más curioso de Quantum es que fue creado sobre una plataforma Intel. Si hablamos de precios, la R9 Fury X cuesta 649 dólares, y llegará a las estanterías el próximo 24 de junio. La Fury «estándar» vale 549 dólares, y tiene al 14 de julio como fecha para su debut. Por alguna razón, el precio de la R9 Nano no trascendió, sin embargo, se calcula que estará disponible tan pronto como la Fury X. Los precios para la serie 300 van desde los 109 dólares que cuesta la R7 360 con 2 GB de RAM, hasta los 429 dólares de la R9 390X.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

One Comment

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Stephen Elop se va de Microsoft

Nuevos bugs en iOS y OS X permiten el robo de contraseñas